Gente

Obama cumple años infinitamente más rico que antes de ser presidente

Él y su esposa, Michelle, han sabido rentabilizar su paso por la Casa Blanca con libros superventas, conferencias y una productora con la que además pueden controlar el relato sobre ellos mismos y sobre su legado

Michelle y Barack Obama, en Chicago, en 2017.
Michelle y Barack Obama, en Chicago, en 2017.Charles Rex Arbogast / AP

Cuando están a punto de cumplirse cuatro años de la retirada de Barack Obama de la presidencia de Estados Unidos, el que es considerado como uno de los mandatarios más carismáticos del país cumple 59 años con una fortuna infinitamente mayor que antes de residir en la Casa Blanca. Según una estimación hecha por GoBankingRates, Obama tiene hoy en día un patrimonio neto de 40 millones de dólares (unos 34 millones de euros al cambio), muy lejos de los 1,3 millones que declaró cuando alcanzó la presidencia, y aunque casi la mitad de esa fortuna la hizo durante los ocho años que ocupó el cargo de presidente y con ayuda de su esposa, Michelle, la otra mitad la han conseguido ya fuera del cargo y gracias a la habilidad que tiene el matrimonio para gustar y conquistar. Una fortuna, además, que puede llegar a multiplicarse si se tienen en cuenta los ingresos de los dos miembros de la pareja.

Mantener la imagen con la que se convirtieron en uno de los matrimonios presidenciales más atractivos para los medios no es fácil y saber promocionarse para conseguirlo tampoco. Los dos han sabido rentabilizar su paso por la Casa Blanca y se han convertido en una auténtica marca propia que convierte en oro todo lo que tocan.

Barack Obama cobra una pensión como expresidente de casi 190.000 euros anuales, pero este ingreso es el menor de sus emolumentos si se tiene en cuenta que por cada una de sus intervenciones como conferenciante recibe alrededor de 350.000 euros. Su faceta de escritor también le proporciona otra parte importante de sus emolumentos. Según Forbes, de 2005 a 2016 Obama recibió 15,6 millones de dólares en anticipos y derechos de autor por La audacia de la esperanza y A ti te canto: una carta a mis hijas, y también por Sueños de mi padre, su primer libro de memorias.

Pero la economía familiar no recae solo sobre sus hombros porque Michelle ha conseguido generar también ingresos millonarios. Mi historia, la autobiografía que lanzó en noviembre de 2018, se ha convertido en el libro de memorias más vendido de la historia y durante los actos de promoción el público la trató como si fuera una auténtica estrella de rock. Tal fue el éxito que a finales del año pasado Michelle lanzó una nueva publicación, Becoming: A guide journal for discovering your voice, que puede traducirse como Un diario guiado para descubrir nuestra voz, una especie de diario complementario de sus memorias que roza el libro de autoayuda. La suma total de los contratos de sus libros de memorias han generado a la pareja una cifra récord, alrededor de 59 millones de euros.

La agenda de la ex primera dama también está repleta. Según los mismos datos del estudio realizado en 2019 por GoBankingRates, Michelle Obama cobra alrededor de 200.000 euros por cada una de sus conferencias o discursos públicos. Y sus apariciones no son baladí. La esposa de Barack Obama se subió al escenario de los Premios Grammy en 2019, ha participado en numerosas charlas feministas y, en 2017, fue una de las encargadas de entregar uno de los premios ESPY que se otorgan cada año a los mejores deportistas.

Los libros y las conferencias no son la única incursión de los Obama en los medios. El matrimonio ha creado una empresa de producción, Higher Ground, inspirada en el título de una canción de Stevie Wonder, con la que ha llegado, entre otras cosas, a un acuerdo de producción con Netflix cuyo contrato en 2018 se estima en una cifra próxima a los 46 millones de euros. La plataforma de música Spotify, que cuenta con 60 millones de suscriptores, también tiene un acuerdo con la pareja en la producción de podcast para su audiencia y, en algunos casos, incluso prestarán sus voces en ellos. A estas dos plataformas mundialmente conocidas, a principios de este 2020 se sumó la red social Instagram, quien firmó con Michelle Obama la producción de una serie de seis episodios diseñada para milenials que mostrará cómo es el primer año de universidad de tres estudiantes pertenecientes a clases minoritarias.

Un éxito y fortuna sembrados y labrados durante años cuya cosecha recogen con creces ahora en la que no faltan ni el lujo ni la buena vida. Sus hijas estudian en universidades privadas, Malia en Harvard desde 2017 y Sasha en Michigan desde el pasado otoño; y la familia no escatima en gastos en sus vacaciones. Es habitual su elección de destinos paradisíacos como Indonesia, la Toscana y la Polinesa francesa, y también disfrutan de jornadas con amigos como las escapadas que hacen a lago Como junto a sus amigos George y Amal Clooney y también a España, pues Michelle Obama ha frecuentado en varias ocasiones la isla de Mallorca junto a su amigo, el exembajador de Estados Unidos en España, Jaime Costos.

A lo largo de todos estos años, los Obama también han hecho algunas inversiones inmobiliarias. Una es la casa que compraron en el exclusivo barrio de Kalorama, en Washington, cuando dejaron la Casa Blanca por la que pagaron casi ocho millones de euros. Tienen otra vivienda en Chicago y a finales del año pasado adquirieron otra propiedad con vistas al mar en la exclusiva isla Martha’s Vineyard, valorada en casi once millones de euros.

Más información

Lo más visto en...

Top 50