La crisis del coronavirus

Sanitarios y sindicatos denuncian “el desastre” del gran hospital de campaña de Ifema

Pacientes hacinados, poca seguridad para los profesionales, mala logística y escasez de recursos materiales son las quejas de quienes trabajan en el recinto ferial de la capital

Personal sanitario descansa y se hidrata en los exteriores del hospital de campaña de Ifema, el pasado viernes en Madrid.

En el pabellón 5 del gran hospital de campaña de Ifema, el recinto ferial en el noreste de Madrid, no hay ni dos metros de separación entre un paciente y otro, los equipos de protección individual no son tales, las condiciones de enfermeros y médicos son “penosas” y ni siquiera está instalado el programa informático necesario para que puedan trabajar. Lo cuentan médicos, enfermeras, celadores y personal administrativo que estuvieron trabajando allí el fin de semana.

“Esto no, así no, hay más riesgo de contagio que de curación, es un desastre”, sentencia una enfermera. Otra de estas sanitarias que trabajaba en el centro de salud de Móstoles y en las UCI de diferentes hospitales, se presentó voluntaria el miércoles: “Aquí están los pacientes hacinados… Esto parece la guerra, entre las camas hay apenas dos pasos, hay un baño para todos los enfermos, llevaban 13 días sin ducharse hasta que este viernes instalaron una ducha… ¡No hay palos de sueros, utilizamos palos de escoba!”.

In English

Tras los problemas del fin de semana, ayer se procedió al cierre casi completo de ese pabellón. Fue el primero que se habilitó de manera provisional con 200 camas el sábado día 21, cuando llegaron los primeros pacientes. El recinto ferial de Ifema, reconvertido en lo que la Comunidad de Madrid publicitó como “el hospital más grande de España”, calcula una capacidad final de 5.500 camas y 500 de UCI con “unos 400 médicos y 400 enfermeras” que saldrán de la Atención Primaria, el Servicio de Urgencias Médicas de Madrid (Summa) y los hospitales, como apuntó el director del hospital provisional de Ifema hace unos días. Las cifras provocaron las quejas de sindicatos, profesionales y el Colegio de Médicos de Madrid porque, argumentan, lo que se está produciendo es un vaciado del sistema sanitario.

Más información

Sin programa informático

Como las quejas de esas dos profesionales hay otras muchas, sobre todo de los que ya están trabajando allí. Una enfermera de un centro de salud madrileño que está en el turno de mañana, explicaba el domingo por la tarde que “no tienen calculado la gente que entra en cada turno y no hay material, hoy ya nos han dado mascarillas quirúrgicas, no quedaban de las otras”, y las colas para vestirse y recoger las protecciones “son kilométricas”. Aunque lleguen 40 minutos antes, dice esta profesional que pertenece a la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad (CAS), “no hay manera”. Desde ese sindicato cuentan que además han entrado “muchos pacientes de residencias directamente, sin diagnóstico de Covid-19”, que hay “indisponibilidad de analíticas” y que “no está instalado el programa informático y no hay manera de hacer la historia al paciente”.

La situación llegó al límite el domingo, como denunció también CC OO, que asegura que se incumplen los protocolos de protección individual de los profesionales, que hay hacinamiento en las zonas de equipamiento en las que se espera para pasar a los recintos de hospitalización y que los vestuarios incumplen todas las medidas de seguridad para evitar contagios.

Hasta ahora el personal era voluntario, pero muchos están pensando en negarse a trabajar en esas condiciones. “Nos hacinan en zonas de espera o vestuarios con el pijama, los gorros y los equipos de protección individual que hemos estado usando previamente para atender a pacientes contagiados. No hay ni un metro de distancia entre una persona y otra”, señalan los afectados al sindicato.

Camas de cuidados intensivos en el hospital de campaña que se ha acondicionado en Ifema para pacientes de coronavirus.
Camas de cuidados intensivos en el hospital de campaña que se ha acondicionado en Ifema para pacientes de coronavirus.Ministerio de Defensa

Esta dinámica se salta todos los protocolos distribuidos por Salud Pública de la Comunidad de Madrid para los profesionales que actúan directamente con los pacientes. “Son tres noches seguidas y donde yo estoy no hay relevos, somos muy pocos en el Summa y los pacientes están muy malitos. Sobre todo la fiebre les deja agotados y con una tristeza indescriptible”, dice una enfermera.

Material reglamentario

La Comunidad de Madrid reconoce que durante la tarde del domingo hubo “un problema puntual de organización que provocó algunas protestas de profesionales, que el propio coordinador general del hospital, Fernando Prados, ha asumido, y por el que ha pedido disculpas”. La Administración asegura que sí hay material reglamentario y se está entregando. “Hay profesionales que deciden, además, cubrirse con batas, gorros y calzas de bolsas de plástico”, explica. CC OO ha advertido que no permitirá amenazas a los profesionales por negarse a trabajar sin equipos adecuados. “No nos constan esas amenazas y animamos a que se presenten denuncias si llegasen a producirse porque serían intolerables”, responden fuentes de la Administración. Algunos de los sanitarios aseguran que esas presiones existen. “Son veladas pero continuas”, explica uno de ellos: “No quieren que se sepa cómo hacen las cosas y hay presión”.

Este hospital temporal lleva 1.110 ingresos acumulados y 424 altas; la noche del domingo había 750 pacientes, todos leves, derivados de los hospitales de la región. La capacidad final que prevén son 5.500 camas y 500 de UCI. “Pero obviamente no están todas las camas ahora mismo, ni todas las que hay tienen las condiciones óptimas para que haya pacientes”, asegura una médica de familia. Otra, Carmen, de 45 años y que trabaja en un centro de salud de Móstoles, recibió una llamada el viernes por la tarde de su jefa. Necesitaban gente en Ifema “para ya”. Se lo comentó a su marido, también médico, de 52 años, y el sábado por la mañana estaban los dos allí.

Aquel primer día fue desolador, estaba todo sin montar, muy improvisado, mucho frío
Carmen, médica de familia

“El primer día fue desolador, estaba todo sin montar, muy improvisado, mucho frío… Es un sitio muy triste, un hangar gris de hormigón, con camas separadas sin biombos, sin intimidad”, describe la profesional. Lo mejor: la actitud del resto de personal sanitario. “Somos todos voluntarios menos los internistas que coordinan. Venimos a lo que haga falta”. Sin embargo, dice un enfermero, “las ganas no protegen ni la voluntad cura”. Protegen los EPI (Equipos de Protección Individual), “y no, no hay para todos”, espeta. Con esos equipos es difícil trabajar más de siete horas. Pero, comparten varios sanitarios, en las condiciones actuales es todo aún más difícil. “Y no nos podemos permitir más bajas”, apunta una de las profesionales: “Se acerca lo peor”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pincha aquí para suscribirte a la newsletter diaria sobre la pandemia

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50