Madrid inicia la reforma “integral” de la Puerta del Sol: sin zonas verdes y adiós a la ‘ballena’ de Renfe

La inversión municipal es de 10,7 millones de euros, los trabajos comenzarán en marzo y durarán hasta la primavera de 2023

La nueva Puerta del Sol, ya sin la estación de Cercanías conocida como 'La Ballena'.Foto: Ayuntamiento de Madrid

―Pues muchas gracias. Hoy la Junta de Gobierno ha aprobado la reforma de la Puerta del Sol.

La delegada de Obras del Ayuntamiento de Madrid, Paloma García Romero (PP), ha anunciado este jueves en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal con el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, una noticia histórica ―otra más, acorde a los tiempos que corren―, la Puerta del Sol, el epicentro de la ciudad y la plaza más icónica de la capital de España, será reestructurada y renovada. Otra vez. Este será, sin duda, el principal legado del regidor popular en este mandato. La remodelación, cuyos trabajos comenzarán la semana que viene, supondrá una inversión municipal de 10,7 millones de euros. Las obras durarán, previsiblemente, hasta la primavera de 2023. Es decir, que si todo va según lo previsto, la cinta inaugural se cortará en plena campaña electoral para las elecciones autonómicas y municipales de 2023.

“Desde el siglo XIX la Puerta del Sol ha supuesto un cruce de caminos, de manifestaciones”, ha observado la edil de Obras durante su comparecencia. “A partir del siglo XX el desorden era evidente. Estancos, monumentos, todo era muy poco accesible”. La concejal del PP ha dicho que tanto ella como su equipo tomaron la decisión de adaptar el proyecto de 2014. En realidad, el anuncio no es nuevo. A primeros de 2020, el propio alcalde dijo que la reforma de la Puerta del Sol sería un hecho en los próximos meses y que, entre otras cosas, supondría la peatonalización completa de la plaza. El proyecto recupera la propuesta del estudio de José Ignacio Linazasoro y Ricardo Sánchez, que ya en 2014 ganó un concurso convocado por el Ayuntamiento junto con el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM).

La Puerta del Sol, durante la última reforma, en 2009.
La Puerta del Sol, durante la última reforma, en 2009.

“Ellos fueron los ganadores y durante estos meses hemos estado trabajando con ellos”, ha dicho la edil de Obras. El proyecto se llamó Piensa en Sol. La reforma será total. Afectará también a todas las calles aledañas: Montera, Alcalá, Arenal, la carrera de San Jerónimo, Espoz y Mina, Carretas... “Es una importante actuación. Va a modificar toda la movilidad”, ha señalado la concejal popular. La peatonalización de la plaza, que mide 205 metros de largo por 70 de ancho, también será un hecho. El pavimento simulará los rayos del sol.

“La plaza se encuentra en un estado caótico, porque desde los años ochenta las intervenciones sobre ella se han ido realizando como parches, sin un plan integral previo, y actualmente la ensucian demasiados elementos distintos, desde quioscos hasta entradas de metro”, diagnosticaron los arquitectos Linazasoro y Sánchez a la revista Icon Design de EL PAÍS hace unos meses.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

¿Qué va a cambiar? Todo. La famosa estatua ecuestre de Carlos III, en el centro de la plaza desde 1994, será desplazada hasta el edificio central de la Comunidad de Madrid, la Real Casa de Correos. En este punto, si uno sale por estas puertas de madera del edificio, a la izquierda se encontraría con la estatua de Carlos III, que será colocada sobre la única fuente que quedará; de frente, con una rosa de los vientos de grandes proporciones, donde se indicará que este es el kilómetro cero de España en un pequeño altar ―en sustitución de la pequeña marquesina existente en el suelo― y a mano derecha se encontrará con la nueva estación de cercanías. Más obras.

Vista aérea de la Puerta del Sol de Madrid y su entorno, en 2020.
Vista aérea de la Puerta del Sol de Madrid y su entorno, en 2020. alberto ferreras

Adiós al “tragabolas” o “ballena”. La estación de 2023 tendrá una forma más ovalada y acristalada, de manera que no se formarán ángulos que impidan la vista. Totalmente transparente. La intención de los responsables es que el vidrio realce la sensación de una plaza mucho más abierta. “Este vidrio va a tener un tratamiento para mitigar el calor”, ha dicho la delegada de Obras. “Esto se está poniendo por Europa, es la estructura más moderna. Esto es la arquitectura del siglo XXI”.

Guiño al cielo de Madrid

Como curiosidad, la nueva plaza hará un guiño al cielo de Madrid. Por una parte, en el interior de la única fuente que quedará en la plaza, se colocarán una serie de puntos de luz irregulares que simularán las estrellas. El pavimento simulará los rayos del sol mediante insertos de latón.

Las dos fuentes de la plaza también desaparecerán, que serán sustituidas por “una lámina de agua”, una especie de estanque, en uno de los laterales, donde se colocará también Carlos III. Un carril bici cruzará la plaza por la carrera de San Jerónimo hasta la calle Mayor. Tampoco habrá terrazas ni bares. Los estancos, los quioscos de prensa y la pequeña administración de lotería que están distribuidos ahora mismo, y aleatoriamente, como si se hubiesen caído del cielo por cualquier lado, también serán reordenados. Se colocarán en los extremos. “Se busca la reordenación”, ha insistido García Romero. El punto más polémico ha sido la eliminación de toda sombra existente. La delegada ha sido tajante: no ha sido posible.

―¿No va a haber plantas, ni árboles?

―No. Lo hemos intentado, pero la Comisión Local de Patrimonio no nos ha dejado. Lo vamos a incorporar en los aledaños. No se podía. Y, donde se podía, no nos han dejado.

―¿Maceteros grandes?

―Se intentaron pedir y ha sido imposible.

Sí se colocarán ocho grandes bancos entre las calles de Montera y de Preciados, que sustituirán a los pocos existentes, que básicamente eran los de las dos fuentes. Esta alineación de los asientos integrará además las escaleras de acceso al metro y en sus dos extremos se instalarán las estatuas de la Mariblanca (ahora en el extremo de la calle del Arenal) y el Oso y el Madroño (en el extremo de la calle de Alcalá). Las obras empezarán la semana que viene por el centro de la plaza. La intención del Ayuntamiento es que en las Navidades de 2022 el epicentro de Madrid ya vaya tomando una sensación de normalidad. El objetivo es concluir todo en la primavera de 2023, incluido el resto de los aledaños.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Manuel Viejo

Es de la hermosa ciudad de Plasencia (Cáceres). Cubre la información política de Madrid para la sección de Local del periódico. En EL PAÍS firma reportajes y crónicas desde 2014.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS