Cantantes

Alejandro Sanz, una nueva vida privada y ahora pública

El cantante abre su intimidad y se deja ver con regularidad con su nueva pareja Rachel Valdés, ahora en San Sebastián

Alejandro Sanz, con su hija Manuela y Rachel Valdés, en San Sebastián.
Alejandro Sanz, con su hija Manuela y Rachel Valdés, en San Sebastián.Daniel Gonzalez / GTRES

Alejandro Sanz firmó su divorcio de Raquel Perera el pasado día 9 pero desde hace tiempo proclamaba su nueva vida privada junto a la artista cubana Rachel Valdés, aunque no ha sido hasta este fin de semana cuando el artista se ha vestido de gala junto a ella y su hija mayor, Manuela, para posar en la alfombra roja del Festival de Cine de San Sebastián. Con sus asuntos legales resueltos el cantante se dispone a vivir con normalidad esta nueva vida que pasa por instalarse de nuevo en España.

A Alejandro Sanz el estallido de la pandemia le pilló en Madrid, a punto de iniciar su gira, y decidió quedarse en la casa que alquiló en la lujosa urbanización de La Finca. Con él estaba Rachel Valdés y el hijo de esta. Ahora esa vivienda se va a convertir en su residencia permanente tras el acuerdo de divorcio alcanzado con Perera, que se ha mudado con los dos hijos de la pareja a España para que los pequeños puedan estar cerca de su padre. Pero el regreso del cantante también tiene que ver con las inquietudes artísticas de Valdés, que ya antes de conocer a Alejandro Sanz estaba vinculada a un estudio de Barcelona y pasaba temporadas aquí.

Amigos del cantante aseguran que vive ahora una gran momento de placidez personal, una vez ha resuelto su divorcio. La relación que mantiene con Valdés es sólida y cuenta con la aprobación de sus hijos, en especial de Manuela, quien se deshace en piropos en las redes sociales con ella. La artista devuelve ese cariño y la etiqueta en las publicaciones de las redes sociales como “mi niña”.

Manuela ha adquirido en este tiempo un lugar más público junto a su padre. Este fin de semana regresó a España para estar junto a él en el estreno de la película El verano que vivimos, a la que ha puesto música. Alejandro Sanz, escoltado por Rachel y Manuela, se paseó por la alfombra roja del festival mostrando orgulloso nueva vida privada ahora ya pública. Pero antes también hubo tiempo para otras cosas, como una cena en el restaurante del chef Martin Berasategui que divulgó la visita en las redes sociales, como lo hicieron Rachel y Manuela, que mostraron las chaquetillas de cocinero dedicadas que este les regaló. Ambas mujeres también aprovecharon el tiempo para mojarse los pies de la playa de La Concha.

“Es sensible, comprometida, buena estudiante y buena con sus hermanos”, reveló el cantante sobre su hija Manuela Bertín Osborne en el programa Mi casa es la tuya. La joven, de 19 años, vive en México con su madre y se lleva bien con sus hermanos: Alexander, de 17 años e hijo de la diseñadora puertorriqueña Valeria Rivera, Dylan, de ocho, y Alma, de cinco, ambos nacidos cuando el cantante estaba con Raquel Perera. También se divierte con Leonardo, el hijo de cuatro años que su madre tiene con el exfutbolista mexicano Rafael Márquez.

Adora las canciones de su padre, le gusta el flamenco, sabe tocar el piano y cuando tenía 14 años compartió escenario con su el artista. Fue durante un concierto en Guadalajara (México) en el que la joven hizo de corista durante la actuación de Un zombie a la intemperie. “Un aplauso para esta nueva cantante que se ha estrenado aquí en Guadalajara. Manuela Sánchez Michel. ¡Es mi hija!”, gritó un orgulloso padre. Jaydy Michel se encontraba entre el público y escribió en las redes sociales: “Cada vez que veo estas imágenes me emociono demasiado. Cuánto amor entre padre e hija”.

El cantante también se muestra orgulloso de su hijo Alexander, que parece decidido a seguir los pasos de su padre en la música aunque su estilo es bien diferente. El joven vive en Miami. Con Dylan y Alma, los pequeños, el trato será ahora más regular y continuará siendo discreto por ser pequeños. Aún así, el cantante no se pudo resistir a mostrar su “mejor plan para un sábado”, junto a una fotografía con ambos en su nueva casa de Madrid.

Sanz, tras su acuerdo de divorcio, deberá abonar un millón de euros a Perera. Lo hará en tre partes: la primera, 400.000 euros, antes del 30 de septiembre de este 2020; la segunda, 300.000, antes del 30 de septiembre de 2021; y la tercera, con los últimos 300.000, antes del 30 de septiembre de 2022. Si el cantante no tuviera fondos por cancelación de giras y conciertos a causa de la pandemia de coronavirus, esos plazos se extenderían otro año más. Además, tendrá que abonar la cantidad de 10.000 euros al mes, 5.000 por cada uno de los dos hijos en común que tienen: Dylan, de nueve años, y Alma, de seis. Una cantidad que se irá reduciendo a lo largo del tiempo y bajará a 6.000 euros (en total) a partir de 2023. Sanz tendrá derecho a ver a sus hijos la mitad de las vacaciones escolares, así como en fines de semana alternos y dos días entre semana. Si Raquel Perera tuviera una nueva pareja y esta se mudara a esa casa donde viven ella y sus hijos, la exesposa de Sanz tendría que asumir el pago de la mitad del alquiler.

Más información

Lo más visto en...

Top 50