_
_
_
_
_

Correr en grupo con música y conociendo a gente nueva: así son los eventos de ‘Midnight Runners’

La iniciativa convierte un entrenamiento en una fiesta para “socializar y conocer gente nueva”

Midnight Runners, comunidad de corredores que se encuentran periódicamente para correr por las calles de Barcelona.
En la imagen, los participantes inician su marcha por el paseo Lluis Companys.
Midnight Runners, comunidad de corredores que se encuentran periódicamente para correr por las calles de Barcelona. En la imagen, los participantes inician su marcha por el paseo Lluis Companys.Albert Garcia

La soledad del corredor de fondo no es tan dura si se comparte con 150 personas y música a todo trapo. El plan mejora si después se va a tomar algo. Es lo que hacen dos veces por semana, lunes y miércoles, los Midnight Runners en Barcelona, un grupo de corredores que transforman un evento deportivo en una fiesta. La iniciativa nació en 2015 en Londres y se ha expandido a 18 ciudades del mundo como Sídney, Tokyo, Berlín, Bogotá o Nueva York. Ni se paga ni se cobra. La asistencia es gratuita (se confirma a través de una app) y los que lideran el evento, los capitanes, son voluntarios. A pesar de su nombre, suelen correr por la tarde, y no a media noche.

La actividad tiene un público local pero también internacional. Participan en ella personas de diversas partes del mundo que residen aquí. También residentes temporales que se unen a los eventos de otras ciudades. El grupo de Barcelona nació en 2018 y Nicolás, original de Alemania, es uno de sus capitanes. Su objetivo es “convertir estos entrenamientos en un evento de fiesta”. No lo hacen para ver quién es el más rápido, sino para “socializar y conocer gente nueva”. Los miércoles corren unos nueve kilómetros y los miércoles cinco. Paran cada kilómetro y medio para hacer ejercicio y no dejan a nadie atrás. Cuando acaban se van a un bar a charlar y conocerse.

Los participantes hacen estiramientos antes de empezar a correr en grupo.
Los participantes hacen estiramientos antes de empezar a correr en grupo. Albert Garcia

La mayoría son jóvenes, aunque hay gente de todas las edades, y tienen niveles muy diversos. Algunos corren a menudo y participan en maratones, pero otros se han iniciado en este mundo hace poco. “Está adaptado a todos los niveles, nosotros esperamos a todo el mundo”, asegura Julia. Tiene 24 años, es de Francia y es una de las capitanas del grupo. “Si es su primera vez intentamos animarlos un poco más”, explica. Como la mayoría de gente que participa en estos eventos, Julia se unió “por casualidad”, porque un conocido le habló de la iniciativa. De hecho, no corría antes de unirse, pero no quería hacer deporte dentro de un gimnasio. “La gente nueva poco a poco va mejorando, y se empieza a apuntar a carreras que ni se habían planteado”. En la ciudad no pasan desapercibidos. Corren juntos y llevan altavoces con música. Conscientes del espacio que ocupan, tienen tres normas. No cruzan semáforos en rojo, corren asumiendo que no tienen prioridad y que no están participando en una carrera.

Correr solo o acompañado son experiencias bastante distintas. Lily tiene 22 años y es de Corea del Sur. Allí corría regularmente con un grupo. Ahora está de intercambio en Barcelona y se ha unido a Midnight Runners porque una amiga les habló de ellos. “Correr en grupo es muy divertido, todos estamos motivados y podemos alcanzar nuestros objetivos”, explica. Gonzalo (40) ha venido acompañado de su perra Nala. “Es una regular”, asegura. Al principio dudaba si debía unirse porque prefiere correr solo, pero descubrió que son un grupo “muy divertido”. Independientemente de sus preferencias, los asistentes reconocen las buenas sensaciones que tienen cuando participan en estas quedadas. Claudia (32 años, de Nueva York) lo describe como un “sentido de comunidad”. A ella le gusta correr, pero hacerlo sola le parece aburrido. Se unió a Midnight Runners hace un mes.

Midnight Runners
Gonazalo hace ejercicios mientras su perra Nala descansa en el punto de encuentro de hoy en el Arc del Triomf.Albert Garcia
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La euforia del ejercicio y el buen ambiente han facilitado que estrechen lazos entre ellos. Nicolás, uno de los capitanes, conoció su actual pareja en uno de los eventos en Barcelona. Le consta, además, que hay matrimonios surgidos a raíz de estos grupos alrededor del mundo. Uno de los corredores, Evelí (32 años), corría en el grupo de Sídney. Allí, explica, conoció a gente que se juntó gracias a esta actividad. Al volver de Australia se incorporó al grupo de Barcelona, y ya hace dos años que corre con Midnight Runners. Él está acostumbrado a correr con un poco más de intensidad. De hecho, ha llegado sudado porque ha venido al punto de quedada corriendo desde su casa. “Si quiero correr rápido voy solo, si quiero correr tranqui voy con ellos”, explica. Han quedado a las ocho, hacen un calentamiento grupal y después salen a correr. Hoy empiezan dirección Parc de la Ciutadella hasta el Port Vell. Los que quieran se irán a tomar algo cuando acaben.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_