EDUCACIÓN

Madrid recorta en centros de educación pública: dos colegios y un instituto menos el próximo curso

La Administración argumenta que se debe al descenso en la matriculación en la zona oeste de Alcalá de Henares y reintegrará el curso que viene los alumnos en otros edificios cercanos

El consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, el pasado septiembre.
El consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, el pasado septiembre.Joaquin Corchero / Europa Press

El curso que viene la Comunidad de Madrid contará con tres centros públicos menos. El Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso ha decidido reorganizar, según sus propias palabras, los centros educativos de Alcalá de Henares y el resultado es ese, que los menores de dos colegios y de un instituto deberán ser integrados en otros centros cercanos “que tienen plazas de sobra”. La oposición del municipio madrileño, como IU, y los sindicatos ven en el plan un ataque más a la educación pública, que pierde espacios y aglutina a sus menores.

Se trata del colegio El Juncal y el Reyes Católicos y del instituto Albéniz, que terminarán este curso y cederán su espacio para otras funciones. Comisiones Obreras ha manifestado su rechazo, que ha sido informado a través del director del Área Territorial de Madrid Este, Jorge Elías de la Peña, al que pertenece Alcalá de Henares. Esta decisión resulta ”sorprendente e inadmisible”, explica Isabel Galvín, portavoz de Educación del sindicato.

En Alcalá de Henares, en el proceso de admisión de alumnos para este curso se quedaron sin atender en primera instancia 279 solicitudes en Infantil, segundo ciclo y Primaria, y 894 en ESO y Bachillerato, según datos ofrecidos por CC OO. “No debemos olvidar la situación actual en la cual las ratios de alumnado en los centros públicos requieren de más espacios”, recuerda Galvín. “El cierre de los centros y la reubicación de sus alumnos implica la pérdida de espacios y, por tanto, ponen en peligro las condiciones sanitarias para el próximo curso”.

La Consejería de Educación, sin embargo, argumenta que procederá a la reorganización de algunos centros educativos para responder a las necesidades de escolarización de la zona oeste del municipio, con menos matriculación que en el resto de zonas, “ya que ha venido perdiendo alumnado en los últimos cursos por razones demográficas”. La Administración asegura que ha informado en todo momento de estas medidas al Ayuntamiento de Alcalá de Henares, que se ha mostrado conforme con ellas por considerarlas “lógicas y coherentes”.

Diana Díaz, concejala socialista de Educación de Alcalá confirma que cuando la Administración les planteó el plan no les pareció mala idea porque “es una reorganización y los edificios serán destinados a usos públicos”, aunque matiza que se requerirá “una inversión extraordinaria”. Explica, eso sí, que la matriculación de Infantil en la zona oeste del municipio en 2005 rondaba los 2.500 alumnos y durante los últimos cuatro años ha estado en torno a los 1.700.

Galvín, sin embargo, no puede ser más crítica con estas medidas, ya que entiende que no prevé que existan medidas sanitarias de prevención (grupos estables y distancia de 1,5 metros) para el próximo curso. “Esto nos preocupa, ya que se pondrá en riesgo al personal y alumnado de todos los centros afectados”. CC OO defiende que las ratios de este curso y los recursos extra deben mantenerse e incrementarse, independientemente de la situación sanitaria. Las ratios de los centros afectados superaban “ampliamente” en muchas de sus unidades los 20 alumnos por aula antes de este curso.

“Esta medida rediseña el mapa escolar de Alcalá de Henares y está tomada sin el consenso de los agentes sociales. Con esta decisión se produce un recorte de recursos humanos en los centros: se eliminan tres equipos directivos, profesorado de apoyo, Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica, personal de administración, etc”, recuerda Galvín.

El colegio Juncal, que está funcionando con unidades con niños de diferentes edades, se integrará en el colegio Santos Niños. Al quedarse vacías sus instalaciones, se prevé que en el próximo curso pueda trasladarse allí la Unidad de Formación e Inserción Laboral (UFIL) El Empecinado, situada en unas instalaciones municipales sin condiciones. El colegio Reyes Católicos se integrará en el Emperador Fernando y allí se trasladará el Infanta Catalina, actualmente con instalaciones pequeñas.

El instituto Albéniz se integrará en el Isidro de Guzmán, que son dos centros contiguos separados por una valla. “Se seguirán utilizando los dos edificios, pero pertenecerán al mismo centro”, explica Díaz, que añade que esta reorganización necesitará una actuación extraordinaria. “Tendremos que ver cómo actúa la Administración, porque hay centros que no están acondicionados para los nuevos usos”.



Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50