Mónica Regueiro: “Hay muchas clases de amor y nadie tiene la varita mágica para definirlo”

La actriz interpreta a una mujer que acarrea con un trágico historial sentimental en la obra ‘Principiantes’, inspirada en el realismo sucio de Raymond Carver

Mónica Regueiro, actriz de la obra teatral 'Principiantes' que se representa en los Teatros del Canal de Madrid.
Mónica Regueiro, actriz de la obra teatral 'Principiantes' que se representa en los Teatros del Canal de Madrid.KIKE PARA

Una pantalla con formas psicodélicas traslada al espectador al mundo interior del escritor estadounidense Raymond Carver, que destapa las luces y las sombras de las relaciones amorosas. Es una tarde luminosa de otoño de 1980 en Albuquerque y suena Baby, I Love You de los Ramones. En una cocina costumbrista y bajo los efectos del alcohol, los protagonistas tratarán de contestar a una ardua pregunta: ¿De qué hablamos cuando hablamos de amor? El discurso desgarrador ahonda en la idea de que todos somos Principiantes, palabra que da nombre a una tragicomedia inspirada en el realismo sucio de los cuentos de Carver sobre las contradicciones del amor en las escabrosas vidas de cuatro personajes. “Hay muchas clases de amor y nadie tiene la varita mágica para definirlo”, opina la actriz coruñesa Mónica Regueiro (41 años), que interpreta a Terry, una mujer que acarrea con un trágico historial sentimental.

La historia transcurre por debates poéticos maquillados de humor entre un matrimonio veterano, interpretado por Javier Gutiérrez y Mónica Regueiro, y otro de recién casados, con Daniel Pérez Prada y Vicky Luengo. Bajo una iluminación de contrastes, se descubren reflexiones sobre el amor a través de relatos de experiencias pasadas. Entre ellos, el de Terry que fue víctima de la violencia de su exmarido: “A veces se le iba la cabeza, pero me quería”, dice ella ingenua.

Regueiro da vida a uno de los personajes más controvertidos de la función: “Es difícil defender esa postura”. A través de la prosa universal de Carver, que supone un atisbo a la oscuridad, se representan situaciones cotidianas: “Estas discusiones las identificas todo el día en las cafeterías, en la calle, incluso en ti misma”. La actriz confiesa la fortaleza de su personaje. “Es una mujer que ha pasado por momentos muy duros y, aun así, sigue creyendo en el amor”, explica tras asegurar que este personaje le ha servido para despojarse de sus prejuicios. “Como mujer del siglo XXI, mi impulso me lleva al cabreo, pero para ella el amor está por encima de todo”, declara.

Los proyectos artísticos que le interesan tienen una línea común: “Me mueven las relaciones humanas y la posición de la mujer en la sociedad”. Hace cinco años, Regueiro interpretó a Margarita en el largometraje Llueven Vacas (2017), un retrato estremecedor de la violencia psicológica y la figura del maltratador que se estrenó en el Festival de Málaga. La artista encuentra un paralelismo entre ambos personajes, el maltrato psicológico: “Es el más difícil de demostrar y reconocer. No te enteras de que estás entrando en ese túnel, incluso lo naturalizas”. Las dos historias se ambientan en el siglo XX, pero, 50 años después, la actriz condena que la sociedad no haya evolucionado: “Ha cambiado porque ahora lo hablamos y hay más conciencia, pero no se ha encontrado una solución a esta lacra social. Es tremendo que sigan existiendo relaciones tóxicas, incluso en parejas muy jóvenes”.

A la vanguardia de las producciones audiovisuales españolas, la actriz interpretó la primera serie sobre la pandemia y el confinamiento de RTVE en 2020, Diarios de Cuarentena, con un reparto formado por parejas reales que convirtieron sus casas en platós improvisados. Regueiro se apuntó a clases de interpretación en el instituto y empezó su carrera en pequeñas compañías independientes en Vigo. La gallega estudió Publicidad y Relaciones Públicas, pero a los 23 años decidió trasladarse a Madrid, donde empezó a trabajar en la taquilla del Teatro Lara: “Me vine con una mano delante y otro detrás”.

La obra 'Principiantes' se estrena en los Teatros del Canal de Madrid.
La obra 'Principiantes' se estrena en los Teatros del Canal de Madrid.Pablo Lorente
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Después de casi dos décadas afincada en Madrid, la artista asegura que Principiantes, representada en los Teatros del Canal, es uno de sus proyectos más reveladores. Se trata de una obra adaptada por el dramaturgo Juan Cavestany y dirigida por Andrés Lima, que fue galardonado con el Premio Nacional de Teatro en 2019. En esta obra, Regueiro aparece en escena con el actor Javier Gutiérrez, que interpreta a un cardiólogo con el que lleva casada nueve años. Junto a ellos, los jóvenes, Laura y Nick, representan un amor inocente y soñador, arropados por unos sentimientos a flor de piel que marcan el inicio de su relación. “Esperad un poco y ya veréis”, comenta Terry sarcástica tras sorber el primer trago de su copa de ginebra y tónica.

La atmosfera cambia con el curso de las horas de un sábado por la tarde hasta que el cielo llega a oscurecerse. La cercanía que trasmite la luz del atardecer que se asoma por la ventana de la cocina se rompe con el temperamento de Herb, que recuerda cómo el amor que sentía por su anterior esposa se desvaneció en un abrir y cerrar de ojos. “Ahora la odio”, grita con vehemencia al acordarse de sus hijos, a los que no ve desde hace un tiempo.

Durante la conversación, los protagonistas analizan sus recuerdos. Laura rememora un extraño sueño y Herb se desmorona con la historia de dos ancianos que llevaban más de 50 años compartiendo su vida. Los intentos de suicidio, las armas mortales, la predestinación y las crisis de identidad penetran en sus memorias. La reunión del amor, el destino y el alcohol resulta en una profunda charla en la que las parejas destapan los secretos de sus relaciones sentimentales en un relato tan romántico como realista.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS