_
_
_
_
_

18 centros de salud de Madrid, en estado crítico: faltan la mitad de médicos y el 60% de pediatras

El sindicato Amyts elabora un plano de la región con los lugares donde se necesita atención médica de forma urgente

Centros de salud de Madrid
Vecinos de Carabanchel protestan el 13 de diciembre frente a la Gerencia de Atención Primaria, al norte de Madrid, por la crítica situación del Centro de Salud de Abrantes.Asamblea Popular de Carabanchel
Ana Puentes

La paciencia de los usuarios del centro de salud de Abrantes, en el distrito de Carabanchel, ha llegado a su límite. Una veintena de vecinos se ha encerrado este miércoles en la sede de la Gerencia de Atención Primaria del Servicio Madrileño de Salud (Sermas) por la crítica situación de su ambulatorio: tienen solo siete de los 16 médicos de familia que deberían y solo uno de los cuatro pediatras. Nacho Sánchez, uno de los vecinos encerrados en la sede de la Gerencia, en el norte de Madrid, explica por teléfono que lo hacen “porque la situación es insostenible”. “No hay cita a dos meses. Si llamas, dicen que está ocupada toda la agenda de enero. En noviembre pedí una cita de Medicina Familiar para mi madre, que tiene 96 años, ¡y me la dieron para el 25 de enero!”, cuenta Sánchez, miembro de la Asamblea Popular de Carabanchel, la organización vecinal que ha llamado a esta forma de protesta tras una reunión con responsables de la Gerencia que, dice Sánchez, “no ha dado soluciones en el corto plazo”.

“Queremos soluciones reales. No tenemos médicos en el turno de la tarde, nos sentimos abandonados”, dice, con desconsuelo, al otro lado de la línea. Esta escena ha ocurrido el mismo día en que el sindicato médico Amyts (Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid.) ha reclamado a la Consejería de Sanidad un plan de rescate urgente para 18 centros de salud “caídos” porque no hay suficientes médicos de familia y pediatras. El de Abrantes, que tiene cerca de 27.000 pacientes asignados, es uno de ellos.

Los otros ambulatorios identificados por Amyts en Madrid son el Carabanchel Alto, Nuestra Señora de Fátima, Los Rosales, Vicente Soldevilla y Campo de la Paloma. En Alcalá, están “caídos” La Garena y Puerta de Madrid. En Alcorcón, Los Castillos y el Ramón Cajal. En Fuenlabrada, Panaderas, Castilla La Nueva, Parque Loranca y el Naranjo. Además del centro de Pinto, el de Navalcarnero y el de El Restón en Valdemoro. “Y estoy segura de que debe haber más”, asegura la doctora Isabel Vázquez, presidenta del sector Atención Primaria de Amyts. La lista difundida por el sindicato se elaboró con datos suministrados con información de sus delegados: “No es información oficial, porque la consejería no nos da los datos”, dice Vázquez.

Que un centro esté “caído” se traduce, de acuerdo con Amyts, en problemas de atención a los pacientes, en una sobrecarga a los pocos sanitarios que quedan y en una presión adicional a las urgencias de los hospitales, a donde terminan acudiendo algunos ciudadanos cuando no ven otra opción.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Según el informe anual del sistema nacional de salud para 2022, publicado por el Ministerio de Sanidad en noviembre, la Comunidad de Madrid es la que atrae a menos pacientes hacia su Atención Primaria y la que concentra más enfermos en las urgencias hospitalarias públicas. De acuerdo con estimaciones de Amyts, hoy cerca de 483.774 madrileños no tienen un médico asignado en los centros de salud públicos.

María José García es una de esos madrileños: “No tengo médico asignado desde octubre... Y eso que soy de las afortunadas que lleva poco tiempo”. García es enfermera jubilada del Centro de Salud Vicente Soldevilla en Vallecas y, ahora, paciente en ese mismo lugar. “Los que no tenemos médico asignado debe ir hasta allí para hacer unas colas infinitas para pedir una cita. Si la pedimos en la tarde, pueden tardar más de un mes”, afirma García.

Uno de los médicos de Familia que se enfrenta a los difíciles turnos de tarde en el Vicente Soldevilla es el doctor Daniel García. “¿Que cómo estoy? Sobreviviendo al día a día”, responde el doctor por teléfono. “Debería atender 34 citas por jornada. Pero, a veces, atiendo hasta 78, porque entre los que quedamos nos repartimos los pacientes que han dejado los compañeros que ya no están”, explica.

En este centro de salud de Vallecas faltan seis de los nueve médicos que debería haber en el turno de la tarde. “Aquí no hacemos atención primaria, sino medicina de batalla”, suelta García para detalaar que, con el pasar de los meses, cada vez más compañeros se van. “Una pregunta que nos hacemos es cuánto tiempo más podremos aguantar. Le digo a los pacientes que me esperen 15 días, que para entonces puede que los atienda. Pero a veces ni yo sé si estaré aquí en 15 días. No vemos un horizonte de cambio”.

Hace más de un año, el 21 de noviembre de 2022, comenzó la huelga de médicos de atención primaria que duró más de 100 días, que tuvo manifestaciones masivas por Madrid y que logró un acuerdo con la Consejería de Sanidad en marzo. “Pese al acuerdo alcanzado, la Consejería dejó para futuras negociaciones (las del Comité de Seguimiento de los Acuerdos) abordar la problemática de estos centros caídos”, indica Amyts este miércoles en un comunicado.

Precisamente, la próxima semana hay reunión de seguimiento de acuerdos de salida de huelga y Amyts planteará la situación de estos 18 centros caídos. Sobre la mesa pondrán propuestas a la administración para “al menos durante un tiempo” dar incentivos a los médicos para que se llenen las plazas difíciles de cubrir. Entre las medidas está impulsar la cobertura de plazas de tarde a través de promoción en carrera profesional, adquirir mayor puntuación por mes trabajado en bolsa de trabajo en tardes puras o una remuneración de 500 euros mensuales durante un año para plazas de tarde de alta dificultad de cobertura.

“Hoy, desde el punto de vista profesional, no son plazas atractivas”, explica la presidenta del sector de Atención Primaria del sindicato, “si uno ve un centro donde la demanda es racional, no hay vacantes por cubrir, no hay sobrecarga y hay docencia e investigación, pues le interesa más. Pero en estos centros ahora uno no tiene tiempo para nada más que ver y ver pacientes”.

La consejería, por su parte, responde que ya cuenta con el Plan de Mejora de Atención Primaria 2022-2023 que, hasta ahora, ha conseguido un aumento del 9% de médicos de familias contratados, con respecto a 2021. “En concreto, se ha pasado de 3.960 médicos a 4.316 en la plantilla orgánica”, asegura un portavoz. Añade también que se ha cumplido con las retribuciones de 450 euros mensuales adicionales para médicos de primaria ―uno de los puntos del acuerdo firmado en marzo― y que también se contempla el incremento de 500 euros para los que trabajen en turno de tarde fijo y de 300 euros para los que alternen turnos de mañana y al menos tres tardes a la semana.

A su vez, destaca que 220 de los 262 centros de salud de Madrid cuentan con agendas de “absorción de demanda” que busca que los facultativos atiendan a un máximo de 34 pacientes en Medicina de Familia y de 24 en Pediatría con unos tiempos de atención de 10 y 15 minutos, respectivamente. Cuando se supera esa atención, explica la Consejería, comienza la agenda de absorción, en la que un profesional, de manera voluntaria y en turno contrario al que desempeña habitualmente, cubre esas citas con una retribución extra de 50 euros por hora.

Aunque Amyts reconoce que el modelo de agendas “está bien como concepto”, este debe venir con refuerzos de contrataciones. “Pero no las hay. Entonces hay muchas dificultades para atender a la población”, asegura la doctora Vázquez. Sanidad, a su vez, responde que sí hay una bolsa con más de 800 profesionales para cubrir esos turnos. El debate está servido, de nuevo, de cara a la reunión de la próxima semana.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_