DEPENDENCIA

Madrid permitirá desde hoy a los solicitantes de ayudas a la dependencia ver su puesto en la lista de espera

La medida arranca con los 6.217 expedientes pendientes de una plaza residencial, y acabará afectando a los más de 28.000 totales

Pacientes en un centro de cuidados de mayores de Madrid.
Pacientes en un centro de cuidados de mayores de Madrid.VICTOR SAINZ / Víctor Sainz

Las 6.217 personas que esperan una plaza en una residencia por su situación de dependencia, según datos de enero, tendrán desde hoy información para calcular cuánto les queda por aguardar. La Comunidad permitirá que sepan el puesto concreto que ocupan en la lista, poniéndole un horizonte a su sufrimiento. La iniciativa, que el Ejecutivo quiere extender al conjunto de un sistema en el que hay 28.300 expedientes en pausa, según el Observatorio de la Dependencia, ha obligado a formar a los servicios de atención al ciudadano. Es previsible que se acumulen las dudas sobre por qué se pueden perder posiciones de un mes a otro.

Desde 2017, 12.000 residentes en Madrid han fallecido sin recibir la ayuda solicitada, cuya tramitación tarda más de 200 días de media. Aunque Cataluña ya informa del puesto que ocupa cada dependiente en la lista de espera, ninguna Comunidad lo hace con el grado de detalle que ahora proporcionará Madrid, según aseguran en la consejería de Políticas Sociales, que dirige Alberto Reyero. Así, se podrán ver varios perfiles a la vez —facilitando la labor de representantes legales con ascendentes o descendientes dependientes—, y con ellos el grado de dependencia reconocida, la antigüedad de cada solicitud, su nivel de renta, y qué lugar ocupa en la lista de espera. Los datos se actualizarán el último día de cada mes, y el paso del tiempo no implicará que mejore la posición en la lista. La llegada de nuevos casos puede llevar a perder posiciones.

“Puede haber situaciones de emergencia ante las que hay que habilitar una plaza inmediatamente”, cuenta Begoña Cortés, directora de Atención al Mayor y la Dependencia de la Comunidad, que explica los criterios por los que la lista puede variar cada mes: la urgencia de la atención requerida, el grado de dependencia reconocido, el nivel de renta, o la antigüedad del expediente.

“Con una lista de espera tan larguísima, la gente se va a echar a temblar, o desistirá, cuando vea que está en el puesto 1.982”, opina Aurelia Jerez, presidenta de la Coordinadora Estatal de Plataformas de Dependencia. “Que me digan que estoy en el puesto 900, cuando dentro de diez días puedo ser el 1.000, pues no lo entiendo. No sirve de nada”, critica. Y subraya: “A quien se interese, le causará una terrible angustia. En lugar de gastar dinero en eso, que lo dediquen a atender a los dependientes. Cuando las listas de espera de dependencia bajan, hay que mirar las de los cementerios, que seguro que han aumentado”.

Esa frase refleja una realidad cruel, en la que el sinvivir de miles de familias queda definido por la falta de fondos. Según el último informe del Observatorio de la Dependencia, presentado ayer, el número de personas desatendidas en la Comunidad aumentó un 70% en 2019, y ese año se cerró con 28.300 personas que tenían reconocido el derecho, pero “no reciben ningún tipo de prestación o servicio”. De acuerdo con el estudio, en la región se ha producido “un parón” en las personas atendidas, que se han incrementado un 1,36% respecto al año anterior, “lejos de la media nacional de 6,38%”.

En el trasfondo, un problema económico. El coste del sistema de dependencia en la Comunidad ronda los 1.300 millones de euros anuales, de los cuales el Gobierno regional aporta el 80%, y la Administración General del Estado el 20%, cuando debería llegar al 50%. Con esas cifras, ¿en qué ayuda la novedad de conocer qué puesto se ocupa en la lista?

Angustia

“La necesidad de que los solicitantes sepan dónde está su expediente, dónde está su proceso, ya se la habíamos planteado al consejero Reyero”, contesta Purificación Causapié, diputada del PSOE. “Es importante saber en qué momento está su expediente y cuándo se puede resolver. Si no, se espera, se espera y se espera, y se genera la sensación de ‘para qué lo voy a pedir”, opina. “Lo que tienen que hacer es acabar con la lista de espera, dando prestaciones y servicios a la gente”, añade. “Generará mucha angustia pensar que hay 6.000 personas por delante, pero es que no debería haberlos”.

El punto 40 del acuerdo de investidura que une al PP con Cs especifica que el Ejecutivo pondrá en marcha “un plan de choque para la mejora de la Atención a la Dependencia con el objetivo de reducir las listas de espera”.

El primer paso es que los dependientes puedan saber cuántas personas quedan por delante hasta que logren acceder a la ayuda. Mientras tanto, las familias consumen sus recursos en atender a padres, madres o hijos con ayudas reconocidas y sin recibir. Y la espera se hace eterna.

Más información

Lo más visto en...

Top 50