Alejandro Sanz se tatúa un ojo de Rachel Valdés

A su colección de tatuajes, el cantante añade un nuevo dibujo de un rasgo de su pareja, la artista cubana con la que sale desde hace un año

Rachel Valdés y Alejandro Sanz, en San Sebastián el pasado septiembre.
Rachel Valdés y Alejandro Sanz, en San Sebastián el pasado septiembre.Daniel Gonzalez / GTRES

Alejandro Sanz ha declarado su amor por Rachel Valdés, la artista cubana con la que sale desde hace algo más de un año, de una manera inesperada: tatuándose su mirada en el brazo. Según ha publicado en Instagram la propia Valdés y ha compartido también Sanz, en este tiempo el cantante ha añadido a su colección de tatuajes corporales un dibujo del ojo de la cubana. “Mi amor y sus tattoos. Mi mirada en él”, ha escrito ella con un emoticono de corazón y junto una imagen del brazo de él donde se ve el dibujo a la perfección.

Rachel Valdés llegó a la vida de Alejandro Sanz en otoño de 2019 y desde entonces no se han separado. Aunque al principio mantuvieron su relación de manera discreta, el pasado noviembre él la oficializó durante la entrega de los Grammy Latinos en Las Vegas. Ella estaba sentada a su lado y fue a quien besó antes de levantarse a recoger el premio a la grabación del año por Mi persona favorita. Desde entonces, la pareja ha pasado de blindar su vida privada a dejarse ver con regularidad en varios actos públicos, como en el homenaje que la ciudad de Madrid le rindió al cantante el pasado julio en reconocimiento a su trayectoria y su vinculación con la capital española o en septiembre, cuando acudieron juntos al Festival de Cine de San Sebastián.

Sanz anunció que se separaba de su esposa y madre de dos de sus hijos, Raquel Perera, en julio de 2019 y, desde que hace apenas un mes firmara el divorcio, se encuentra en un gran momento de placidez personal. Su relación con Valdés es muy sólida y esta cuenta con el beneplácito de los hijos del artista, especialmente con Manuela, quien se deshace en piropos en las redes sociales con ella. La artista devuelve ese cariño y la etiqueta en las publicaciones de las redes sociales como “mi niña”. Manuela, que también ha acompañado a su padre y la artista en los últimos meses, se ha instalado recientemente en España junto a su madre, la modelo Jaydy Michel.

Tras crecer entre paparazi y artistas, la joven de 19 años ha protagonizado su primera portada, en la que habla de su futuro en el mundo de la moda. También de cómo la música ha formado parte de su vida dese que nació, donde ella ha hecho sus pinitos. “Salía tocando el violín en la canción Se molestan. Otros de los instrumentos que sé tocar son el clarinete, el piano, la guitarra…pero con como la bicicleta, ¡si no practicas se te olvida!”, reconoce la joven en Vanity Fair. Su madre, que posa junto a su hija en la portada de la revista, añade que también sabe cantar, aunque su sueño es ser diseñadora. Michel ha dejado su México natal para volver a Madrid, donde vivió durante su matrimonio con Alejandro Sanz y donde trabajó como modelo y actriz, junto a su marido, el exfutbolista mexicano Rafa Márquez que entrenará al equipo del Cadete A del club de fútbol de Alcalá, en Alcalá de Henares, y sus dos hijos, Manuela y Leonardo, de solo cuatro años. Manuela aprovechará esta oportunidad para centrarse en su futuro y estar más cerca de su padre y sus otros hermanos, Dylan y Alma, de ocho y cinco, respectivamente, ambos nacidos cuando el cantante estaba con Raquel Perera. También mantiene muy buena relación con Alexander, el hijo que su padre tuvo con la diseñadora puertorriqueña Valeria Rivera hace 17 años.

Lo más visto en...

Top 50