_
_
_
_

El proyecto del Museo Thyssen en Barcelona choca con tres grandes tiendas en pleno centro de la ciudad

El antiguo cine Comedia y tres locales contiguos tienen que albergar la colección de pintura catalana de Carmen Cervera

Museo Thyssen en Barcelona
El cine Comedia, ya cerrado, y los locales adyacentes en los que se proyecta abrir un Museo Carmen Thyssen de Barcelona.massimiliano minocri

Carmen Cervera, baronesa de Thyssen, desea abrir un museo con parte de su fondo artístico en el centro de Barcelona. Tiene un preacuerdo con un fondo de inversión, Stoneweg, y con la familia propietaria de la finca donde está previsto instalar la pinacoteca, que hasta hace meses albergaba el histórico cine Comedia. Pero el proyecto tiene un problema de tintes económicos que todavía hay que solventar. En ese mismo inmueble conviven tres grandes tiendas pese a que están en suelo calificado como equipamiento, por lo que, explican fuentes del sector inmobiliario, los dueños podrían tener que renunciar a ellas, y a los ingresos que ofrecen sus alquileres, si pretenden obtener la autorización para reformar el edificio e instalar el nuevo Museo Carmen Thyssen.

Ya se han producido reuniones técnicas para afrontar el futuro del proyecto. Y uno de los puntos que afloraron es la situación de las tiendas que hoy en día ocupan las marcas Massimo Dutti (en la Gran Via, en un local de tres plantas), Guess y Oysho (estas últimas en el lado del paseo de Gràcia). Fuentes del sector inmobiliario aseguran que en Barcelona existen muchos locales en precario como esos, ocupando espacios de un uso que nada tiene que ver con el terciario.

El problema llega cuando se tiene que regularizar para poder hacer las obras. Y los técnicos apuestan por redactar un plan especial. Ese procedimiento permitiría hacer la gran reforma que necesitará toda la finca, pero supondría mantenerla como equipamiento y, por tanto, el fin de toda actividad comercial y de restauración que no esté vinculada a la actividad cultural del museo (alguna cafetería como complemento y una tienda). “Si no se hace el plan especial no se puede hacer el equipamiento cultural”, explica una persona conocedora del proyecto, que explica que ya hay un espacio al lado de la tienda de Guess que, pese a tener publicidad de esa marca, está cerrado. Otras fuentes consultadas apuntan la posibilidad de salvar el obstáculo a través de una modificación del Plan General Metropolitano, a la que si los técnicos municipales se avinieran sería un procedimiento más largo que el del plan especial.

Los propietarios no quieren renunciar a los usos comerciales de esas tres tiendas, que algunas fuentes consideran que podrían contar en conjunto con unos 2.000 metros cuadrados de superficie. Los ingresos que perciben por ellas son altos, puesto que el paseo de Gràcia se ha convertido en la calle más cara de España, con precios medios de unos 3.000 euros por metro cuadrado, según un informe del año pasado de la consultora Cushman & Wakefield.

El edificio que alberga el antiguo Cine Comedia, en el paseo de Gràcia, en pleno centro de Barcelona.
El edificio que alberga el antiguo Cine Comedia, en el paseo de Gràcia, en pleno centro de Barcelona. massimiliano minocri

La familia propietaria, liderada por el anterior presidente del Círculo Ecuestre, Antonio Delgado, cree que está en su derecho de mantener los establecimientos con su actual rol. “Los locales comerciales situados en paseo de Gràcia 13, que datan de 1924, son plenamente legales ―explica a través de un correo electrónico―, ya que fueron abiertos al público de acuerdo a la normativa vigente en ese momento. El Plan General Metropolitano, que data de 1976, modificó los usos del suelo en Barcelona, lo que afecta a buena parte de los edificios de la ciudad, como los locales albergados en este inmueble. Pese a ese cambio de uso, los locales pueden mantener su actividad con completa normalidad al ser anteriores a la modificación”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

El Ayuntamiento de Barcelona ve en el futuro museo un complemento a la ampliación de la oferta cultural actual con la ampliación del Macba y el MNAC y evita entrar en la polémica. No obstante, un portavoz indica que todo se hará, “como no puede ser de otra forma”, desde la legalidad y que se acompañarán los diferentes instrumentos que haya eventualmente haya que tramitar. “El edificio del Comedia es de propiedad privada y le corresponde a ella definir el futuro y los usos de este edificio, y en función de lo que se acabe decidiendo, se tendrá que tramitar el planeamiento que se adecúe”, señalan fuentes municipales.

El pecado original radica en que la finca no cuenta con división horizontal y todos los inmuebles que lo componen son un conjunto calificado con la clave 7b, que es equipamiento. Fuentes conocedoras del proyecto aseguran que si la propiedad del edificio piensa en el corto plazo, mantener la actividad de sus tiendas de alquiler será más rentable, pero no en cambio si se piensa a largo plazo. Stoneweg plantea una reforma integral del edificio, lo que le permitiría pasar de los actuales 7.000 metros de superficie a una volumetría con una superficie de cerca 10.000 metros cuadrados. Pero la oferta comercial quedaría limitada a lo habitual en un museo: cafetería y alguna tienda vinculada a su actividad. Los promotores del proyecto pagarían una renta por el espacio, aunque se harían cargo de la inversión necesaria en el edificio. De momento, solo existe un preacuerdo.

450 obras desde el siglo XIX al XXI

El consejero delegado del Grupo Thyssen Collection, José Daniel Barquero, confía en que los calendarios del Museo Thyssen en el antiguo cine Comedia se cumplan entre “un año y medio o dos vista”. En conversación telefónica, el empresario y diplomático se ha mostrado satisfecho con la reunión mantenida durante la jornada del jueves entre la baronesa Carmen Thyssen y el alcalde Jaume Collboni en el Ayuntamiento de Barcelona. Una cita en la que la baronesa explicó el proyecto de pinacoteca y a la que acudieron respaldados por sus respectivos equipos y miembros del equipo inversor de Stoneweg. “Fue un encuentro muy bueno y positivo”, resume. “Si algo nos quedó claro al explicar nuestro plan es que el alcalde quiere hacer cosas por la ciudad y sumar proyectos. Y este es un proyecto que conviene a Barcelona. El museo generará centenares de puestos de trabajo y atraerá muchísimas visitas”, ha añadido.

El plan del grupo Thyssen pasa por exhibir en el futuro espacio alrededor de 450 obras de arte catalanas del siglo XIX, XX y XXI de la colección de la baronesa. “Carmen Thyssen expondrá la colección más importante del mundo de arte catalán”, ha enfatizado. Barquero ha sostenido que la reacción del resto de los grandes museos de la ciudad frente a la futura apertura de la pinacoteca en el corazón de paseo de Gràcia ha sido positiva. “Tenemos apoyo de todos los museos. Fuimos finalistas junto a otros 15 proyectos que buscaban hacerse con ese espacio. Estamos trabajando para que Barcelona dé un paso adelante y refuerce todavía más su oferta cultural”, ha resumido.


Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_