_
_
_
_
_

Ernest Maragall (ERC) anuncia por sorpresa que dejará el Ayuntamiento de Barcelona en diciembre

El veterano político, líder republicano en el consistorio, pide al alcalde Collboni que acepte su renuncia

Ernest Maragall, durante el pleno de este viernes, en el que ha anunciado que se marcha del Ayuntamiento de Barcelona.
Ernest Maragall, durante el pleno de este viernes, en el que ha anunciado que se marcha del Ayuntamiento de Barcelona.Albert Garcia

El líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, el veterano político Ernest Margall, ha anunciado este viernes por sorpresa, tras cuatro horas de pleno y al final de una proposición para recuperar la comisaría de Via Laietana como centro de memoria histórica, su intención de abandonar el consistorio en diciembre. “Tome nota de mi renuncia al acta de concejal”, ha pedido el republicano al alcalde Jaume Collboni, que preside el pleno. “El de diciembre será mi último pleno” ha completado ante el primer edil, que ha reconocido: “No sé qué se hace en estos casos. ¿Hay que abrir turno de intervenciones?”.

El anuncio de este viernes llega 13 días después de que la número dos de los republicanos, Elisenda Alamany, afirmara que Maragall no se quedaría los cuatro años de mandato en el consistorio y que su sucesora será ella. “No seguirá estos cuatro años al frente del grupo municipal y las riendas las cogerá la siguiente persona de la lista, que soy”, afirmó. Unas palabras que también resultaron una sorpresa, por más que el partido intentara asegurar que no era noticia la salida de su jefe de filas. Maragall ganó las elecciones en la capital catalana en 2019, empatando en escaños con los comunes de la ex alcaldesa Ada Colau, que se apoyaron en los votos del PSC y Manuel Valls para arrebatarle la alcaldía.

La incertidumbre sobre si Collboni incorporará socios

Maragall se marcha con 80 años, pese a que antes y después de las elecciones municipales de mayo mantenía que se quedaría todo el mandato en el Ayuntamiento, tanto si estaba en el gobierno como si participaba en la oposición. El adiós del veterano político de la vida institucional coincide con el momento en que, con la investidura de Pedro Sánchez ya materializada, el alcalde Collboni debe decidir si incorpora socios a su Gobierno o sigue capitaneando la ciudad solo, con solo 10 concejales de 41. Si acaba incorporando socios, el socialista apuesta preferiblemente por comunes y ERC, y la marcha de Maragall despejará la toma de decisiones del grupo municipal.

Hasta la fecha, Alamany se ha mostrado muy crítica con la gestión de Collboni, que ve escorada a la derecha, y ha apostado por quedarse en la oposición, desde donde han rechazado varias iniciativas del socialista. “Voto político” lo llama la número dos, que hace autocrítica tras la pérdida de la mitad de escaños en las elecciones de mayo pasado. Pero también la dirección del partido tendrá algo que decir, y más cuando acaba de elegir una nueva dirección en la federación de Barcelona, fruto de una candidatura oficialista que ganó por la mínima.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El republicano, que también cuenta con una extensa trayectoria con las siglas del PSC (bajo las siglas socialistas fue concejal en Barcelona y consejero del gobierno Tripartito), ha explicado que su decisión es “estrictamente personal, tomada a conciencia y voluntariamente, exponiendo una única razón de fondo: Barcelona”. Con ERC ha sido diputado, eurodiputado y también consejero del Govern, además de concejal en Barcelona.

Tras el anuncio de Maragall, su grupo municipal ha asegurado que “seguirá trabajando incansablemente para Barcelona desde una posición apartada de la primera línea política, como hacen la mayoría de ciudadanos”. La renuncia se formalizará en el pleno previsto para el 22 de diciembre. En su lugar entrará como concejal Rosa Suriñach, que ya fue edil durante los últimos meses del mandato pasado.

Collboni reitira la palabra a un concejal de Vox

Abupto final del pleno del Ayuntamiento de Barcelona, que se ha celebrado este viernes. El alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, ha retirado la palabra al concejal de Vox Liberto Senderos por acusar a políticos y homosexuales de abusar de menores “en porcentajes iguales sino mayores” que la Iglesia. Era el último punto del pleno, después de casi seis horas, cuando el Ayuntamiento ha aprobado una declaración institucional sobre el abuso sexual que VOX y el PP no han apoyado. El texto, impulsado por el grupo municipal de ERC sostenía que el Ayuntamiento de Barcelona “se compromete a actuar y condenar abuso sexual infantil”, a “reforzar el marco jurídico para que los delitos de pederastia no prescriban”, “condenar los abusos de la Iglesia Católica”, atender a las víctimas o activar herramientas para garantizar una vida digna a los menores de la ciudad.

Tras la lectura, Collboni ha dado la palabra, por tiempo de un minuto, a PP y Vox. En el turno de Vox, el concejal Senderos ha afirmado: “Saben perfectamente que los datos de pederastia están manipulados, y que los protocolos que la Iglesia aplica son más duros con los abusadores. Mientras, colectivos como los políticos, educadores u homosexuales, con porcentajes reales iguales, sino mayores, no son portada de los medios de comunicación”.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Clara Blanchar
Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_