PATRIMONIO HISTÓRICO

El Ayuntamiento anuncia un plan de fortificaciones de la Guerra Civil

Los búnkeres de Mata Espesa, en Valdebebas, serán trasladados y abiertos al público como parte de las obras de expansión de Ifema

Búnkeres de la guerra civil en medio de las obras de ampliación de Ifema en Valdebebas.
Búnkeres de la guerra civil en medio de las obras de ampliación de Ifema en Valdebebas.KIKE PARA

El Ayuntamiento de Madrid está preparando un plan de fortificaciones de la Guerra Civil. El proyecto ha surgido a partir del caso de los fortines de Mata Espesa, en la zona de Valdebebas, que se encuentran actualmente en los terrenos donde está prevista la expansión de Ifema. El Área de Cultura, Turismo y Deporte ha anunciado este martes que, tras una evaluación del estado de conservación de las fortificaciones, los dos búnkeres serán trasladados 100 metros donde serán restaurados y abiertos al público con información acerca de su historia y significado como bienes culturales.

El anunciado plan del Ayuntamiento y el Gobierno regional para las fortificaciones de la Guerra Civil en Madrid, permitirá conocer las fortificaciones existentes en la capital -alrededor de 1000- y también cuál es su estado de conservación. Además, el plan propondrá actuaciones a corto, medio y largo plazo para su puesta en valor como bienes históricos.

En el caso de los búnkeres de Mata Espesa, el plan de actuación ya ha sido aprobado. Estas fueron las primeras fortificaciones en ser evaluadas, en este caso por un grupo de arqueólogos contratados por los promotores de la obra de Ifema. El informe concluyó que se encontraban en un estado de degradación importante, cubiertos de grafitis y en una zona vallada que no es accesible al público. A partir de eso presentaron un proyecto donde argumentaban la imposibilidad de mantenerlos en su emplazamiento actual y propusieron su traslado a 100 metros del lugar actual para no perder su contextualización histórica.

Actualmente, los fortines se están restaurando conforme a las indicaciones del Ayuntamiento y previa autorización de la Comisión Local de Patrimonio Histórico. Cuando esas obras acaben, Ifema, como parte de sus obras de expansión, se encargará del traslado de las edificaciones, que se hará con una grúa hidráulica y una serie de estructuras para garantizar la conservación del conjunto. Tras este proceso, se instalarán las bases de las ametralladoras, previamente desmontadas y restauradas, y se recrearán los 43 metros lineales de trincheras que se han podido documentar. Finalmente se creará un sistema que facilite la evacuación de aguas para evitar el deterioro de las trincheras y de las propias fortificaciones.

El plan del Ayuntamiento de trasladar los fortines de Mata Espesa ha tenido un recibimiento variado entre asociaciones del patrimonio madrileño. Algunas, como la asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio (MCYP), se adhiere a los lineamientos de la Unesco y rechaza tajantemente el traslado de los búnkeres alegando que se perdería todo el valor histórico de las piezas. En cambio el Grupo de Estudios del Frente de Madrid, especializado en la Guerra Civil, señala que el contexto original ha perdido su sentido pues el lugar ha sido alterado por completo; y va más allá, al añadir que el traslado es un mal menor y una oportunidad maravillosa.

Más información

Lo más visto en...

Top 50