_
_
_
_
_

Guía para las elecciones gallegas 2024: participación, sondeos y claves del recuento

Un repaso visual a los datos más relevantes de los comicios, del ritmo del escrutinio al voto exterior

Elecciones Galicia
Javier Galán

Las reñidas elecciones gallegas de este domingo suponen una reválida para el Gobierno del PP, que aspira a una victoria suficiente como para seguir gobernando la Xunta tras las primeras elecciones desde el 2009 a las que no se presenta Alberto Núñez Feijóo. Desde primera hora se publican datos y cifras, pero solo algunos serán relevantes: esta es una guía para no perderse en los momentos clave de la jornada.

9.00. Apertura de urnas

¿Qué dicen los sondeos? A primera hora la mejor aproximación la dan los últimos sondeos, publicados hasta el pasado lunes. El resultado más probable es que el PP sea la fuerza más votada y obtenga la mayoría absoluta (38 o 39 escaños), como prevén la mayoría de los estudios, aunque no todas las encuestas coinciden. El último CIS pone en duda semejante buen resultado de los populares. Según su previsión, el BNG (22-25) podría llegar a gobernar con los socialistas (10-14).

La encuesta de 40dB. para EL PAÍS y la Cadena SER publicada el pasado lunes también deja en el aire la mayoría absoluta de los populares. Para este estudio la candidatura encabezada por Alfonso Rueda se queda en una horquilla de entre 36 y 40 asientos en el Parlamento.

¿Qué tal lo hicieron las encuestas anteriores? La historia de los sondeos en Galicia es favorable al PP, como analizaba Kiko Llaneras en su newsletter. Lo más común ha sido que los resultados de los populares sean mejores incluso que las estimaciones de las encuestadoras, y como se ha visto, la mayoría de ellas dan al PP como mínimo los escaños suficientes como para mantener la mayoría absoluta.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La candidatura de Alberto Núñez Feijóo mejoró las estimaciones de las agencias de investigación, especialmente entre 2009 y 2016, aunque no con tanta claridad en los últimos comicios de 2020, como muestra el gráfico.

En jornada electoral se debe recordar que las encuestas son un ejercicio de aproximación y siempre dejan espacio para imprevistos. Al principio de la campaña gallega no se preveía el incendio que iba a desatar un encuentro informal de periodistas con una fuente del PP al más alto nivel. De allí salió la idea que nacionalizó la campaña: que Feijóo se abría a estudiar un indulto con condiciones a Puigdemont como manera de cerrar la crisis catalana.

12.00 y 17.00. ¿La participación importa?

Los avances de la participación de las autonómicas gallegas se esperan a las 12.00 y a las 17.00 de la tarde, como se publicaron en los anteriores comicios. Las especulaciones a partir de la cifra del mediodía, o incluso al cierre de las urnas, suelen ser muy poco útiles.

La participación en las autonómicas gallegas es baja. En las últimas tres jornadas electorales ha rondado el 50%, quedando incluso por debajo de ese porcentaje las de 2020, marcadas por la pandemia. Lejos quedan las participaciones de los noventa y los dos mil, donde dos de cada tres electores votaban.

La participación es más determinante para la izquierda, que solo ha conseguido ganar cuando la participación ha sido alta. La movilización que sucedió a la crisis del vertido del Prestige entregó en 2005 el mejor resultado obtenido por la izquierda en la democracia. La derecha, por su parte, ha llegado a arrasar tanto con poca participación (como en 1981, cuando Alianza Popular y UCD se llevaron 6 de cada 10 votos) como con mucha (en 1993 y 1997).

20.00. Cierre de urnas: ¿qué dice el primer sondeo?

Cuando los colegios electorales cierren las puertas se publicarán los primeros números verdaderamente útiles: los sondeos actualizados. En los últimos años, suelen ser encuestas convencionales que no se han podido publicar desde el lunes anterior, por la ley electoral.

En los comicios de 2020 se publicaron al menos dos sondeos al cierre de los colegios electorales. Uno cuyo resultado más bajo contemplaba la pérdida del Gobierno para los populares, la de GFK para la televisión pública gallega. Y otro de GAD3 publicado por Abc que sí se acercó más al resultado final que obtuvo Feijóo. De nuevo, los populares mejoraron lo que predijeron los estudios demoscópicos.

Los dos sondeos previeron el vuelco que se daría en la izquierda, con el BNG sobrepasando a los socialistas. Pero ambos también sobrestimaron los resultados de Galicia en Común-Anova Mareas, la candidatura en la que se integraba Unidas Podemos, que terminó por quedar fuera del Parlamento gallego.

Debe considerarse que estos sondeos se conocen tradicionalmente como encuesta a pie de urna, aunque no siempre lo son. En los últimos años, en España lo que se publican son sondeos convencionales, con entrevistas durante la última semana, que se difunden a las ocho de la tarde y no antes porque la ley electoral prohíbe su publicación en los cinco días previos a la votación. Sirven para cubrir el breve momento entre el cierre de los colegios y los primeros resultados provisionales.

20.00. Arranca el recuento: ¿de qué datos fiarse?

Igual que con la participación, conviene ser cautos con los datos que se publican al inicio del recuento, cuando se ha escrutado menos del 10% o el 15%. Estos datos suelen llegar una media hora después del cierre de las urnas. El siguiente gráfico muestra cómo evolucionó el recuento en los pasados comicios, con la reducción de la distancia entre el PP y el BNG.

Esta evolución deriva del dominio casi por completo del Partido Popular en las zonas rurales en las últimas citas, con la izquierda recuperando algo de terreno en las zonas urbanas. El recuento en las mesas rurales suele ser más rápido, al contar con menos votos en las urnas, de ahí la evolución descendente de los escaños del PP que se ha observado en el gráfico. Los mejores registros del BNG en las poblaciones medianas y grandes exigen cautela en los primeros compases del recuento.

Puede seguir el recuento en EL PAÍS, que informará en directo de qué escaños están en juego, y por cuántos votos pueden cambiar de partido.

22.00. Finaliza el recuento: ¿quién va a gobernar?

La pregunta principal que se ha planteado a lo largo de la campaña puede quedar resuelta en poco tiempo: si el PP logra de nuevo una mayoría absoluta podrá gobernar con comodidad. Es el más probable de los tres grandes resultados posibles, según el modelo de predicción elaborado por nuestro compañero Kiko Llaneras, que simula las elecciones 20.000 veces con los datos de las encuestas.

Si los populares no alcanzan la mayoría absoluta y solo la rozan, puede volverse determinante el papel del partido al que algunas encuestas otorgan un escaño: Democracia Ourensana. La candidatura cuenta con un sufragio difícil de contabilizar y su cara más conocida, el alcalde de Ourense ciudad, Gonzalo Pérez Jácome, ha declarado que “apoyará a cualquiera que le garantice inversiones para Ourense”.

Si los resultados son muy ajustados, y el Gobierno depende de un escaño (si el PP cierra la noche con 37 o 38 asientos), se abre incluso la posibilidad de que haya que esperar una semana para conocer cómo queda conformado el Parlamento gallego, porque entrará en juego el voto exterior.

Los gallegos expatriados con posibilidad de voto rondan los 475.000. La importancia del voto de los residentes en el extranjero durante las tres últimas autonómicas gallegas ha sido testimonial, principalmente por la vigencia del voto rogado y los trámites burocráticos que conllevaba.

La supresión de este mecanismo en 2022, con el que los expatriados han recibido la documentación electoral sin tener que pedirla, puede impulsar las votaciones. Parece difícil repetir cifras como las de 2005, cuando se superaron los 100.000 votos CERA, en un sistema que levantaba sospechas por las suplantaciones de identidad y otras irregularidades, como el voto a nombre de personas fallecidas.

Las de este domingo son las primeras autonómicas sin voto rogado desde 2009. En Galicia en las generales del pasado julio, ya sin voto rogado, se recibieron cerca de 30.000 papeletas, pero eran unas votaciones nacionales, donde se vota más. El voto, además, estuvo repartido, con el PP con unas 13.000 papeletas, por 7.000 del PSOE y el resto para otros partidos, entre ellos el BNG (1.600). Si a lo ajustado de la contienda se le une la incógnita que supone el voto exterior, el rompecabezas está servido.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Javier Galán
Reportero en la sección de Narrativas Visuales. En el periódico también ha cubierto la actualidad en la sección de última hora y contó su vuelta al mundo en El Viajero. Es licenciado en Derecho y Periodismo y máster de Periodismo de EL PAÍS.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_