Famosos

Eduardo Cruz, la vida del hermano de Penélope y Mónica lejos de España y la fama

A sus 35 años, el músico ha formado una familia en Los Ángeles junto a la popular actriz argentina Eva de Dominici, con quien tiene un hijo, Cairo, de un año

Eva de Dominici y Eduardo Cruz, en una foto del perfil de Instagram de la actriz.
Eva de Dominici y Eduardo Cruz, en una foto del perfil de Instagram de la actriz.

Hace casi una década, allá por 2011, el nombre de Eduardo Cruz estaba en todas las salsas; fiestas, estrenos, revistas. El músico era el tercero de los hermanos Cruz, capitaneados por las muy famosas Penélope y Mónica. De perfil hasta el momento discreto, el joven saltó a la fama cuando empezó a salir con una de las amigas de su hermana, pero no cualquier chica anónima. La elegida en el romance fue nada menos que Eva Longoria, una actriz entonces en el cénit de su carrera tras su papel de Gabrielle Solís en la ficción televisiva Mujeres desesperadas, que entonces emitía sus últimos capítulos tras ocho temporadas de éxitos.

Sin embargo, la relación de Cruz y Longoria tuvo sus vaivenes y, tras una primera ruptura a principios de 2012 y una segunda oportunidad pocos meses después, llegó el adiós definitivo a mediados de ese mismo año. Desde entonces, y tras algún proyecto profesional que le mantuvo en el candelero, poco se supo de Eduardo Cruz, de ahora 35 años.

Ahora ha sido su pareja quien ha hablado, de ella, de él y de su vida juntos. Eva de Dominici, argentina, es a sus 25 años una de las modelos y actrices más conocidas y observadas de su país. Acumula en su perfil de Instagram más de 2,5 millones de seguidores gracias a una popularidad fomentada a base de célebres telenovelas y también de algunos títulos más serios que la han hecho ganar peso en el panorama actoral, así como algunos premios.

La actriz ha abierto las puertas de su intimidad con Cruz al conceder una entrevista a la edición argentina de la revista ¡Hola! en la que habla sobre su hijo, su pareja y su vida común. Según desvela, el pequeño la ha convertido “en una mejor persona desde todo punto de vista” y les ha hecho muy felices, pero tienen claro que su camino no es hacia el altar. “Por ahora ni locos nos casamos”, relata, entre joyas de diamantes y con vestidos de tul y plumas.

Durante estos años de relación, la argentina ha mantenido un perfil bajo en todo lo relacionado con los Cruz. La distancia física con su familia política es evidente, pero también hay un componente más, como puede apreciarse al no haber colgado ni una sola imagen con sus cuñadas, sobrinos o su suegra en su popular perfil. “Son personas muy conocidas a nivel internacional y por eso son tan reservados. Es su clave para cuidar a la familia”, desvela De Dominici en la entrevista. “Si uno habla de más, se terminan generando conflictos porque puede armarse una bola imposible de frenar. Por eso, yo también soy muy cuidadosa porque entiendo su dinámica. Están muy presentes en nuestro día a día, son muy unidos, se cuidan los unos a los otros y en eso me hacen acordar a mi propia familia”.

De Dominici y Cruz empezaron a salir hace un par de años, en 2018, y poco después anunciaron que iban a ser padres. Su primer y hasta ahora único hijo es un niño llamado Cairo Cruz, nacido hace casi un año (lo cumplirá el 6 de octubre) en Los Ángeles, California. En esa ciudad, donde Cruz lleva viviendo años, es donde la familia se ha asentado.

“La maternidad no es una aventura tan romántica”, ha dicho la actriz, que posa en su casa y en las playas angelinas. “Soy la misma, pero me noto diferente. Un hijo no necesariamente te cambia, pero a mí me cambió mucho", relata De Dominici sobre el pequeño Cairo, de quien dice que se parece a los Cruz, tanto a Eduardo como a su fallecido padre, del mismo nombre. "Me sirvió para engrosar la piel y para prepararme para los golpes que me pueda dar la vida. Estar rodeada de gente con trayectoria que admiro, que quiero y que me dan consejos no solo artísticos, sino también personales, también me ubica en un muy lindo momento, sin presiones”,

Según ha contado la propia De Dominici en distintas entrevistas, Eduardo Cruz es un hombre "reservado al extremo”, pero también muy divertido, risueño. Ambos son sociables, tienen muchos amigos en la ciudad en la que viven y comparten pasión por el cine. Se conocieron durante una comida precisamente en Los Ángeles, cuando ella había terminado una relación con el también conocido actor argentino Joaquín Furriel y tenía ganas de una nueva pareja. “Entonces cuando conocí a Edu, me dejé llevar. Empezamos a salir y de repente se convirtió en una persona muy importante, y luego, en el papá de mi hijo”, explica. Tras tener a Cairo, la pareja se asentó de forma definitiva en la ciudad californiana, donde ambos se dedican al mundo del cine, puesto que Cruz ha seguido su carrera musical como compositor en Hollywood. Y allí, lejos de su familia, pero también de la persecución mediática y de los focos indeseados, ha decidido ser feliz.

Más información

Lo más visto en...

Top 50