ACOSO SEXUAL

Detenido en Madrid un profesor por acosar a sus alumnas a través de Instagram

Se han identificado a cinco de sus víctimas a las que inducía de forma continuada a hacerse fotos sexuales

Agencias
Concentración en la Complutense para denunciar acoso sexual por parte de los profesores, en diciembre de 2019.
Concentración en la Complutense para denunciar acoso sexual por parte de los profesores, en diciembre de 2019.Luis Sevillano

Un profesor de un colegio de Madrid ha sido detenido y se encuentra en prisión provisional por acosar presuntamente a varias de sus alumnas, menores de edad, a través de las redes sociales. Se han identificado a cinco de sus víctimas, a las que inducía a hacerse fotos de contenido sexual y a que se las enviaran por Instagram. Este hombre, de 51 años, hacia regalos a las menores, de edades comprendidas entre 14 y 16 años, para obtener este material de contenido erótico, además de intentar concertar encuentros con ellas para mantener relaciones sexuales. Ha sido el director del propio centro quien le ha denunciado, ha informado este miércoles la Policía Nacional, que solo precisa que el centro está en la Comunidad de Madrid, pero no su nombre ni si es público, concertado o privado con el fin de proteger a las menores.

El arrestado actuaba siempre con el mismo modus operandi: se aprovechaba de su superioridad de edad, así como de su condición de profesor, y contactaba a las alumnas a las que impartía clase por Instagram. Una vez establecido el contacto con ellas, las conversaciones eran guiadas hacia una temática sexual en las que buscaba el intercambio de fotografías y vídeos de carácter pornográfico, tratando siempre de establecer encuentros reales con ellas.

La voz de alarma la dio el director del colegio, que denunció los hechos. Contó a los agentes que uno de los profesores de su centro educativo mantenía relaciones inapropiadas con alumnas, motivo por el que ya había sido expulsado. Los agentes registraron el domicilio del profesor y encontraron cinco teléfonos móviles, tres discos duros, una tablet y gran cantidad de archivos de explotación sexual infantil, también de nueva producción, cuya distribución es habitual en círculos pedófilos en la red. Entre el material incautado había vídeos grabados por el arrestado, tanto en la calle como en el transporte público, a menores de edad e incluso a sus alumnas dentro del aula.

Una de las menores manifestó que había sido contactada por el profesor a través de Instagram y que le había enviado un vídeo con contenido sexual protagonizado por él mismo. Además, le propuso mantener relaciones sexuales en su domicilio. Lo mismo ocurrió con su hermana menor, alumna del mismo centro escolar, que declaró que también había mantenido conversaciones sexuales con el detenido, en las que se habían intercambiado fotografías de contenido sexual, y en las que le habría propuesto concertar un encuentro sexual.

Los investigadores han encontrado también contenido audiovisual perteneciente a dos menores que, una vez fueron identificadas, contaron que conocían al profesor desde hace dos años y que habían mantenido una relación virtual en la que intercambiaban regularmente material de contenido sexual. Además, llegaron a conocerse. El detenido había acudido a las inmediaciones de sus domicilios para verlas y llegó a presentarse en la misma playa en la que una de las chicas se encontraba junto a su familia durante las vacaciones de verano.

Se ha podido comprobar que ese detalle es cierto en el material incautado. El profesor fue incluso fotografiado por la familia de la víctima debido a que se encontraba frente a la habitación de la menor en vía pública y en actitud sospechosa. Ambas víctimas habían recibido regalos por parte del detenido tales como un smartphone o recargas de saldo a sus teléfonos móviles para poder continuar así con los intercambios de material sexual.

Los agentes han identificado a otra víctima de la que tenía material en ropa interior. En su declaración, la chica dijo que el investigado era su profesor y que de forma reiterada, y durante las horas lectivas, hacía referencia a temas sexuales. Una vez acabó el curso, comenzaron con conversaciones sexuales en las que el detenido solicitaba de forma constante imágenes a la víctima. Sus negativas provocaban el enfado del profesor, que incluso llegó a pedirle alguna prenda de vestir a la menor. La víctima confesó que sintió un profundo sentimiento de angustia y terror cuando cumplió los 16 años, edad en la que el profesor le habló de mantener relaciones sexuales.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50