ENCUENTROS REMOTOS

“El policía de balcón es un fenómeno tan curioso que había que contarlo”

Nico Ordozgoiti, autor de populares memes en forma de portada de revista, ha creado junto a Cova Díaz un cuento para que su hijo (y los de los demás) entienda por qué debe quedarse en casa en el confinamiento

Nico Ordozgoiti, autor de los exitosos meses en forma de portadas de revista sobre los policías de balcón y los odiadores de niños durante el coronavirus.
Nico Ordozgoiti, autor de los exitosos meses en forma de portadas de revista sobre los policías de balcón y los odiadores de niños durante el coronavirus.

Cova Díaz y Nico Ordozgoiti se dedican al mundo de la publicidad, ella como copywriter y él como director creativo. Desde que comenzó el estado de alarma, compaginan sus trabajos en remoto con la crianza de sus dos hijos. Juntos decidieron crear un cuento ilustrado para que el mayor, de menos de tres años, entendiera por qué debe pasar tanto tiempo en casa. Lo comparten de forma gratuita a través de las redes sociales. Ordozgoiti, además, fusiona diseño y memes en su cuenta personal de Twitter. Desde ella publica con bastante éxito irónicas portadas de revista que parodian el mundo editorial y la sociedad en la que vivimos. Estas semanas de encierro ha dedicado varias de ellas a los policías de balcón y a los odiadores de niños, dos perfiles que el coronavirus nos ha descubierto. A través de FaceTime charla con nosotros sobre diseño, viralidad y el trabajo confinado.

¿Cómo estáis pasando este aislamiento?

Es una experiencia dura. Tenemos un bebé de meses y un niño de menos de tres años. Combinarlo con nuestros trabajos en publicidad desde casa, con muchas videollamadas, es complicado. Lo que hemos llevado peor es no pode sacar a nuestro hijo mayor a la calle.

¿Cómo lo ha vivido?

Al principio muy bien, porque estaban sus padres en casa todo el día. Pero con el paso del tiempo se ha ido frustrando al pasar tantas horas en casa, sin entender por qué ahora los adultos que están con él no pueden hacerle caso todo el rato. A veces no sabes cómo gestionarlo.

¿Y así surgió el cuento ilustrado?

Para que lo entendiera, empezamos a decirle lo del bichito. Cova escribió el texto, porque es redactora publicitaria, y yo hice los dibujos. Necesitamos más de una semana porque lo íbamos haciendo en los únicos ratos libres que teníamos, por las noches.

¿Qué has aprendido de tus hijos o sobre tus hijos en este tiempo confinado?

¡Que crecen muy rápido! Pensábamos que esto iba a ser una especie de estado de hibernación, con nuestro hijo mayor sin ir a la guardería. Todos los días te sale con una palabra nueva, que no sabes muy bien de dónde la ha sacado. Es fascinante ser testigo de su proceso de aprendizaje de un modo que hasta ahora no habíamos podido seguir.

A algunos adultos le está costando entender que no deben saltarse las medidas de contención. Sin llegar a ser policías de balcón, ¿podríais crear también un cuento para que lo entiendan?

No sé si es un cuento lo que necesitan para que dejen de saltárselas. Al principio estuve pensando hacer una portada dedicada a ese típico personaje del estilo de José María Aznar, que piensa eso de “a mí nadie me tiene que decir lo que yo tengo que hacer” o “yo me paso por el forro la autoridad cuando no es del color político que me interesa”. Luego me lo pensé mejor. Me di cuenta de que la situación había dado un vuelco. En general, el respeto por el confinamiento era tal que algunas personas empezaron a vigilar a sus vecinos. Me pareció más adecuado representar esa reacción.

Además de humor, en esas portadas hay mucho de diseño.

El diseño puede ser un lenguaje subterráneo. Y en el mundo del meme prima la rapidez y lo instantáneo. Si es gracioso, puede funcionar perfectamente con una letra cualquiera y un fondo blanco. En mi caso, me interesaba hacer memes en los que cuidar la tipografía y los colores adecuados, que se pareciera lo más posible a una portada de revista real. Para parodiar el mundo editorial tenía que imitar su lenguaje.

¿La portada dedicada al Policía de balcón era una forma de recordar que este confinamiento no solo ha despertado buenos sentimientos en nosotros?

Tuve dudas de si hacer una broma con ello, porque suelo hacer portadas muy críticas y mordaces. En estos días, estaba intentando hacer cosas más positivas por el asunto del confinamiento, como el cuento infantil, pero esta situación del policía de balcón era inevitable mostrarla por ser tan novedosa y estar tan extendidas.

¿Las redes sociales son la forma definitiva de comunicación?

En el campo de la publicidad, generalmente las marcas salivan cuando una creatividad se hace popular en redes. Es para ellas comunicación gratis y viral, que prende como una llama. Querrían tener siempre este tipo de reacción con sus propuestas. También depende del contexto. Siempre va a ser más fácil que triunfe en redes una propuesta de Satisfyer que una de un producto para el lavavajillas.

¿Es fácil lograr esa viralidad?

No es nada fácil. A mí me resulta más sencillo cuando lo hago en proyectos personales. Tengo más libertad de movimiento y la idea nace desde una postura más visceral y menos estudiada. Las portadas surgen a partir de algo que me indigna o que me hace gracia. Si me apasiona a mí, es más fácil que lo haga con otra gente y que esa gente se apropie de ese mensaje y lo comparta.

El diseño gráfico jugó un papel importante durante los años de Carmena al frente del Ayuntamiento. ¿Eso ha cambiado con el alcalde actual?

Al principio, pasamos de los carteles tan cuidados de San Isidro o Veranos de la Villa de los tiempos de Carmena al polo opuesto, a cosas que daban miedo. Hay una parte del carácter de la derecha que es muy revanchista, que parece que quiere hacer tabula rasa con todo lo que haya hecho la administración de izquierdas anterior. Es algo que ha pasado en Estados Unidos con Trump respecto a Obama. En Madrid, borraron todo el catálogo de la radio municipal M21 y con el diseño parecía que iba a ocurrir lo mismo, pero, por fortuna, con el paso del tiempo la situación no ha sido tan terrible y ahora hay propuestas públicas de comunicación mucho más interesantes.

Más información

Lo más visto en...

Top 50