Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Oso y el Madroño se mudan a su ubicación original

El Ayuntamiento de Madrid planea mover la popular escultura a la cabecera de la calle Alcalá, lugar que ocupó hasta 1984, para descongestionar la calle del Carmen

La conocida escultura del Oso y el Madroño, punto de encuentro cada día para miles de madrileños, recuperará su ubicación original en la Puerta del Sol, junto al inicio de la calle Alcalá, para intentar descongestionar la calle del Carmen. El cambio de ubicación se enmarca dentro de una renovación de los elementos de este punto de la capital que incluye también el cambio de la placa del kilómetro 0 y la reubicación de la escultura de la Mariblanca.

Según han confirmado fuentes del área de Obras y Espacios Públicos, el próximo día 25 de septiembre comenzarán los trabajos para mover la escultura del Oso y el Madroño desde la calle del Carmen, adonde llegó con la reforma de Sol de 1984, a su ubicación original al principio de Alcalá, donde se inauguró el 19 de enero de 1967.

"Ahora está en una calle muy estrecha y, al ser un punto de encuentro, es muy complicado, así que es mejor que esté en un espacio más diáfano", ha justificado la medida una de las fuentes consultadas. Según las mismas, la réplica de la escultura de la Mariblanca también cambiará de lugar hasta la desembocadura de la calle Arenal, mientras que la placa del kilómetro 0 será sustituida por una réplica.

El kilómetro 0 marca el punto de comienzo de todas las carreteras radiales españolas, y se usa como referencia para medir las distancias de la red viaria. La placa de terrazo se encuentra incrustada en la acera frente al edificio que actualmente ocupa la sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid desde 1950. Originalmente, el hito servía de referencia para los seis itinerarios creados, en 1720, para las postas del Correo.

La Mariblanca era originalmente de la estatua de una diosa, obra del escultor italiano Ludovico Turqui, que coronaba desde el siglo XVII una fuente situada a los pies de la iglesia del Buen Suceso (en la confluencia de las calles Alcalá y Carrera de San Jerónimo) y que fue rebautizada así por el pueblo debido a su color. La fuente conoció diversas ubicaciones tras una reorganización circulatoria de Sol en el siglo XIX y llegó a permanecer inmovilizada en almacenes municipales durante mucho tiempo tras sufrir una grave agresión en 1984.

Restaurada, se emplazó en una sala de la Casa de la Villa, pero, tras las reformas de los años ochenta de la Puerta del Sol, se instalaría en la plaza, en 1986, una copia de la estatua original realizada en caliza y de 1,70 metros de altura. La réplica se ubicó en el lugar que originalmente había ocupado la fuente con la auténtica mariblanca por lo que en los últimos años también ha vivido ciertas vicisitudes a causa de las obras de Fomento. Finalmente, el Ayuntamiento ha decidido trasladarla al inicio de la calle del Arenal.