El juez cierra el caso de la alumna de una escuela de Barcelona que se suicidó y determina que no hubo acoso

Los padres acusaron al centro Pare Manyanet de Sant Andreu de no activar ningún protocolo por el acoso que recibía su hija

Imagen de archivo de un grupo de alumnos en un programa contra el acoso escolar.
Imagen de archivo de un grupo de alumnos en un programa contra el acoso escolar.A. García

El Juzgado de Instrucción Número 31 de Barcelona ha sobreseído y archivado el procedimiento penal que se seguía contra la escuela Pare Manyanet de Barcelona por el suicidio de su alumna de 15 años Kira López, el 19 de mayo de 2021, y ha concluido que no hubo ninguna situación de acoso en el colegio. Así lo ha comunicado el centro educativo este martes a las familias en una carta a la que ha tenido acceso Efe y donde consta que el juez no ve que la escuela “pudiera tener responsabilidad alguna en esta dolosa situación”.

Tras el suicidio, los Mossos d’Esquadra y el Departamento de Educación abrieron una investigación para averiguar si el suicidio de la alumna, que cursaba tercero de ESO, podría tener relación con un supuesto acoso escolar. El juzgado de instrucción número 31 de Barcelona fue el encargado de investigar el caso penal en el que la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona se personaron como parte. Durante meses, el Juzgado y los Mossos d’Esquadra han llevado a cabo una investigación exhaustiva y han analizado las comunicaciones de teléfono, redes, y ordenador de Kira; han analizado la documentación de la Conselleria de Educación y en el procedimiento tomaron declaración a diez compañeros y amigos de Kira.

En la carta, la dirección del centro educativo informa a las familias de que, tras las investigaciones, el juzgado concluye que “no existe indicio que indique que Paula Kira sufriera acoso escolar” y que “no consta denuncia o manifestación de amigos, compañeros o profesores de que estuviera sufriendo ningún tipo de acoso”.

El centro educativo también ha trasladado a las familias que el juez no ha encontrado en los dispositivos electrónicos de la menor “ningún indicio ni nada que haga sospechar de la participación de un tercero en la determinación de la menor de quitarse la vida. Lo más destacable son consultas psicológicas, investigaciones relacionadas con sus estudios o plataformas de videojuegos on line”. El juez concluye que el correo electrónico que apareció en el buzón de Kira tras su deceso con las palabras “muerte” y “muere” era un mensaje “que un compañero suyo le envió por error”, según el escrito del colegio.

La escuela también comunica a las familias que han participado en la investigación aportando toda la documentación que les ha sido requerida por el juzgado y que el director de la escuela declaró como testigo para esclarecer los mecanismos de detección y actuación en casos de acoso entre iguales, pero que “ni la escuela ni ninguno de sus miembros han sido nunca objeto de esta investigación”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En diciembre de 2021, el Departamento de Educación, tras una investigación paralela encargada a una auditoría externa, concluyó que no había indicios de acoso escolar en el suicidio.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS