Crisis del coronavirus

Anna Wintour vaticina un futuro “catastrófico” para la moda

La editora jefe de ‘Vogue’ considera que la pandemia supone un buen momento para redefinir el negocio y apostar por la sostenibilidad

Anna Wintour, en un desfile en Nueva York, el pasado febrero.
Anna Wintour, en un desfile en Nueva York, el pasado febrero.Agence / Bestimage / GTRESONLINE

El coronavirus no diferencia entre ricos y pobres. La crisis económica que se deriva de la covid-19 tampoco, especialmente en la industria textil. Según Anna Wintour, editora jefe de la edición estadounidense de la revista Vogue, esta situación afecta tanto a nuevos diseñadores como a grandes marcas ya consolidadas y las consecuencias están siendo “catastróficas”.

Durante una entrevista con la cadena estadounidense CNBC, la directora artística de Condé Nast hizo referencia a la quiebra de conocidas tiendas como Neiman Marcus y J.C. Penney, que recientemente se han declarado en bancarrota. Por ello considera importante ayudar a los empresarios con menos recursos: “Son los pequeños negocios, ya sea de lujo o accesibles, o lo que sea, los que simplemente lo están pasando mal porque no tienen ninguna fuente de ingresos”.

Para ayudarles a superar este bache económico, Wintour ha anunciado que Vogue y el Consejo de Diseñadores de Moda de Estados Unidos han creado con Amazon un escaparate virtual para diseñadores de pequeñas y medianas marcas. Una iniciativa más que se suma a la ya lanzada por las mismas organizaciones, con el nombre A Common Thread, para otorgar ayudas a los miembros de la industria afectados por la pandemia y en la que la empresa de Jeff Bezos ha donado 500.000 dólares (más de 454.000 euros). “Esta es una oportunidad para la industria, para ayudar a esta gente y hacerles entender que de verdad hay un futuro para los jóvenes creadores y que no van a tener que echar el candado”, ha comentado la periodista.

No obstante, Wintour considera que este periodo también puede servir para rediseñar el funcionamiento actual del negocio. “Creo que todo el mundo está replanteándose lo que representa el mundo de la moda, lo que significa y lo que debería ser”, ha explicado. Una opinión a la que ha añadido que el coronavirus va a transformar el modo en el que las personas consumen moda que, según ella, tendrán más en cuenta la sostenibilidad y “el valor de lo que están comprando, indiferentemente de su precio”. “Creo que es una oportunidad para todo el mundo para frenar, producir menos, y de verdad hacer que el mundo se enamore de la creatividad y la pasión por la moda. Y quizá darle menos énfasis a las cosas que se mueven tan rápido y un énfasis en lo que es siempre nuevo”, ha expresado.

Una idea similar a la que han planteado recientemente figuras como el diseñador Giorgio Armani y Alessandro Michele, director de Gucci. El primero publicó una carta en la revista estadounidense Women’s Wear Daily el pasado mes de abril en la que calificaba de “inmoral” cómo ha funcionado el sector textil durante las últimas décadas, marcado por un ritmo frenético de diseño, manufactura y entrega, con su consiguiente pérdida de identidad. El modisto, de 85 años, criticó el exceso de oferta y la rapidez con la que se suceden las colecciones, además de reclamar un calendario más sensato. “El declive del sistema de la moda, tal y como lo conocemos, comenzó cuando el sector del lujo adoptó los modos de funcionamiento de la moda rápida con un ciclo de entrega continuo, con la esperanza de vender más”, razonó. “No tiene sentido que una chaqueta o un traje mío esté en la tienda durante tres semanas, que se vuelva inmediatamente obsoleto y sea reemplazado por una nueva mercancía, no demasiado diferente de la anterior”, expuso.

Por su parte, Michele ha comunicado esta semana que Gucci no desfilará en septiembre en la Semana de la Moda de Milán y pasará a producir dos colecciones anuales en lugar de ocho como hasta ahora. Un anuncio que convierte a la firma italiana en la primera gran marca en abanderar la ralentización en los ritmos en la producción, venta y promoción de sus propuestas. “Hemos ido demasiado lejos, nuestras temerarias acciones han prendido fuego al hogar en el que vivimos”, ha dicho el diseñador romano durante una videoconferencia con varios medios, entre ellos EL PAÍS.

Wintour no es diseñadora, pero su relevante posición en la prensa de moda le permite conocer a fondo la situación actual de la industria. Este mes hubiera celebrado su anual gala del Museo Metropolitano de Nueva York, una cita que reúne a grandes celebridades y la alta sociedad de la Gran Manzana. Como miembro de la dirección del museo, Wintour lleva 20 años organizando este evento, que este año se ha cancelado por la pandemia.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Más información

Lo más visto en...

Top 50