La crisis del coronavirus

Zarzuela y bingo en el balcón para celebrar las fiestas del 2 de mayo en Malasaña

Los vecinos trasladan a sus ventanas las fiestas del barrio y retransmitirán actividades en streaming

Ensayo de una performance entre balcones en la calle Corredera baja con calle Puebla, en Malasaña, para las fiestas del 2 de mayo.
Ensayo de una performance entre balcones en la calle Corredera baja con calle Puebla, en Malasaña, para las fiestas del 2 de mayo.Samuel Sanchez / EL PAÍS

El barrio de Malasaña se rebela. Sus vecinos no renunciarán a sus fiestas del 2 de mayo. Ante la situación que ha provocado la pandemia del coronavirus, la Plataforma Maravillas ha decidido celebrarlas aun en situación de confinamiento. Van a ser unas fiestas autogestionadas que empezaron este jueves y terminan el domingo. Las actividades se podrán disfrutar desde las ventanas del barrio y serán retransmitidas en streaming.

El tradicional pasacalles se ha cambiado por una carrera juvenil virtual, los conciertos en la calle de la Palma este año serán momentos líricos de ópera y zarzuela desde los balcones. Esta vez las fiestas se extienden hasta la calle del Desengaño, en donde habrá un bingo vecinal. Las fiestas más castizas saltan a la pantalla también con eventos que van de charlas de sexología hasta a clases de flamenco a cargo del bailaor Luis Manuel.

La solidaridad vecinal será el tema de las fiestas, por esta razón el pregón será a cargo de Adrián Rojas, como un ejemplo de solidaridad vecinal al tener su restaurante Casa 28 abierto durante 40 días para alimentar a las personas sin recursos.

La Plataforma Maravillas también ha puesto en marcha una Cesta Solidaria para conseguir abastecer el banco de alimentos del barrio para ayudar a las familias más necesitadas, con donativos que se podrán realizar comprando productos en comercios señalados por la asociación o mediante un donativo a la misma.

Uno de los actos centrales de la programación de este año estará a cargo del creador escénico Tito Rubio-iglesias, de 39 años, que lleva viviendo cinco años en la calle de Corredera baja. Su propuesta es una performance de teatro que han ensayando esta semana los vecinos de las calles Corredera y Puebla para presentar el viernes en las fiestas. Después de los aplausos de las 20.00, un personaje saldrá al balcón y preguntará a viva voz:

—¿Qué han dicho que ya podemos salir?

— No, no se puede salir, lo que puedes hacer es reír.

—¿Pero entonces qué se puede hacer aquí?

— Alegrarse de vivir.

Directos en Instagram

“La cultura es salud, y ahora mismo todos necesitamos esta vacuna”, dice Rubio-Iglesias. Esta acción performativa que nació en la aplicación ¿Tienes Sal? pretende reflejar la situación de confinamiento que estamos viviendo de una manera cómica. La representación Entre ventanas y balcones se podrá ver en directo en esta cuenta de Instagram a las 20.05 el viernes.

Las fiestas autogestionadas de Malasaña se han venido haciendo hace 12 años en el barrio. Y aunque el Ayuntamiento haya suspendido todas las fiestas populares, la Plataforma Maravillas decidió que este año, más que nunca, los vecinos necesitaban estos ratos de esparcimiento y ocio. “Hasta el momento, más de 500 vecinos han decidido participar en este nuevo formato de fiestas confinadas”, indica un portavoz de la Plataforma.

Otra de las iniciativas que se han generado, desde casi el inicio del confinamiento, es el bingo que organizan los vecinos en la calle de Desengaño todos los viernes a las 19.30.

Fran Varo, de 31 años ha vivido durante 11 años en esta calle y nunca había hablado con ninguno de sus vecinos, mucho menos se sabía sus nombres. Desde que se confinó empezó a conocer a la gente con la que llevaba años compartiendo el ascensor y las vistas de los balcones.

Una semana después de que se decretara el estado de alarma, a Varo y a sus compañeros de piso se les ocurrió que una buena forma para pasar el tiempo podría ser jugar al bingo. Pusieron carteles en el edificio y un día después de los aplausos preguntaron a sus vecinos de balcón que si querían jugar. Todos aceptaron encantados.

Compraron el bingo y empezaron a jugar todos los viernes, como algunos no alcanzaban a escuchar crearon una cuenta de Instagram en donde transmiten el juego en directo para que nadie se pierda ningún número. Durante la semana compran los premios y los dejan en una bolsa en el portal de Vero. “La gente ha comprado botellas de vino, galletas y libros para los ganadores”, cuenta Varo.

José Luis García, 59 años, ha vivido en Malasaña 26 años y lleva colaborando durante 12 en la planificación de las fiestas. “Se hacen para crear tejido vecinal y el confinamiento no es razón para no seguirlas haciendo”, dice. Su parte favorita es la comida vecinal que se organiza en la plaza del Dos de Mayo. Este año no se podrá realizar, pero en la calle de la Palma, donde vive, tendrá lugar un espectáculo de ópera y Zarzuela a cargo de dos músicos profesionales que viven en esta calle. “Maria y Rubén dirigen el concierto y nosotros les seguimos”, cuenta García entusiasmado.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Más información

Lo más visto en...

Top 50