Televisión

El giro de guion de María Casado escrito por Antonio Banderas

La periodista recibió una llamada del actor que le preguntó tres cosas. Minutos después dejó TVE para dirigir su nueva productora e instalarse en Málaga

María Casado, en el Teatro del Soho.
María Casado, en el Teatro del Soho.Teatro del Soho

Junto a unos barriles de vino dulce, con camisa vaquera y shorts, María Casado disfrutaba el martes pasado del sol malagueño en la terraza de El Pimpi. Lo hacía con dos acompañantes de excepción: Antonio Banderas y su hermano Javier Domínguez. Minutos antes, el actor había anunciado el fichaje de la periodista de 42 años para dirigir una productora asociada a su Teatro del Soho. El viernes anterior la catalana se despedía de su audiencia de La Mañana y poco después desvelaba su nuevo destino. “La vida tiene estos giros de guion: ha sido una semana muy intensa, pero con final feliz”, explicaba a EL PAÍS.

El pasado 8 de mayo, TVE anunciaba que Mónica López sustituiría a María Casado al frente de La Mañana, donde trabajaba desde 2016. El inesperado movimiento del Ente público fue aprovechado por Antonio Banderas, que ese mismo día apenas minutos después de conocer la noticia, la llamó. Le preguntó tres cosas: ¿Cómo estás? ¿Qué ha pasado? ¿Me das cinco minutos porque creo que tengo una cosa que proponerte? “Y, efectivamente, me llamó poco después para ofrecerme dirigir la televisión del teatro y lo vi claro”, relata Casado. “Su filosofía coincide mucho con lo que yo quería hacer y se dieron las circunstancias para decir que sí. Así que le dije que me subía a ese tren porque podemos hacer cosas muy bonitas juntos".

Banderas ha definido a la periodista como una “mujer inquieta, culta y cargada de ideas interesantes”. “Posee una capacidad fresca e innata para la gestión y la creación de espacios televisivos”, subrayaba el martes en un comunicado. Fue hace dos años en una comida durante el festival Starlite, en Marbella, cuando ambos hablaron por primera vez sobre televisión. Fue una conversación que versó en torno a sus inquietudes personales o el futuro del medio. Ambos se conocían porque la periodista le había entrevistado un par de veces en Los Desayunos de TVE, pero desde aquel encuentro marbellí comenzó un goteo de intercambio de mensajes. La relación se estrechó y ella acudió al estreno de A Chorus Line, el musical con el que se estrenó el Teatro del Soho el pasado noviembre. La cercanía entre ambos se dejó notar cuando el 30 de marzo, después de que Banderas interviniera en La Mañana para contar sus donaciones de material sanitario, Casado se despidió en directo con mucho cariño: “Te quiero mucho. ¡Cuídate mucho!”. “Nos vemos prontito en Málaga. ¡Ojalá!”, añadía la presentadora. Mucho antes de lo que imaginaría entonces, sus deseos se han hecho realidad.

Esa cercanía es la misma que destacan quienes la han acompañado día a día en Televisión Española y quienes, sorprendidos por las palabras de despedida en directo, le aplaudieron en el propio plató. La ovación de varios minutos se repitió más tarde en la redacción. “Aplausos así no se los lleva todo el mundo”, dicen sus compañeras. “María trabaja mucho, prepara a conciencia el guion y los programas, aunque también le cuesta un poco llevar los momentos de tensión”, destacan. “Pero lo más importante es que genera muy buen ambiente con sus bromas, se hace querer, arropa mucho a todo el equipo y muestra siempre mucha cercanía con las personas que entrevista”, subrayan. Al mismo tiempo, insisten que derrocha energía, creatividad y sonrisas, pero que también es muy humilde, sencilla y celosa de su vida privada.

Del 'crossfit’ a la alfombra roja

Sus redes sociales siguen esa filosofía. Apenas hay imágenes de familia o amigos, más allá de compañeros de trabajo o su estilista Manuel Zamorano. Sí que hay un hilo conductor: el crossfit. Esta modalidad deportiva ha influido en la periodista desde que la probara a comienzos de 2017. Desde entonces se le ha podido ver trepando por cuerdas, levantando pesas, escalando muros e incluso practicando paracaidismo. También participando en la Spartan Race, una carrera de obstáculos que tuvo al Wanda Metropolitano como escenario. Su físico, con imponentes abdominales, convirtió en viral una imagen que ella misma compartía en Instagram el verano pasado junto a las hermanas Paula y Carla Sánchez.

Disfruta de igual del MadCool Festival en Madrid que en el Starlite de Marbella. Allí posó para la alfombra roja, un lugar que le tienta con asiduidad por ser una de las caras más conocidas de la televisión -desde que presentó su primer telediario en febrero de 2006 ha dirigido y presentado numerosos programas en TVE- y, aún más, desde que en diciembre de 2018 fuese elegida presidenta de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión y del Audiovisual. En los Goya 2020, precisamente en Málaga, lució elegante un vestido que pertenecía a Sara Montiel. “Una joya”, decía la periodista, que también es autora del libro Historias de la tele.

Ahora, tras un paso fugaz por Madrid, volverá a la capital malagueña para asentarse y dar los primeros pasos de la productora, con la que ya tiene varios proyectos sobre la mesa de los que prefiere no adelantar nada. “Vamos a empezar con humildad, pero con ganas de hacer otro tipo de tele, para que sirva de vehículo para conectar personas”, afirma Casado, que asegura que no abandonará la pantalla y trabajará tanto delante como detrás de la cámara. “Una tele que haga que pasen cosas, que mueva el mundo: eso es lo que queremos hacer”, añade la periodista que derrocha felicidad y ganas para afrontar un nuevo reto y, también, un verano en la Costa del Sol. “Aquí me han recibido con los brazos abiertos. Vengo muy ilusionada y convencidísima”, concluye Casado. Toca buscar casa en Málaga.

Más información

Lo más visto en...

Top 50