Marta Luisa de Noruega y su chamán planean mudarse a EE UU por culpa del racismo

La hija de los reyes noruegos y su novio quieren establecerse con las tres hijas de ella en Los Ángeles y dejar a un lado la vida de palacio como los duques de Sussex

La princesa Marta Luisa de Noruega en una entrevista en Oslo en 2018.
La princesa Marta Luisa de Noruega en una entrevista en Oslo en 2018./ Aftonbladet / IBL Bildbyrå / Cordon

Marta Luisa de Noruega, hija del rey Harald V y la reina Sonia, planea mudarse a los Estados Unidos para establecerse con quien es su pareja desde hace dos años, el chamán estadounidense Durek Verrett. En una entrevista con la revista noruega VG, la princesa ha declarado que quiere mudarse a Estados Unidos para reunirse con su novio porque este se siente maltratado, víctima del racismo y ya no quiere vivir en Noruega. La fecha de su mudanza a Los Ángeles aún no está decidida, pero la princesa planea mantener su villa en Oslo y dice que viajará a Noruega con frecuencia. “En este momento existe covid y es difícil hacer planes pero pensamos movernos con el tiempo. Las niñas vendrán conmigo, por supuesto. De todos modos, mantendremos la casa en Lommedalen. Debemos tener una casa en Noruega. No podemos dejar la hermosa Noruega por completo”. La pandemia ha separado a la pareja, ella está en Oslo y él en Los Ángeles, donde se conocieron. Pero en cuanto puedan se reunirán para vivir otro Megxit como han protagonizado los duques de Sussex en el Reino Unido.

No es la primera vez que la princesa, cuarta en la sucesión al trono noruego, habla abiertamente del racismo. Una cuestión de la que está más alerta en los últimos tiempos, desde que sale con un hombre de raza negra. Hace un año que Marta Luisa decidió crear un perfil de Instagram más personal, llamado simplemente “Yo soy Marta Luisa”, donde comparte muchos de sus pensamientos y sus sentimientos, y fue en esta cuenta donde publicó un largo alegato en contra del racismo. “Ser la novia de Durek me ha dado un curso intensivo acerca de cómo la supremacía blanca forma parte del juego y la forma en que he pensado y actuado consciente y subconscientemente hacia las personas negras”, escribió la princesa. “He dado por sentado mis derechos: nunca he analizado correctamente qué es realmente el racismo, porque me ha resultado cómodo contar con el sistema. No estoy orgullosa de ello, pero me doy cuenta de que necesito llegar a comprender este sistema profundamente arraigado para poder ser parte de su desmantelamiento”.

“Yo, como persona blanca, necesito crecer, educarme y mejorar, y pasar de estar en contra del racismo a ser antirracista”, explica la princesa, de 48 años, que acompaña el texto con un retrato en blanco y negro de ella misma con su pareja. “El racismo no es solo lo obvio (que era lo que yo pensaba), la abierta discriminación, el maltrato y el asesinato de personas negras, hacia lo que es fácil y obvio ir en contra. Está en los detalles (cosa que no tenía idea de que aún existía). Está en la forma en que la gente rehúye a Durek. Por ejemplo, en cómo los amigos dan por hecho que miente sobre todo. Que es malo por ser amable. Las palabras que murmuran por lo bajo, dejándole perfectamente claro que no tenía un lugar natural en la mesa. Gente en cargos importantes diciendo ‘¿Cómo te atreves a pensar que voy a tocarte la mano?’, cuando la extiende para desear buenas noches (antes de la covid-19)”, pone como ejemplo la princesa sobre algunos casos de racismo que ella misma ha presenciado.

Marta Luisa de Noruega y su pareja, Shaman Durek, en el festival Starlite de Noruega en agosto de 2019.
Marta Luisa de Noruega y su pareja, Shaman Durek, en el festival Starlite de Noruega en agosto de 2019.FOTOS LORENZO CARNERO/CORDONPRESS / 692/Lorenzo/cordonpress

“Ambos hemos recibido amenazas de muerte por estar juntos y semana tras semana se nos ha dicho que avergonzamos a nuestra gente y a nuestras familias por habernos elegido mutuamente”, ha confesado la princesa. “Lo cierto es que me encanta cómo busca su espacio para mí como mujer, cómo escucha lo que tengo que decir y cómo está presente para mí y para mis chicas. Me encanta cómo comparte su sabiduría con el mundo, cómo inspira, cómo crea cambios”.

La pareja sale desde mayo de 2019 aunque Shaman Durek asegura que ambos ya se conocían desde antes de su primer encuentro. En una entrevista con la revista People, el chamán contó que cuando les presentó un amigo en común, conectaron inmediatamente: “Ella entró y dijo: ‘Me acuerdo de ti, sé quién eres”. Unas primeras palabras que no sorprendieron al chamán: “Yo estaba como: ‘Sí, nos conocimos hace mucho tiempo’. Fue lo que salió de mi boca”. La pareja asegura que vivieron un gran amor en el Antiguo Egipto. Según cuenta en su biografía, Shaman Durek sufrió un problema de salud con 30 años que le hizo estar clínicamente muerto. Tras superarlo, comenzó su carrera espiritual.

La princesa hizo oficial su relación con Shaman Durek, con una declaración en sus redes sociales, acompañada de una fotografía de ambos. “Cuando encuentras a tu alma gemela, lo sabes. Y yo he tenido la suerte de haber conocido la mía... Me ha hecho darme cuenta de que el amor incondicional existe en este planeta... Me siento feliz y bendecida porque es mi novio”, dijo en el texto la hija del rey Harald. Separada del escritor Ari Behn, que se quitó la vida hace dos años, es madre de tres hijas: Maud Angelica (19 años), Leah Isadora (15) y Emma Tallulah (13).

La hermana mayor del príncipe heredero Haakon siempre ha defendido las ciencias ocultas y la medicina alternativa, tiene una pasión por los ángeles incluso abrió una escuela para ayudar a los jóvenes a comunicarse con su ángel. El centro cerró en 2019 debido a problemas financieros.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50