La ANC y Junts se manifiestan en Barcelona contra el Govern por su acuerdo para derogar la sedición

La marcha, a la que no han asistido Òmnium ni ERC, culmina en la plaça de Sant Jaume con gritos contra el Ejecutivo

Un momento de la manifestación, justo antes de entrar en la plaça de Sant Jaume.
Un momento de la manifestación, justo antes de entrar en la plaça de Sant Jaume.LORENA SOPENA - EUROPA PRESS (LORENA SOPENA - EUROPA PRESS)

Varios miles de personas —4.500, según la Guardia Urbana; y 10.000, según los organizadores— han participado este mediodía en Barcelona en la manifestación convocada por la Asamblea Nacional Catalana contra la reforma del Código Penal al sostener que la supresión del delito de sedición lleva aparejado el de “desórdenes público agravados” que comporta, a su juicio, una criminalización de la protesta del independentismo. La cúpula de Junts, liderada por su presidenta Laura Borràs, se ha sumado a la protesta. La marcha, convocada justo el Día de la Constitución, ha partido de Pla de Palau y ha culminado en la Plaça de Sant Jaume donde el Govern, que no se ha tomado día festivo, acababa de celebrar su reunión. La movilización ha concluido con proclamas pidiendo la dimisión de ejecutivo del president Pere Aragonès.

La convocatoria ha evidenciado de nuevo la brecha en el independentismo que ya afloró durante la Diada. Esquerra no se ha sumado a la movilización. Òmnium y la CUP y diversas entidades como la PAH o Amnistía, comparten el mismo criterio por los riesgos que comporta el nuevo delito para el activismo. Òmnium se ha desmarcado al considerar que era una protesta contra el Govern. Dolors Feliu, presidenta de la ANC, ha leído un manifiesto en el que ha afirmado: “Si quieren derogar la sedición muy bien. Todo lo demás son trampas. La reforma del Código Penal y de los desórdenes públicos agravados es un peligro para el independentismo y para que no vuelva a pasar el 1-O. Para el Govern pacificar Cataluña es matar el movimiento por la independencia”.

El delito de desórdenes públicos agravados es un peligro para el independentismo y para que no vuelva a pasar el 1-O” , dice Dolors Feliu, líder de la ANC

La proclama final ha estado acompaña de gritos de “¡Aragonés, dimisión!” justo mientras se celebraba en el Palau la rueda de prensa al término del Consell Executiu. La portavoz Patrícia Plaja no ha querido valorar si detrás hay un interés para desgastar a ERC aunque ha advertido a la ANC que el Govern no es “el adversario”. “No debe equivocarse”, ha dicho. Plaja ha quitado importancia a que que Borràs y la plana mayor de Junts se haya manifestado recordando que incluso están negociando las cuentas, informa Camilo S. Baquero.

Borràs ha tenido un perfil discreto en la manifestación y no ha llegado a entrar en la plaça de Sant Jaume. Justo cuando se leía el manifiesto hablaba con otros manifestantes y se hacía fotografías. “Un estado que se cree democrático y moderno no puede mantener la sedición. Se tiene que derogar y ya está. Sin contrapartidas sin subterfugios ni modificaciones que con el delito de desordene públicos agravados ponen en cuestión el derecho de protesta”. Y tras reclamar la unidad del independentismo, Borràs ha deslizado esta frase cuando se le ha planteado por el papel de ERC: “Yo hablo de como lo ve Junts. Todos los demócratas deberían verlo así. Su motor ha sido el derecho a la manifestación, y lo continuará siendo. Y por eso pedimos a las fuerzas independentistas y progresistas que no enmascaren la sedición por un nuevo tipo penal lo que puede comportar”.

La marcha ha partido tras una pancarta, portada por la dirección de la ANC, en la que se leía: “Ningún pacto con España para encarcelarnos”. La dirección de Junts se ha quedado en la parte final del cortejo. La mayoría de participantes portaba esteladas y pequeños carteles en los que se leía: “Desórdenes públicos agravados = nuevo juguete para la justicia corrupta y franquista”;, “Desórdenes públicos agravados... apoyarlo es traicionar al pueblo” o “Bocas tapadas, ideas encarceladas. No a la reforma de la ley”. Algunos manifestantes llevaban mascarilla sobre la cual lucían una x hecha con cinta adhesiva, simulando la prohibición de hablar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Minutos antes, cerca de 200 personas, convocadas por los Comité en Defensa de la República (CDR) a través de la red, han realizado una quema simbólica de la Constitución. No eran ejemplares sino folios en los que estaba insertada una fotografía de la Constitución. En el acto han gritado consignas como “Fuera, fuera, fuera la justicia española” y “Las calles serán siempre nuestras”. Al final, han desplegado una pancarta donde se podía leer: “Solo hay un terrorista: el Estado“. El grupo ha participado después en la marcha.

Extradición de Puigdemont

Junts apunta también que la reforma puede buscar también la extradición de Carles Puigdemont, el expresidente que se encuentra huido de la justicia española en Bélgica. El Govern rechaza de plano esa visión y sostiene que si puede mejorar del texto se hará pero Plaja insiste en que ninguno de los líderes independentistas acusados de sedición tendrá un peor escenario judicial una vez se concrete el cambio legal. Preguntada sobre cómo piensa Pere Aragonès trabajar para lograr la unidad independentista (la imagen de hoy deja solos a los republicanos defendiendo la reforma dentro del espectro independentista) ha dicho: “Si dirigieran todos los esfuerzos a los puntos compartidos, en lugar de confrontarnos, llegaríamos más lejos y más rápido”.

Varias personas, convocadas por los Comités de Defensa de la República (CDR), queman simbólicamente la Constitución.
Varias personas, convocadas por los Comités de Defensa de la República (CDR), queman simbólicamente la Constitución.Marta Pérez (EFE)

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS