_
_
_
_

El mapa de las únicas 1.008 viviendas de uso turístico con licencia en Madrid

El Ayuntamiento de la capital publica el listado y la ubicación de los alquileres vacacionales legales, que se concentran en los distritos Centro, Tetuán y Arganzuela

Victoria Torres Benayas

El Ayuntamiento de Madrid ha hecho pública este lunes la lista y la localización de las viviendas de uso turístico (VUT) que tienen licencia urbanística para “ofrecer más garantías y seguridad a los usuarios”. En este mapa constan 1.008 alquileres legales ―lo que supone tan solo el 7,47% de los 13.502 pisos vacacionales que el Ayuntamiento estima que operan en la ciudad― y la mayoría están en los distritos Centro, Tetuán y Arganzuela.

La medida fue reanunciada por el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, el 14 de mayo y forma parte del plan para tratar de poner orden en este mercado que ya presentó el 25 de abril. El aumento de estos pisos para turistas está causando, tal y como reconoce el Consistorio, la huida en masa de los vecinos del centro y problemas de convivencia, además de afectar al propio turismo. Tras un acto en Usera, Almeida ha explicado que el listado se publica para que los madrileños y los turistas “sepan cuáles son ilegales y si quieren denunciar lo hagan con pleno conocimiento”. Madrid Aloja, asociación que reúne a 3.000 pisos turísticos, ha afirmado que la lista “no responde a la realidad actual del sector” y considera que, con este tipo de informaciones, el Ayuntamiento pone “una diana sobre las VUTs”.

Según el mapa de VUT legales, ni uno solo de los 21 distritos se salva de la turistificación y los que concentran la mayor parte son Centro, con 158 pisos, el 15,67% del total; Tetuán (138, el 13,69%); Arganzuela (115, el 11,4%); y Chamartín (101, el 10%); seguidos de Salamanca (79, el 7,83%); Ciudad Lineal (63, el 6,25%); Carabanchel (56, el 5,55%); Chamberí (52, el 5,15%); y Puente de Vallecas (41, el 4,06%).

Ya con porcentajes más pequeños están con el 3,57% (36) Retiro; el 3,47% (35) Fuencarral-El Pardo; el 3,37% (34) Latina; el 2,87% (29) Usera; el 2,18% (22) Moncloa-Aravaca; el 1,68% (17) Hortaleza; el 1,09% (11) Moratalaz; el 0,59% San Blas-Canillejas (6); el 0,49% (5) Barajas; el 0,39% (4) Villaverde; y con el mismo porcentaje del 0,29% (3) Vicálvaro y Villa de Vallecas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La explicación de que el 92,53% de los pisos turísticos sean ilegales ―la plataforma Inside Airbnb apunta que en realidad hay más de 24.000― radica en que el trámite para legalizarlos es doble: se requiere una autorización autonómica y una licencia municipal.

La primera es un alta de actividad y no puede concederse sin la segunda, que establece requerimientos como que cuente con un acceso independiente al del resto de los vecinos, una doble entrada de la que carecen la gran mayoría de los inmuebles de la capital. Así que se les deniega la licencia municipal, pero sí que obtienen la autorización de la Comunidad, que no cruza los datos con los del Ayuntamiento para comprobar si la licencia municipal ha llegado a aprobarse.

La nueva normativa, para el primer semestre de 2025

Este caos administrativo dificulta el cierre de los apartamentos que incumplen la normativa, lo que ha colmado la paciencia de las comunidades de vecinos y se ha convertido en el caballo de batalla de la oposición. Preguntado por este diario si se planea eliminar esta doble autorización o compartir los datos entre Ayuntamiento y la Comunidad para que actúen de forma colegiada, el área de Urbanismo responde que se está trabajando en la Modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) “para establecer el nuevo texto que regulará las VUT” y que, de momento, este punto no está definido.

El nuevo PGOU se elaborará con el objetivo de “incrementar la oferta de vivienda residencial en la zona centro, atrayendo nuevos vecinos”. También se quiere ofrecer “un turismo de calidad a los visitantes”, evitar los ruidos, molestias y problemas de limpieza que generan estas viviendas y “dotar de mayor seguridad” a los usuarios.

Pero la nueva regulación va para largo. Aunque se esperaba que el Consistorio hiciera público el borrador este mes, ahora se prevé que el proyecto inicial se llevará a Junta de Gobierno en septiembre. Luego será sometido a información pública y se espera elevar el redactado definitivo a pleno durante el primer trimestre del año que viene, con lo que entrará en vigor en el primer semestre de 2025. Entretanto, Almeida anunció una moratoria por la que se “congelan” las licencias para VUT.

Además de publicar el mapa, modificar el PGOU y suspender temporalmente la concesión de licencias, el plan municipal para tratar de poner orden en este mercado sin ley contempla el endurecimiento de las sanciones y el refuerzo de los inspectores.

Un grupo de turistas sigue a un guía en un paseo por el centro de Madrid, el pasado 4 de diciembre de 2023.
Un grupo de turistas sigue a un guía en un paseo por el centro de Madrid, el pasado 4 de diciembre de 2023.Claudio Álvarez

En cuanto a las multas, el Ayuntamiento explica en una nota que no tiene una normativa sancionadora específica. Hasta ahora, se usaba la Ley 39/2015 de Procedimiento Administrativo, que establece que primero se ordena el cese de actividad y, después, si el propietario no acata, se imponen multas de 1.000, 2.000 y 3.000 euros. A partir de ahora, se actuará al amparo de la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid, que tipifica como infracción grave un uso incompatible con la ordenación urbanística.

Bajo esta legislación, el Ayuntamiento lanzará un primer aviso de cese. En caso de incumplimiento, una sanción firme de 30.001 euros; una segunda de 60.001 euros si continúa la actividad irregular, y una tercera de 100.001 euros si persiste. “Las sanciones son acumulativas”, subraya Urbanismo en un comunicado.

Sobre el refuerzo del cuerpo de inspectores, la Subdirección General de Inspección y Disciplina cuenta con 65 trabajadores ―que atienden todo tipo de asuntos urbanísticos― y este verano la plantilla se incrementará en un 15%, 10 personas más. Según detalla el Ayuntamiento, Inspección recibió en 2023 un 51% más de denuncias que en 2022 ―686 frente a 454― que afectaban a viviendas turísticas. El 82% procedían de ciudadanos (563) y, del total de inspecciones realizadas (4.093), se verificó que 478 pisos eran VUT, pero solo se logró que 243 dejaran de serlo.

El Gobierno municipal critica que el Plan Especial de Hospedaje (PEH), que el equipo de Manuela Carmena aprobó en marzo de 2019, no logró evitar su proliferación. Sin embargo, ese plan tiene ya cinco largos años en los que no ha vuelto a legislarse nada al respecto y la oposición sostiene que el PP madrileño lo ha llevado al fracaso al reducir la plantilla de inspectores con dedicación exclusiva a las VUT.

En la ciudad, detalla el Ayuntamiento, operan 14.699 establecimientos turísticos, de los que el 92% son viviendas (13.502) que ofertan 158.756 plazas, de las que el 30% están en VUT (47.589). El resto, en 320 hoteles, 473 pensiones y hostales, 130 apartamentos turísticos, 14 hoteles-apartamentos y 260 establecimientos, sumando casas de huéspedes, hostels y albergues. “Las VUT se han incrementado en la ciudad un 41% desde 2017″, anota el Consistorio, que subraya que “se han contabilizado 5.564 viviendas turísticas nuevas en este periodo y 50 establecimientos turísticos, lo que se ha traducido en que el 65% de las plazas turísticas nuevas corresponden a las VUT”.

De todos los problemas, los más graves son el aumento del precio de la vivienda y lo que al Ayuntamiento llama “desertización residencial del centro”. Entre 2007 y 2023, la población censada ha crecido un 4,86% (154.943 habitantes), pasando de 3.184.988 ciudadanos a 3.339.931. En el centro, sin embargo, ha caído un 1,14 % (1.610 personas), de 141.297 vecinos a 139.687. “En este distrito hay un turista alojado por cada dos residentes y, en la almendra central, hay uno por cada nueve vecinos”, concluye el Ayuntamiento. En la zona, proliferan pegatinas y pintadas con el lema Fuck Airbnb.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter sobre Madrid, que se publica cada martes y viernes.

Sobre la firma

Victoria Torres Benayas
Redactora de la sección de Madrid, también cubre la información meteorológica. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra, cursó el máster Relaciones Internacionales y los países del Sur en la UCM. En EL PAÍS desde el año 2000, donde ha pasado por portada web, última hora y redes, además de ser profesora de su escuela entre 2007 y 2014.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_