La crisis del coronavirus

Dos ONG denuncian la expulsión por parte de la Policía de personas sin techo del centro de Madrid

La presencia de hombres y mujeres que viven en la calle en este distrito ha descendido del 40% al 28%, según un recuento realizado en junio

Una persona sin techo en los soportales de la Plaza Mayor unos días antes de que fuera desalojada por la Policía
Una persona sin techo en los soportales de la Plaza Mayor unos días antes de que fuera desalojada por la PolicíaLuis De Vega Hernández

La presencia de personas sin hogar en el distrito Centro se ha reducido del 40% al 28,6%, según el recuento realizado tras el confinamiento por dos organizaciones humanitarias en la capital. La operación policial desplegada durante el estado de alarma, en concreto el 18 de abril, en los alrededores de la Plaza Mayor y Ópera, tuvo como objetivo sacar de su emplazamiento habitual a entre 40 y 60 personas que solían vivir allí, denuncian Solidarios para el Desarrollo y Acción en Red. Desde entonces, añaden, no han vuelto a las zonas de donde fueron desalojadas.

Hay “hostigamiento policial” en el centro de la capital, según Ana Vázquez, coordinadora del proyecto contra la exclusión de Acción en Red. También han denunciado las multas interpuestas a personas sin techo que se encontraban en la calle durante el estado de alarma a pesar de que miembros de estas organizaciones avisaron de ello al Samur Social y se prepararon salvoconductos. Todo ello, añade Vázquez, lo han puesto en conocimiento de la unidad de delitos de odio de la Policía Municipal, de la que esperan todavía una respuesta y a la que reclaman que tome alguna decisión a nivel interno. También han criticado el desalojo por parte de la policía de las personas que pasaban la noche en el aeropuerto de Barajas.

El nuevo mapa del sinhogarismo elaborado por estados ONG refleja que en los barrios que se encuentran dentro de la M-40 hay 427 personas sin techo. No se aprecia un aumento con respecto a los últimos datos disponibles por parte del Ayuntamiento de finales de 2018, que era de 650 pero en un recuento realizado en todo el municipio, es decir, también fuera de la M-40. A pesar del referido descenso del 40% al 28,6%, el distrito Centro sigue siendo el que más acoge.

Sí aparecen personas en distritos en los que normalmente es poco frecuente que haya personas sin techo, como Usera (del 0,2% aa finales de 2018 un 2,46% actual) o Carabanchel (del 0,5% a un 3,3%). También ha aumentado su presencia en otros como Moncloa (del 4,4% en 2018 a un 11%) o Arganzuela (del 8,6% a un 13,6%). No descartan que sean algunos de los desplazados del Centro. De hecho, es algo que ha podido constatar Nicolás Oviedo, uno de los voluntarios participantes en este censo.

Las dos organizaciones agradecen el esfuerzo desplegado durante el estado de alarma por parte del área de Familias, Igualdad y Bienestar Social del Ayuntamiento, que habilitó un millar de plazas de emergencia. Pero, al mismo tiempo, constatan que esos recursos no fueron suficientes para dar cabida a las personas que estaban en situación de calle. Algunos, como el albergue habilitado en Ifema, se llenaron la misma tarde que abrió sus 150 plazas, en la segunda quincena de marzo. Añaden que, con los aseos y baños público cerrados y las fuentes de agua clausuradas, la atención durante el estado de alarma empeoró en personas que ya de por sí estaban en una situación vulnerable.

De la misma forma que aplauden la gestión municipal, critican que otras administraciones o ayuntamientos no estén a la altura. En concreto apelan a la Comunidad de Madrid para que “asuma un compromiso que históricamente no ha asumido” con las personas sin hogar, según Jesús Sandín, responsable programa atención personas sin hogar de Solidarios para el Desarrollo.

Durante el confinamiento se habló en más de una ocasión del efecto llamada que suponían las plazas habilitadas en la capital, de hecho el propio Gobierno de PP y Ciudadanos reconocía que el 60% de los acogidos en el albergue de Ifema no estaban censados en Madrid. “La emergencia está muy bien” pero “hay que poner el foco en la prevención y la reintegración”, entiende Sandín. En todo caso, culpa a los consistorios que no se hacen responsables de las personas sin hogar de que hayan podido acaban buscando una plaza de emergencia en Madrid porque no la tenían en su municipio.

Para obtener los datos presentados hoy a través de la plataforma Zoom, medio centenar de voluntarios peinaron los distritos y barrios del interior de la M-40 durante dos semanas del mes de junio. Con este informe, insisten, no quieren competir ni sustituir el balance que realiza de forma periódica el Ayuntamiento y cuyas últimas cifras son de diciembre de 2018 pero sí que se busquen nuevas soluciones.

Más información

Lo más visto en...

Top 50