Nuestro altar

Mientras que aquí es un tabú, un proceso incómodo y lleno de dolor que negamos, en México la muerte es una consecuencia más de la vida, un paso adelante

Vista del Altar de muertos instalado en la escalera principal de la sede de la Casa de México en Madrid.
Vista del Altar de muertos instalado en la escalera principal de la sede de la Casa de México en Madrid.Mariscal / EFE

El otro día leía un mensaje de Pancho Varona en el que se lamentaba de que octubre, un mes de viajes a América Latina, es este año solo eso: octubre. Para la gente que gira por todo el mundo con sus proyectos artísticos, el otoño es el momento en el que las maletas se cargan, las peleas en la aduana vuelven y ese bullicio lleno de color de nuestros hermanos al otro lado nos recibe brillante, como si el tiempo no hubiera pasado. Porque el tiempo no se pausa cuando hay canciones, cuando hay poesía: el tiempo nos pertenece. Este año, sin embargo, no sonamos al otro lado. Los viajes se posponen, l...

Más información