Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gran cambio de Sasha, la hija pequeña de Barack y Michelle Obama

La ex familia presidencial comparte una foto para felicitar el día de Acción de Gracias en la que se aprecia cómo han crecido las dos hermanas, de 18 y 21 años y que ya van a la universidad, desde que dejaron la Casa Blanca

La familia Obama, en su felicitación del Día de Acción de Gracias. De izquierda a derecha, Michelle, Sasha, Barack y Malia Obama.
La familia Obama, en su felicitación del Día de Acción de Gracias. De izquierda a derecha, Michelle, Sasha, Barack y Malia Obama. INSTAGRAM

Los Obama están retirados de la vida presidencial pero no de la pública. El matrimonio formado por Michelle y Barack Obama sigue despertando expectación a cada paso que da; no hay más que ver la autobiografía publicada hace un año por la ex primera dama y titulada Becoming, que se ha convertido en el libro de memorias más vendido del mundo, con 10 millones de copias despachadas.

Sin embargo, el matrimonio presidencial siempre ha tratado de conservar un pequeño espacio de privacidad para sus hijas, Malia y Sasha, todo sin dejar de aparecer en público con ellas ni esconderlas. Por eso la familia ha posado ahora junta, para felicitar la fiesta de Acción de Gracias, una de las fechas más marcadas en el calendario estadounidense. Los cuatro aparecebn en un retrato que fue tomado en mayo, cuando la pequeña de la familia se graduó de su etapa el instituto.

Abrazados, sonrientes y cogidos por la cintura, los cuatro miembros de la familia sonríen a la cámara en la fotografía que ha colgado Michelle en su cuenta de Instagram para sus casi 35 millones de seguidores. Pero, más que la ex pareja presidencial, llaman la atención las jóvenes, en especial Sasha, la pequeña. La joven cumplió 18 años el pasado mes de junio y resulta casi irreconocible en comparación con aquella niña que correteaba por los jardines de la Casa Blanca o que cargaba con su mochila llena de libros en el avión presidencial.

Malia y Sasha Obama, en Avignon el pasado verano ampliar foto
Malia y Sasha Obama, en Avignon el pasado verano GTRESONLINE

Sasha —cuyo nombre completo es Natasha— posa con un vestido de tirantes negro con una gran abertura en la pierna, pendientes de aro y muy maquillada, lo que hace tomar consciencia de su salto de edad. Hacía meses que no se la veía en público: en verano estuvo con sus padres en Europa  y en Indonesia y los fotógrafos la captaron de lejos. Sus fotografías anteriores ya datan de 2017.

La joven acabó sus estudios de secundaria en Washington el pasado mes de mayo y a principios de septiembre empezó a estudiar en la universidad de Michigan. Por tanto, no tomó el mismo camino de su hermana mayor, que prefirió tomarse un año sabático —algo relativamente habitual en EE UU— antes de empezar a estudiar en Harvard (el mismo centro en el que sus padres cursaron Derecho), donde acaba de comenzar su tercer año. A Sasha se la pudo ver en el campus de la universidad, sito en la ciudad de Ann Arbor, a hora y media de avión de Washington, donde está la casa de la familia. Allí llegó a finales de agosto acompañada de miembros del Servicio Secreto estadounidense, como publicaron varios medios entonces.

Sasha es una más de los 6.000 nuevos estudiantes que cada año llega al centro, que es público, algo poco habitual en la familia Obama, que siempre se ha decantado por universidades privadas para sus estudios superiores. Se desconoce qué carrera ha decidido cursar la joven.

La propia Michelle ha hablado, a propósito de sus memorias, sobre cómo vivieron sus hijas esa experiencia presidencial de ocho años. "Tuvimos que ser padres creando un refugio de normalidad en un mundo bastante loco y anormal", explicaba hace unos meses en una entrevista con Conan O’Brien, autor del podcast Conan O’Brien needs a friend. Según cuenta, se pasó ocho años repitiéndole a las niñas: "¡Todo está bien! Esto es normal, estaréis bien, vosotras solo id a la escuela… Estáis a salvo, ¡no os quejéis! Tenéis personas que os protegen, tenéis comida, ¡no os quejéis!".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >