Deportes

Luz verde a la transformación del fallido sueño olímpico a ‘Ciudad del Deporte’

El expediente pasará por el Pleno para ser remitido a la Comunidad, que tiene un plazo de cuatro meses para responder, pero el PSOE avisa de que el asunto “volverá a los tribunales”

Vista de parte del futuro parque de la Dehesa Olímpica junto al estadio de La Peineta y las obras de las piscinas olímpicas.
Vista de parte del futuro parque de la Dehesa Olímpica junto al estadio de La Peineta y las obras de las piscinas olímpicas.RICARDO GUTIÉRREZ

La comisión extraordinaria de Desarrollo Urbano ha sacado adelante el dictamen —con los ‘sí’ de PP, Cs, Más Madrid y Vox y la abstención del PSOE— que permitirá dar luz verde en el Pleno del Ayuntamiento de este viernes a la transformación del fallido sueño olímpico del ex alcalde Alberto Ruiz-Gallardón en una Ciudad del Deporte para el distrito de San Blas-Canillejas y la ciudad en general. Aun así, la bancada socialista ha avisado de que el asunto “volverá a los tribunales”.

El siguiente paso será la remisión del expediente a la Comunidad. El delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, ha justificado la necesidad de transformar 1,2 millones de metros cuadrados de suelos pensados para los Juegos en un nuevo proyecto que mantenga “el espíritu olímpico”, pero “más sostenible y real”. Desde que se puso en marcha la operación, se determinó que había que darle uso a los terrenos una vez pasadas las Olimpiadas, si se hubieran conseguido para este 2020.

De ahí que, según el delegado, con el plan aprobado en comisión “se transforma el Parque Olímpico en la Ciudad del Deporte y se dona a la ciudad”. Así, se aprovecharán las infraestructuras construidas y en desuso para entregárselas a los vecinos, para quienes será el centro acuático, que también acogerá eventos de alta competición.

Legado postolímpico

En 2008 Gallardón firmó un acuerdo con el Atlético de Madrid en plena euforia olímpica, que implicaba modificar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y transformar la parcela en la que ahora se levanta el estadio Wanda Metropolitano para acoger el legado post olímpico pasando de demanial deportivo a patrimonial. El objeto era que el estadio olímpico de La Peineta pasara a ser del club rojiblanco una vez celebrados los Juegos que, en ningún caso, fueron para Madrid, a pesar de las tres intentonas de la ciudad. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid anuló en 2018 el planeamiento del Wanda con una sentencia, que llegaba incluso a hablar de “desviación de poder”, unido a una clasificación del suelo errónea como urbano consolidado y evidenciando una falta de informes y estudios, como el de incidencia ambiental o el de género.

La modificación de planeamiento hoy aprobada pretende dividir el ámbito Parque Olímpico-Sector Oeste, de 1,2 millones de metros cuadrados de superficie, en dos de distinto régimen jurídico: el primero, que corresponde al 92,83% de la superficie y que se destinará mayoritariamente a instalaciones deportivas; y un segundo de suelo urbano consolidado del 7,17% para la parcela del Wanda, adscrito a la categoría de deportivo privado, por lo que deja de ser deportivo público singular y supone la pérdida de 88.150 metros cuadrados de suelo de la red de sistemas generales. La modificación del PGOU pretende establecer mecanismos de compensación de esta pérdida para dar cumplimiento a los requerimientos del TSJM.

Compensación económica

El Ayuntamiento, explican desde el PSOE, opta por la compensación económica porque considera que no es posible encontrar suelos disponibles de similares características. Los socialistas lo consideran una interpretación de la Ley del Suelo incorrecta y apuntan que la monetización de los 88.150 metros cuadrados de sistemas generales puede conllevar la nulidad. “Consideramos que nos devuelve a la salida, probablemente en mejor casilla, pero coloca al Wanda de nuevo en una inseguridad jurídica que sabemos que es muy difícil de solventar”, ha descrito la portavoz socialista del área, Mercedes González.

El PSOE mantiene que lo que hace el Ayuntamiento es tratar de darle acomodo jurídico al Wanda buscando dar cumplimiento a la sentencia del TSJM tras la compra del estadio de la Peineta por el Atlético y a la espera de que el Tribunal Supremo se pronuncie, algo que debería haber hecho en marzo si la pandemia no hubiera paralizado la vida. González, cree que el Supremo, al que recurrió en casación el anterior Ejecutivo municipal, fallará en la misma dirección que el TSJM. “Complica la vida al Atlético y complica la vida al Ayuntamiento porque tenemos un estadio ya hecho y que si vamos para atrás la ciudad le tendría que pagar al Atlético 200 millones de euros”, ha resumido.

El portavoz de Desarrollo Urbano de Más Madrid, José Manuel Calvo, ha defendido la modificación del PGOU para acomodar el acuerdo por el que el Atlético compra la edificabilidad deportiva a cambio de que la ciudad reciba una serie de equipamientos y dotaciones de carácter deportivo. “Es la única solución posible al problema enorme heredado de Gallardón y Ana Botella ante la caída del sueño olímpico”, ha destacado Calvo. El edil también ha alertado sobre un error de cálculo en la cesión de las redes locales porque a Más Madrid le salen unos 200 metros cuadrados más y ha asegurado echar en falta informes de la dirección general de Zonas Verdes y de Aparcamientos. Calvo espera que la Comunidad se manifiesta en el plazo previsto de cuatro meses para hacerlo “y no en un año, como con Madrid Nuevo Norte”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50