LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Parla cierra los parques municipales por la noche para evitar el botellón

El Ayuntamiento aprueba una serie de restricciones para evitar el avance del coronavirus

Un tranvía circula por el centro de Parla.
Un tranvía circula por el centro de Parla.álvaro garcía

El Ayuntamiento de Parla ha decidido pasar al ataque en la lucha contra el coronavirus. La junta de gobierno ha aprobado una serie de restricciones y prohibiciones, entre las que destaca el cierre de los parques municipales a partir de las nueve y media de la noche para evitar que los jóvenes se concentren y hagan botellón. Otra medida ha supuesto el cierre de todas las piscinas municipales y de los entrenamientos colectivos de equipos deportivos para evitar que haya nuevos brotes. La localidad es la que tiene el menor porcentaje de casos positivos, dentro de los grandes municipios de la región, según ha confirmado su alcalde, el socialista Ramón Jurado.

La junta de gobierno del Ayuntamiento de Parla (128.000 habitantes) se reunió con carácter urgente el pasado miércoles y sacó adelante la batería de medidas. Los usuarios de las piscinas que tuvieran un bono podrán canjearlo a partir del próximo lunes por entradas en un gimnasio de la localidad, guardárselo para la temporada del año próximo y pedir la devolución del dinero abonado. Aparte, se suspenden las actividades grupales deportivas en instalaciones públicas dependientes del Ayuntamiento. “Ha habido un repunte en Parla al haber dado unas 300 pruebas PCR positivas en los últimos días. Ante este aumento y pese a que somos dentro de los grandes municipios el que tiene menor incidencia, no podemos quedarnos parados y hemos decidido tomar estas medidas”, destacó el alcalde parleño. “Los clubes que estaban preparando la pretemporada se lo han tomado bien, porque han entendido que se trata de una situación crítica en la que hay que pedir un esfuerzo de todos para solucionarla cuanto antes”, añadió.

Las medidas también incluyen la suspensión de las vacaciones de los agentes de la Policía Municipal, de manera que se reforzará la vigilancia con el fin de evitar las concentraciones de personas, el consumo de alcohol en la vía pública y la vigilancia en el cumplimiento del uso de la mascarilla. “Hemos comprobado que los empezaban a concentrarse a partir de las 21.30 para hacer botellón por lo que hemos decidido cerrar los parques. También se van a vigilar con detalle los establecimientos de hostelería para ver que se están cumpliendo las medidas de higiene y seguridad que son obligatorias”, añadió Ramón Jurado.

Otras de las medidas son la suspensión del paquete de vacaciones para mayores y la peatonalización de la avenida de Juan Carlos I “de la misma manera que se hizo durante el estado de alarma”. “La gente en general está teniendo un cumplimiento muy alto de las obligaciones, lo que nos ha hecho estar en índices bajos de contagios. Queremos que continúe así por lo que hemos tomado estas medidas. De todas formas, habrá que ver qué incidencia tienen en otros municipios la vuelta de las personas que están veraneando”, afirmó Jurado.

“No queremos generar un estado de alarma, pero sí dar un toque de atención a los ciudadanos y recordarles que esta pandemia todavía no ha pasado. Hay una sensación de que nos estábamos relajando y hemos actuado contra ello”, destacó el alcalde.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50