El PP cierra filas para defender la convivencia de las estrategias de Feijóo y Ayuso

Tras reconocer el líder de los populares que “no siempre” están “de acuerdo en todo”, la presidenta madrileña contraataca de nuevo contra el Gobierno por las medidas de ahorro energético

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, acaricia el cuadro de la virgen de la Paloma, en la iglesia de La Paloma y San Pedro el Real, en Madrid, este lunes.Foto: ALEJANDRO MARTÍNEZ VÉLEZ (EUROPA PRESS) | Vídeo: EUROPA PRESS

El PP intenta neutralizar las declaraciones de su propio presidente, Alberto Núñez Feijóo, admitiendo diferencias puntuales con la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. “No siempre estamos de acuerdo en todo”, admitió el político gallego en una entrevista con EL PAÍS. “Pero a quien más le molesta Isabel Díaz Ayuso es al Gobierno”, añadió, abriendo la puerta a interpretar que algunas de las declaraciones de la presidenta autonómica han escocido en su propio partido. “Para el PP es un activo político en Madrid”, remató, acotando el campo de acción de Díaz Ayuso a la región que preside. Aunque el entorno de la presidenta regional vive con normalidad esas declaraciones (“Esto es un partido, no una religión”), y ella ha dicho este lunes que siente que su formación “respalda” sus decisiones, los portavoces conservadores se enfrentan una y otra vez a las mismas preguntas sobre la convivencia entre los dos políticos, lo que dificulta en ocasiones que el PP centre la agenda mediática en los asuntos de su interés.

Así, Javier Fernández Lasquetty, titular de Economía, Hacienda y Empleo en Madrid, se vio obligado el domingo a explicitar que Feijóo y Ayuso defienden “exactamente los mismos principios: libertad, bajar impuestos, contener el autoritarismo y la presión del Gobierno que se mete en todo, reducir la deuda, controlar el gasto público”.

Una línea argumental que ya había tenido que protagonizar Pedro Rollán, vicesecretario nacional del PP, en una entrevista con Europa Press: “No existe ningún tipo de discrepancia ni conflicto entre el presidente Feijóo y la presidenta Ayuso”.

Una vez conocidas las declaraciones de Feijóo, el PP de Madrid reaccionó de manera idéntica: “Nos reímos cada vez que se trata de leer entre líneas una declaración del PP nacional, o del de Madrid, buscando una rencilla”, apuntó un político con galones en las dos estructuras.

Y así resumió la situación una fuente próxima a Díaz Ayuso: “La campaña del Gobierno [de Pedro Sánchez] para enfrentarlos es absurda”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, durante una ofrenda floral a la virgen de la Paloma de la capital. En primer término, Begoña Villacís, vicealcaldesa de Madrid.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, durante una ofrenda floral a la virgen de la Paloma de la capital. En primer término, Begoña Villacís, vicealcaldesa de Madrid.KIKE PARA

No obstante, la situación es más compleja de lo que dan a entender esas declaraciones. Feijóo llegó al poder en abril, con la misión de cerrar la crisis desatada por el choque entre el líder saliente, Pablo Casado, y la baronesa madrileña, y prometiéndole a esta “libertad” de acción.

Una dirección en fuera de juego

Desde entonces, el PP ensaya un triple reparto de papeles para atraer a cuantos más electores mejor con el objetivo de ganar las próximas elecciones generales. Juan Manuel Moreno Bonilla, el presidente de Andalucía, representa la moderación. Díaz Ayuso, la presidenta de Madrid, es la oposición constante contra las propuestas del Gobierno central. Y Núñez Feijóo, que acumuló una mayoría absoluta tras otra en Galicia, aspira a encarnar la experiencia de gestión en tiempos de incertidumbre.

Sin embargo, algunas de las polémicas que protagoniza Díaz Ayuso han dejado en fuera de juego a la dirección nacional de su partido. Ocurrió con las becas educativas autonómicas a las que pueden optar familias que ganan más de 100.000 euros (“Se puede discutir cuál es el umbral de renta adecuado para poder tener una beca”, dijo Feijóo). También, con el recurso de Madrid ante el Supremo por el currículo de Bachillerato, que no secundó ninguna otra región gobernada por el PP, por mucho que la dirección nacional lo avalara a posteriori. Algo parecido pasó cuando Díaz Ayuso se quejó de tener que “aguantar durante un mes” el Orgullo. O con la polémica generada alrededor de la aplicación del decreto de ahorro energético patrocinado por el Gobierno central, que ha puesto en un brete al partido durante varios días.

Así, este lunes, solo unas horas después de que Núñez Feijóo explicitara que el PP cumpliría con las nuevas normas, aunque las considerara “un acto de autoritarismo”, Díaz Ayuso ha subrayado que los dos políticos coinciden. “El presidente del PP y yo coincidimos en esto, en que este decreto retrata al Gobierno como autoritario, arbitrario y chapucero”, ha dicho la presidenta de Madrid durante los actos de la festividad de la virgen de la Paloma, patrona de los bomberos. “Madrid no se va a apagar por decreto, se va a apagar porque Sánchez así lo impone, de manera autoritaria y sin consenso”, ha seguido. “Vamos a ir al Tribunal Constitucional a recurrir con todas las herramientas que proporciona el Estado de Derecho para demostrar que no se ha actuado correctamente y conforme a la ley”, ha añadido. “Me siento respaldada por mi partido, desde luego no es en el mío donde hay, ahora mismo, ni fuertes disputas ni problemas internos, todo lo contrario. Nos respetamos y somos conscientes de que cada región es distinta”, ha cerrado, en referencia a que Madrid sea la única comunidad gobernada por el PP que ha mostrado intención de acudir al alto tribunal.

En mitad de las vacaciones de agosto, esas frases mostraron que nada ha cambiado en la política autonómica y nacional. El gobierno de Madrid seguirá siendo el ariete de la oposición del PP frente a Sánchez, por mucho que eso produzca, en ocasiones, notas discordantes dentro de la formación conservadora.

“El tiempo de Sánchez está agotado (...) Y nos quiere arrastrar con él”, ha dicho Díaz Ayuso, que llegó al poder por primera vez ahora hace tres años. Un tiempo marcado por los sucesivos choques con La Moncloa: desde la política económica y fiscal, pasando por la gestión de la pandemia, las discrepancias han sido constantes. Así lo ha resumido Pilar Alegría, ministra de Educación y portavoz del PSOE: “[Madrid] suele plantear en reiteradas ocasiones una posición de sublevación”.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS