Passeig de Gràcia de Barcelona es la calle comercial con rentas más altas de España

Portal de l’Àngel, también en Barcelona, lideraba el ranking en la última edición del estudio de la consultora Cushman & Wakefield

La Pedrera de Gaudí, en el passeig de Gràcia de Barcelona.
La Pedrera de Gaudí, en el passeig de Gràcia de Barcelona.Josep Lago (AFP)

El Passeig de Gràcia de Barcelona es la arteria comercial con los precios de alquiler más altos de España y ocupa la posición número 18 en el listado mundial, según un informe de la consultora inmobiliaria Cushman & Wakefield. El estudio, titulado Main Streets Across the World, analiza las rentas de las calles comerciales y de lujo de 92 ciudades de todo el mundo. Gràcia desbanca a la calle Portal de l’Àngel, también en Barcelona, que lideraba el ranking en 2019, el último publicado. El Corte Inglés vendió recientemente uno de sus edificios históricos en esta calle. Después de estas dos vías, la tercera calle con más renta en España es Serrano, en Madrid.

La empresa ha destacado en un comunicado este miércoles que la calle del centro de Barcelona se ha impuesto también a otras madrileñas, como Gran Vía y Preciados, con una renta de 2.677 euros por metro cuadrado anual. Varias firmas de lujo tienen su sede en la capital catalana en esta calle como Dior, Versace, Lowe o Swarowski.

Según otro informe de Cushman, en los nueve primeros meses de 2022 se han firmado 86 operaciones de alquiler en las áreas prime y superprime de Barcelona y Madrid: un 25 % más que en el año anterior. La Quinta Avenida de Nueva York encabeza las calles más caras a nivel mundial, con 21.076 euros/m2/año, seguida de Tsim Sha de Hong Kong (15.134 euros) y la Via Montenapoleone de Milán (14.547 euros).

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS