El juez imputa por homicidio imprudente a los organizadores del festival Medusa en el que murió un joven

El instructor de la causa llama también como investigados al redactor del proyecto del montaje y al técnico que inspeccionó las instalaciones

Un vehículo de la Guardia Civil sale del recinto del Medusa Sunbeach Festival, al día siguiente del incidente.
Un vehículo de la Guardia Civil sale del recinto del Medusa Sunbeach Festival, al día siguiente del incidente.EVA MANEZ (Reuters)

El titular del Juzgado Número 4 de Sueca ha llamado a declarar como imputados por un delito de homicidio imprudente a los organizadores del festival de música Medusa, donde este verano falleció un joven de 22 años. En la madrugada del 13 de agosto, Cullera, localidad valenciana en la que se celebraba el evento, registró un reventón cálido que provocó un brusco ascenso de temperatura y rachas muy fuertes de viento. A causa de este fenómeno, parte de las estructuras auxiliares de las instalaciones se derrumbaron. Una de ellas causó la muerte de un joven y heridas a varias decenas de asistentes.

Además de a los organizadores, el juez ha citado también en calidad de imputados a los responsables de la empresa que realizó el proyecto del montaje y al técnico que inspeccionó las instalaciones. También llama a declarar a los responsables de la empresa que suministró las estructuras auxiliares, que fueron las que se partieron o derrumbaron y a los de la empresa que montó estas estructuras auxiliares.

La imputación del caso se extiende, además de al posible delito de homicidio imprudente, a una veintena de delitos de lesiones por imprudencia, que responden a las personas que resultaron heridas y que se han personado en la causa.

El juez ha tomado esta decisión tras el informe técnico encargado por el propio juzgado en el que el perito concluye que hubo fallos de montaje en los anclajes de determinadas estructuras auxiliares. El estudio señala que la documentación del proyecto de actividad era “insuficiente” puesto que en él no se describían “todas aquellas estructuras consideradas como auxiliares” y que estas se montaron “sin supervisión de los técnicos responsables”. El informe sostiene que “los anclajes fallaron por fallos de definición y de montaje”. “Algunos porque no existían y otros por ser insuficientes, con una resistencia al arranque muy inferior a la fuerza de tracción que se necesitaba para resistir las tracciones provocadas por el viento”, añade.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS