La crisis del coronavirus

Madrid aplicará el plan de Navidad del Gobierno, pero lo tilda de “trampantojo sin el consenso necesario”

El Ejecutivo de Ayuso ve “muy difícil” que se puedan controlar los movimientos porque el término familiares y allegados es amplio y ambiguo

Varias personas pasean anoche por el centro de Madrid, con los escaparates engalanados por Navidad.
Varias personas pasean anoche por el centro de Madrid, con los escaparates engalanados por Navidad.SERGIO PEREZ / Reuters

La enésima polémica entre los gobiernos de Madrid y central está sobre la mesa, como el undécimo invitado a la cena de Navidad. El Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso acatará el cierre perimetral de España por Navidad, pero a regañadientes y pataleando, aunque la presidenta todavía no se ha pronunciado y mañana viernes hay comparecencia del responsable del plan covid, Antonio Zapatero. Tras votar el miércoles en contra del plan del Gobierno, la única comunidad en hacerlo junto con la abstención de Cataluña, el vicepresidente de regional, Ignacio Aguado, ha sostenido este jueves que las restricciones perimetrales son “un trampantojo que nace sin el consenso necesario”, mientras que el consejero de Sanidad, Enrique Escudero, ha afirmado que se cumplirá la ley. La Comunidad de Madrid quería que el cerrojazo a la región que entra en vigor esta misma medianoche fuera el último.

“Tal y como están redactadas, generan más incertidumbre y son absolutamente ineficaces. Hoy los allegados cotizan al alza en toda España”, ha señalado Aguado en su cuenta de Twitter, en referencia a la confusión creada en torno a qué puede considerarse como tal y que el ministro de Sanidad zanjó con “todos sabemos lo que queremos decir”. El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea, César Zafra, ha cargado también contra la “chapuza” propuesta por el Gobierno para las fiestas, pues “no queda claro qué se puede hacer ni dónde ir”.

A día de hoy, todas las comunidades prohíben la movilidad fuera de sus límites, salvo Extremadura, Galicia, Madrid y Canarias. Y todas ellas tendrán que cerrar entre el 23 de diciembre de 2020 y el 6 de enero de 202, periodo en el que no estarán permitidos los viajes salvo reagrupamiento familiar o con allegados.

Madrid había planteado a Sanidad ampliar las reuniones de seis a 10 personas los días 24, 25 y 31 de diciembre y 1 y 6 de enero, mientras que para Nochebuena y Nochevieja pedía ampliar la libertad de movimientos hasta la 1.30. Al final, se aceptó tanto flexibilizar el toque de queda como que las reuniones sean de 10, pero se impuso el cierre y se dejó fuera Reyes. “Este acuerdo no se ha adoptado por consenso por lo que Madrid no se siente vinculada. Por ello ha pedido que conste en acta nuestro desacuerdo”, aseguró un portavoz del Gobierno regional.

En declaraciones esta mañana a Onda Cero, en las que ha vuelto a criticar el plan de Navidad, Escudero ha señalado que Madrid aplicará el confinamiento territorial porque “el Gobierno de la Comunidad siempre cumple la ley”, aunque ha matizado que “habrá que ver en qué sentido y por qué vía el ministerio utiliza las conclusiones del Consejo Interterritorial”. Ante las dudas que ha generado esta frase, un portavoz de la Consejería de Sanidad ha confirmado esta mañana que “Madrid cumplirá con las medidas”, a pesar de no estar de acuerdo en el cierre.

En todo caso, Escudero ha advertido de que es una medida muy difícil de cumplir, porque el concepto de familiares o allegados es muy amplio, ambiguo y complicado de demostrar. “Utilizar el término allegado para establecer la salvedad en el confinamiento perimetral es una dificultad para los cuerpos de seguridad a la hora de establecer controles”, ha subrayado el consejero. “Allegados” es un término “ambiguo y difícil de certificar”, insiste por su parte el portavoz de Sanidad, que subraya que esta es la razón por la que votaron en contra de la propuesta del ministerio. Creen que una decisión “que no tiene aplicación real” no debería salir de un Consejo Interterritorial. Pero una vez tomada esa decisión, acatarán. Ahora buscan la manera de poder hacerlo: “Es complicado”.

Para Escudero, el documento que planteó el ministerio a las comunidades se presentó “con muy poco trabajo técnico” y sin argumentos científicos que avalaran las propuestas. “El Gobierno toma decisiones por impulso, el borrador tiene lagunas y tratan de demostrar algo que no tiene repercusión en la disminución del número de contagios”, ha asegurado Escudero, a pesar de que su propio Gobierno aplicará esa misma medida este puente de la Constitución.

En cuanto a los días de ampliación de toque de queda, Madrid confirma que no proponen ninguna salvedad y se ajustará al plan del Gobierno central. El horario ampliado, hasta la 1.30, regirá la noche del 24 al 25 (la de Nochebuena), y la del 31 al 1 (la de Nochevieja). Ningún otro día. Y sobre el máximo de personas en las reuniones, Madrid tendrá un día más: el día 6 de enero. Aunque no está incluido en el documento final que envió el Ministerio tras el Consejo Interterritorial, el mismo portavoz de la Consejería explica que “se preguntó en el encuentro específicamente si se podía añadir el día 6 y el ministro dijo que sí”. Por lo que los grupos de diez estarán permitidos en Madrid los días 24, 25, 31 de diciembre y 6 de enero.

Por su parte, el portavoz del PSOE en la Asamblea, Ángel Gabilondo, ha afirmado que las medidas aprobadas de cara a Navidad ya son “suficientemente laxas” como para que “aún encima Madrid quiera que lo sean más” y ha pedido “cuidado”. “Yo creo que hay que buscar fórmulas de celebración que sean compatibles con las indicaciones de las autoridades sanitarias”, ha afirmado Gabilondo a su entrada al pleno.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50