Cataluña estudia ampliar jornada y pagar horas extras a los profesores de FP ante la falta de especialistas

La medida está pensada para los estudios de Informática, donde algunos alumnos todavía no han podido empezar las clases

Taller de metal en el instituto Escola del Treball, en Barcelona.
Taller de metal en el instituto Escola del Treball, en Barcelona.Gianluca Battista

La falta de profesores especialistas en algunos ciclos de la Formación Profesional empieza a ser un problema endémico. El Departamento de Educación estudia una medida, hasta ahora insólita, que pasa por ampliar la jornada laboral a los docentes que lo soliciten, que se compensaría pagando horas extras, para poder así cubrir las vacantes donde no se halla profesor porque las bolsas están vacías, especialmente en ramas como la Informática. Educación no concreta cuándo se empezará a aplicar, pero los directores urgen a su puesta en marcha ya que hay alumnos que todavía no han podido iniciar las clases en alguna especialidad.

Desde el instituto Illa dels Banyols de El Prat de Llobregat explican que les faltan cuatro profesores y medio de las familias de Electricidad, Mantenimiento o Automoción. En el instituto Escola del Treball de Barcelona las cifras son parecidas: dos profesores de Sistemas Informáticos y dos de Instalaciones y Mantenimiento desde el inicio de curso. Pero la problemática se replica en numerosos centros. Según FPEmpesa, la asociación que reúne a centros de FP públicos y privados, de media faltan entre dos y tres especialistas en muchos centros de Barcelona, especialmente en Informática, un problema que ya se produjo el curso pasado. Para minimizar el impacto, los centros han dejado de hacer desdoblamientos, pero aun así admiten que hay horas que no se pueden cubrir.

La consecuencia más directa la padecen los alumnos. Uno de los varios centros consultados por este diario admite que los estudiantes pueden perder de cuatro a ocho horas semanales de clase. En otro, la situación es peor: “en los casos más extremos, de seis horas lectivas diarias, los alumnos a lo mejor solo hacen dos efectivas”, admite su director, que prefiere no hacer público el nombre del centro. En el instituto Montsià la semana pasada lograron cubrir la última vacante pendiente, pero desde principio de curso han faltado profesores en dos grados. “Cuando esto pasaba lo cubríamos con los de guardias, pero muchas veces son de otra especialidad, así que los alumnos se quedan sin hacer clase, es terrorífico. A veces los alumnos se quejan porque parece que vengan a perder el tiempo, y no les falta razón”, admite el jefe de estudios, Toni Morant.

¿Por qué faltan tantos profesores? Básicamente porque la gran mayoría opta por el sector privado, donde los sueldos son muy superiores. “Los institutos somos un termómetro. Faltan técnicos en el mercado de la fotovoltaica, y también profesores de este sector. También se exigen unos requisitos para poder ser profesor, entre ellos un máster de 6.000 euros, y ello puede ser una barrera”, tercia Joan Cañete, director del Illa dels Banyols.

El problema no es nuevo y ya se produjo el curso pasado. Tampoco es exclusivo de Cataluña. En otras comunidades, como la valenciana, Andalucía o Madrid se han producido incidencias similares. De hecho, a principios de octubre el sindicato CC OO denunciaba que en esta última región faltaban 72 profesores solo de la especialidad de Sistemas y Aplicaciones Informáticas, lo que afectaba a unas 120 aulas y 3.600 alumnos.

DVD 1127 Barcelona, 05/10/2022

Alumnos de la Escola del Treball, instituto de formación profesional en Barcelona. Taller de carpintería.

Foto: Gianluca Battista
DVD 1127 Barcelona, 05/10/2022 Alumnos de la Escola del Treball, instituto de formación profesional en Barcelona. Taller de carpintería. Foto: Gianluca BattistaGianluca Battista
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El Departamento de Educación catalán asegura que la problemática se centra principalmente en la rama de Informática. “Se trata de unos estudios con mucha demanda del mercado y un aumento de plazas y alumnos, pero no encontramos profesores”, argumenta Dolors Collell, directora general de Profesorado, quien añade que las incidencias en otras especialidades son más “puntuales y dependen de cada territorio”. Los sindicatos, que también detectan carencia en las ramas industriales, electrónica, carpintería o automoción, achacan el problema también a una falta de planificación de la Generalitat. “El Departamento no puede ofrecer un paquete de ciclos sin tener asegurado el profesorado y haber hecho el cálculo de la demanda”, coinciden varias centrales sindicales.

Para solventar el problema, Educación estudia una medida inédita que consistiría en ampliar la jornada laboral a los actuales profesores, a los que se les pagaría un complemento, para que puedan cubrir las horas vacantes. La iniciativa, propuesta por los centros educativos, ya ha pasado por la mesa de negociación con los sindicatos y fue anunciada a la junta permanente de directores. Aunque falta por conocer los detalles de la medida, en estos momentos se negocia que el aumento pueda ser de cinco horas semanales y tenga un carácter excepcional.

Los sindicatos mantienen posturas diferentes. “No seremos belicosos, pero aceptamos la medida siempre que en la bolsa no haya nadie”, afirma Xavier Massó del sindicato de Profesores de Secundaria, Aspepc. “Solo la aceptaríamos en casos in extremis, y solo para este curso, porque no queremos que se consolide y abrir la puerta a establecer las horas extras en la función pública”, asegura Rosa Villaró, de CC OO. Ustec lo rechaza plenamente porque consideran que no será una medida temporal.

Educación tampoco concreta cuándo se aprobará, mientras que los institutos urgen a ello. “Las soluciones están tardando mucho en implementarse. Con esta medida yo podría solucionar mi problema, aunque sea a corto plazo. Necesitamos medidas a medio y largo plazo”, demanda José Luis Duran. El director, que también es vicepresidente de FPEmpresa, propone que se flexibilice la normativa para que personas del sector privado puedan hacer unas horas de docencia y diseñar itinerarios formativos para que profesionales de especialidades afines puedan transitar hacia la Informática, como los matemáticos o los ingenieros de telecomunicaciones.

Paralelamente, la Generalitat trabaja en otras medidas como abrir las plazas a todos los territorios -normalmente cada zona tiene sus vacantes-, así como dejar la bolsa permanentemente abierta para que cuando alguien obtenga el título se pueda apuntar a ella. Desde los sindicatos también proponen hacer más atractiva la carrera docente (con un incremento de salarios) o flexibilizar los requisitos para estar en la bolsa. “Pero también hay que ampliar el foco y no centrarse solo en la Informática y tener en cuenta otras ramas donde ya faltan profesores, ya que el problema se puede hacer más grande.”, alerta Villaró.


Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS