_
_
_
_

Rocas de chocolate, maíz y peta zetas

¿Un señor de una tribu? / EL COMIDISTA
¿Un señor de una tribu? / EL COMIDISTA
Mikel López Iturriaga

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Los ochenta fueron años deleznables por culpa de los calentadores y los bañadores subidos por la zona de la ingle, pero fueron grandes por muchas otras cosas. Entre ellas, los Peta Zetas, esos caramelos explosivos que de pequeños nos hacían flipar porque no entendíamos cómo podían explotar de aquella manera y... bueno, de mayores más o menos también. Aunque sepamos que se debe al anhídrido carbónico, el momento de meterse una de estas guarreridas españolas (literalmente: la empresa que los produce, llamada Zeta espacial, tiene la sede en Rubí) sigue teniendo mucho de magia, por lo que algunos cocineros, cocinillas o chocolateros nostálgicos (las rocas de l´Exquisit son de pecado mortal) rescatan la explosiva chuche para sus creaciones dulces.

Los bocaditos que propongo hoy, elaborados por la gran Mònica Escudero, pueden servir para acompañar el café o para cerdear a cualquier hora, porque saben a merienda en los bancos de la esquina del cole y se comen sin sentir. Sale una buena cantidad, pero en un tupper o lata os pueden durar eones, sobre todo en invierno. El chocolate amargo, el crujiente de los maíces (también llamados quicos) y el dulzor de las pipas caramelizadas os harán ver con otros ojos las tiendas de chucherías.

Para los escépticos de la mezcla de dulce y salado, vuestra zona de confort es un rollo. De nada.

Dificultad: Hay que fundir chocolate. Casi imposible, vamos.

Ingredientes

  • 150 gramos de chocolate con 70% de cacao
  • 100 gramos de maíz salado (cuando más crujiente mejor, yo usé el original de Mr. Corn)
  • 100 gramos de pipas peladas
  • 2 sobres de Peta Zetas neutros
  • 2 cucharadas soperas de azúcar

Instrucciones

1.
Tostar las pipas en una sartén, añadir el azúcar y remover rápidamente para que se caramelicen un poco sin pegarse. Apartar del fuego y seguir removiendo un rato, hasta que el caramelo se solidifique.
2.
Fundir el chocolate al microondas o al baño María. Si es al micro, id vigilando cada pocos segundos para que no se queme, si es al baño María que no entre ni una gota de agua, o se pondrá terroso y no servirá.
3.
Mezclar el chocolate fundido con el maíz tostado y las pipas, y dejar templar un poco.
4.
Sobre un papel de horno (o papel de plata) poner montoncitos de Peta Zetas un poco separados entre sí. (en la foto están encima, pero así quedan menos blandurrios).
5.
Poner cucharadas de la mezcla de chocolate encima de los Peta Zetas. Dejar enfriar.

Sobre la firma

Mikel López Iturriaga
Director de El Comidista, web gastronómica en la que publica artículos, recetas y vídeos desde 2010. Ha trabajado como periodista en EL PAÍS, Ya.com o ADN y colaborado en programas de radio como 'Hoy por hoy' (Cadena Ser), 'Las tardes de RNE' y 'Gente despierta'. En televisión presentó programas como El Comidista TV (laSexta) o Banana split (La 2).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_