Generalitat y sindicatos educativos firman la paz y se desconvocan las huelgas de septiembre

Educación propuso ‘in extremis’ contratar 3.500 nuevos profesores y reducir una hora lectiva de los docentes

El consejero de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray (en el centro), rodeados de los representantes de los sindicatos, este jueves.
El consejero de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray (en el centro), rodeados de los representantes de los sindicatos, este jueves.Carles Ribas

El curso empezará el lunes, tal como ansiaba Educación, con tranquilidad. Departamento y sindicatos han firmado una esperada paz este jueves por la tarde tras meses de conflictos por las formas y las políticas del departamento y por los recortes que se arrastran desde hace una década. La clave que ha hecho desencallar las negociaciones es la oferta que puso ayer sobre la mesa Educación para reducir una hora lectiva semanal a los docentes -que dedicarían a tareas de coordinación- en enero, lo que supone contratar a 3.500 profesores de primaria y secundaria. Además, se ha pactado que antes de final de año se pondrá fecha de cumplimiento al resto de las reivindicaciones sindicales. Con el acuerdo alcanzado, los sindicatos han anunciado que desconvocan todas las movilizaciones organizadas para septiembre.

El consejero de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, ha tachado el acuerdo de “histórico”. “Hacía 20 años que no se producía un pacto con todos los sindicatos de estas características”, ha destacado. Asimismo, ha incidido que “se revierte el principal recorte que quedaba pendiente desde hacía 10 años” y que, tras la incorporación de estos 3.500 profesores, “en enero habrá más docentes que nunca en el sistema educativo”.

Los siete sindicatos que han mantenido la protesta de forma unificada se han mostrado satisfechos del acuerdo. “La lucha da frutos”, han destacado. La recuperación de la hora lectiva y el aumento de la plantilla, destacan, “no es solo una reivindicación laboral, sino que tiene una repercusión importante en el alumnado”.

El conflicto entre sindicatos y Educación estalló en febrero cuando Cambray anunció por sorpresa el avance del curso escolar. El enfado por no haber negociado antes una medida de tal calado hizo aflorar una serie de reivindicaciones, entre ellas acabar con los recortes de hace una década, desembocó en diferentes jornadas de huelga en marzo (con un seguimiento notable) y a finales de curso (sin apenas repercusión).

El nuevo calendario es, sin duda, una de las principales novedades del curso próximo. Cataluña, la comunidad que tradicionalmente era la más tardana en iniciar las clases (siempre después de la Diada), será este año la más temprana: las escuelas abrirán puertas el próximo lunes 5 de septiembre y los institutos, el 7. La medida implica implantar la jornada intensiva en septiembre, pero se ofrecerá una hora de ocio educativo gratuita para acabar de complementar el horario y no perjudicar la conciliación de las familias. Durante esta hora los alumnos estarán con monitores, muchos de ellos serán los del comedor escolar a los que se les alarga el contrato.

Esta hora complementaria ha generado muchas dudas y críticas entre los directores, que han tenido que firmar contratos con las empresas del comedor porque consideran que las actividades no tendrán la calidad suficiente y reprochan que se está contratando personal sin exigir ni siquiera que tengan el título de monitor. Algunos directores intentaron rebelarse contra la medida y no firmar los contratos. Muchos acabaron haciéndolo tras recibir un requerimiento del departamento. Al final, solo nueve escuelas de Figueres no lo han hecho.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El conflicto por la lengua también se desinflará, al menos temporalmente, ya que Educación ha ordenado dejar de aplicar el 25% de castellano en las aulas a los 27 centros que actualmente lo están haciendo. El departamento ha enviado una carta a las direcciones asegurando que no es necesario aplicar las sentencias porque existe una nueva normativa que impide fijar porcentajes.

Otra de las novedades, que llega también con polémica, son los nuevos currículos, es decir, las guías que marcan cómo y qué deben estudiar los alumnos, a raíz de la entrada en vigor de la nueva ley educativa estatal, la Lomloe. Los nuevos currículos implantan un cambio metodológico para sustituir las clases magistrales y el aprendizaje memorístico por uno basado en competencias. El problema es que todavía no se ha publicado el currículo de Bachillerato y los profesores están planificando el curso con un borrador del documento. Educación asegura que “la semana que viene o las próximas semanas” los tendrán, pero recuerda que ya ha enviado a los centros instrucciones para que puedan organizar las clases.

La etapa de infantil presenta otras novedades. Por un lado, las aulas de Infantil3 (el antiguo P3) estarán más vacías tras la reducción de ratio y el descenso de natalidad. En total, según el departamento, un 90% de las aulas en la pública tendrán 20 alumnos por aula (y no los 25 que había hasta ahora), y un 30% de las aulas serán en la concertada. Asimismo, se estrena la gratuidad de la etapa Infantil2 en las guarderías públicas, mientras que en las privadas las familias contarán con una subvención de 800 euros anuales. La medida supone una inversión de 90 millones para la pública y 25 en la concertada.

Además, se estrena un nuevo modelo de reparto de alumnos vulnerables para evitar la segregación escolar y que se creen escuelas gueto. Educación detectó casi 21.000 de estos alumnos, que contarán con una asignación de 384,66 euros para cubrir los gastos de escolarización en la pública y 988,1 en la concertada.

El curso contará con 1.590.000 alumnos en todas las etapas y estudios, 5.000 menos que el año pasado. La plantilla de profesorado asciende a 76.406 en la pública -tras la incorporación de 1.112- y 3.717 profesionales de apoyo educativo. Asimismo, se estrenarán 11 edificios de centros públicos y tres colegios, hasta ahora concertados, abrirán como públicos. Además, habrá 52 escuelas rurales, que se sumarán a las 68 actuales.

Pero otra de las grandes novedades, y que destaca por su ausencia, afecta a las medidas por la covid. No se aplicará ninguna. “Es una nueva etapa después de la pandemia donde recuperar la ilusión, si es que alguien la ha perdido”, ha lanzado Cambray.

La lista de reivindicaciones de los sindicatos

Esta es la lista de las reclamaciones que los sindicatos educativos ha puesto sobre la mesa de negociación y su grado de logro. No obstante, algunas mejoras no son el resultado de las negociaciones, sino de la misma iniciativa del departamento.

Propuestas logradas:

-        Reducción de una hora lectiva semanal

-        Reducción de las ratios

-        Ampliar los tercios de jornada a media jornada

-        Incremento del personal de atención educativa

-        Recuperación de los estadios o complementos salariales recortados

-        Asumir la responsabilidad en la defensa del modelo de inmersión lingüística

-        Aumento de plazas de FP

En proceso o pendientes:

-        Reducir dos horas

-        Estabilización del personal interino

No logradas:

-        Moratoria de un año del nuevo calendario escolar

-        Retirada de los nuevos currículos

-        Anulación del decreto de plantillas

-        Dimisión del consejero Cambray.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS