_
_
_
_
_

El príncipe Jorge de Cambridge cumple 10 años: un niño que ya sabe que un día será rey

El segundo en la línea de sucesión al trono británico ya es consciente del papel que tendrá que ejercer en el futuro y acompaña a sus padres, los príncipes Guillermo y Kate de Gales, en gran parte de los actos que engloban su agenda real, donde irradia naturalidad

Jorge de Cambridge
El príncipe Jorge en la celebración de 'Trooping the Colour', el 17 de junio de 2023 en Londres.Samir Hussein (Samir Hussein/WireImage)

No todos los días uno se entera de que su futuro ya está escrito y que forma parte de una de las familias más importantes e históricas del Reino Unido. El príncipe Jorge de Cambridge lo supo una vez cumplidos los siete años. Ahora, con los 10 recién estrenados, el segundo en la línea de sucesión al trono británico ya acostumbra a acompañar a sus padres, los príncipes de Gales, en la agenda real.

El nieto mayor del rey Carlos III ya es conocedor del papel que tendrá en el futuro, pero sus padres prefieren que siga creciendo como un niño, aunque aprendiendo cada día la responsabilidad que tendrá más adelante. Guillermo y Kate, desde su nacimiento, han querido criar a Jorge en la intimidad, aun sabiendo que no era una tarea fácil. Para ello, se han encargado de controlar la imagen que quieren dar de su hijo: ellos son los que difunden las fotografías y el contenido relacionado con sus tres vástagos. De esta manera, evitan las filtraciones de periodistas o de trabajadores cercanos.

En cuanto a su educación, el príncipe Jorge y sus hermanos, Carlota, de ocho años, y Luis, de cinco, comenzaron una nueva etapa el pasado mes de septiembre, cuando ingresaron en la exclusiva escuela Lambrook —a unos 20 minutos en coche de Windsor—. Un cambio que llegó tras el traslado de la familia a Adelaide Cottage, una casa restaurada en 2015 situada dentro de la localidad y cerca del castillo donde, hasta su fallecimiento, residió la reina Isabel II. Ahora, parece que el heredero al trono seguirá los pasos de su padre y de su tío, el príncipe Enrique. El pasado mes de junio, medios británicos captaron imágenes del matrimonio, junto a su hijo mayor visitando el exclusivo colegio privado de Eton.

Pero este cambio no sería inmediato, puesto que la edad mínima de ingreso al internado es a partir de los 13 años. Aun así, las familias deben registrar a sus hijos antes del 30 de junio del año en el que estos cumplen los 10. En el caso de Jorge, ya tendrían que haber formalizado la matrícula. Según señala la propia página web del centro, la educación de un alumno gira en torno a los 54.000 euros anuales, lo que lo convierte en el sexto más caro del país.

Familia Cambridge
Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton con sus tres hijos, de izquierda a derecha, Jorge, Luis y Carlota, a su llegada al colegio Lambrook el 7 de septiembre de 2022.JONATHAN BRADY (AFP)

El príncipe Guillermo de Inglaterra, para muchos, es el símbolo presente y futuro de la estabilidad de la monarquía británica; y el príncipe Jorge es la imagen lejana de la institución. Con el ascenso del rey Carlos III, la corona está comenzando un proceso de renovación en el que es importante adaptarse a las innovaciones y ser cercano al pueblo, ya sea a través de redes sociales o en sus eventos oficiales. A la vez que los hijos de los príncipes de Gales tienen una infancia lo más normal posible —dentro de las limitaciones de ser miembro activo de la familia real británica—, estos le van sumergiendo poco a poco en sus deberes como parte de los Windsor.

Este año, en la coronación de su abuelo Carlos III, tuvo un papel imprescindible. El príncipe Jorge se convirtió en Paje de Honor y cumplió con sus obligaciones, a la par que era el centro de todas las miradas: acompañó al monarca por el pasillo y sostuvo su larga capa. De hecho, no fue la primera vez que ejerció de paje: en la boda del príncipe Enrique y Meghan Markle, hace un lustro, formó parte del séquito que acompañó a la duquesa de Sussex hasta el altar.

El príncipe Jorge durante la coronación de su abuelo, el rey Carlos III. La ceremonia se celebró el 6 de mayo de 2023 en la abadía de Westminster, Londres.
El príncipe Jorge durante la coronación de su abuelo, el rey Carlos III. La ceremonia se celebró el 6 de mayo de 2023 en la abadía de Westminster, Londres.GARETH CATTERMOLE (Gareth Cattermole/Getty Images)

Aunque cada uno de sus pasos está medido al milímetro, hay otros que son imposibles de controlar. Según desveló la especialista en la casa real británica Katie Nicholl en su libro The New Royals, Guillermo y Kate están intentando criar a sus hijos para que sean “conscientes del papel que tienen”. Sin embargo, estas revelaciones también han despertado el carácter del segundo en la línea de sucesión. Un día en el colegio, según la versión de Nicholl, quiso dejar claro a sus compañeros de clase quién era: “Mi papá será rey, así que es mejor que tengas cuidado”.

Su futuro está decidido. Si nada cambia, será rey. Pero hasta el momento en el que se suba al trono —primero su padre tendría que convertirse en monarca―, él será el dueño de su vida y podrá ejecutar las decisiones que él quiera. Lo que podría estar en peligro, tal y como aseguran medios británicos como Daily Mail, es su paso por el servicio militar, algo que hasta ahora era una tradición y que todos sus antepasados cumplieron.

Momentos para el recuerdo

La llegada del primer hijo del príncipe Guillermo y Kate Middleton provocó una oleada de expectación en Reino Unido. Un día después de su nacimiento —el 22 de julio de 2013—, los príncipes de Gales presentaron públicamente al que un día se convertirá en rey. “Estamos todavía pensando el nombre. Se parece a ella, gracias a Dios”, comentó Guillermo a los periodistas aglutinados a las puertas del hospital de St. Mary. Cuatro semanas después de su llegada, fueron ellos mismos los que se encargaron de difundir las primeras imágenes oficiales del pequeño, tomadas por Michael Middleton, padre de Kate. Un gesto que daría inicio a una larga tradición en la que son ellos los que deciden que sí y que no publicar de sus hijos.

Kate Middleton y Guillermo de Inglaterra a su salida del hospital St Mary's tras el nacimiento del príncipe Jorge, el 23 de julio de 2013.
Kate Middleton y Guillermo de Inglaterra a su salida del hospital St Mary's tras el nacimiento del príncipe Jorge, el 23 de julio de 2013. Zak Hussein (Corbis via Getty Images)

Uno de los momentos más icónicos del pequeño Jorge fue su recepción al por entonces presidente estadounidense Barack Obama cuando tenía dos años. Lo hizo en pijama y con un albornoz. Con ese tierno atuendo, el príncipe le dio un apretón de manos y le mostró cómo jugaba con el caballito de madera que el matrimonio Obama le había regalado por su nacimiento.

Jorge es un auténtico fanático del fútbol y, como no podía ser de otra manera, muestra su apoyo a la selección inglesa. Se dejó ver junto a su familia en la final de la Eurocopa 2020 entre Inglaterra e Italia, que tuvo lugar en el estadio de Wembley. El heredero británico no pudo contener la emoción durante el partido. Pero la felicidad se tornó a tristeza cuando su equipo cayó derrotado en la tanda de penaltis. Las redes sociales no tardaron en hacerse eco de las imágenes en las que se veía al príncipe decepcionado y siendo consolado por su padre.

El príncipe Jorge recibe a Barack Obama en el palacio de Kensington, el 22 de abril de 2016.
El príncipe Jorge recibe a Barack Obama en el palacio de Kensington, el 22 de abril de 2016. The White House (Getty Images)

Algo similar sucedió el pasado fin de semana, cuando el príncipe Jorge asistió junto a su hermana Carlota y sus padres a la final de Wimbledon entre Carlos Alcaraz y Novak Djokovic. El partido duró más de cuatro horas, en las que se vio a los hermanos disfrutando del juego, cruzando los dedos y celebrando la victoria del español. Momentos de naturalidad que se alejan de la pomposidad de la corona y que acercan al pueblo a su futuro heredero, al que han visto nacer y crecer.

Con tan solo 10 años, el segundo en la línea de sucesión al trono británico ya se ha convertido en uno más dentro de la agenda real. La idea de los príncipes de Gales de acercar a su familia a sus seguidores está sirviendo para que, aquellos que quieran, conozcan los entresijos y sientan más de cerca al matrimonio y su familia, incluyendo la ternura que destilan sus tres hijos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Andrea Jiménez
Redactora de la sección Gente y Estilo de Vida desde septiembre de 2022. Graduada en Periodismo por la Universidad de Zaragoza, ciudad natal en la que realizó prácticas en RTVE. Cursó el máster de Periodismo UAM-EL PAÍS con la promoción 2021-2023.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_