Barcelona reduce horarios a bares y comercios en varias calles de Ciutat Vella para combatir el ruido

Las terrazas de Escudellers, Gerorge Orwell, Joaquim Costa y plaza de los Àngels deberán cerrar a las 23.00

Una de las calles donde se limitará el horario es la plaza de los Àngels
Una de las calles donde se limitará el horario es la plaza de los ÀngelsAlbert Garcia

El concejal de Ciutat Vella en Barcelona, Jordi Rabassa, ha anunciado este jueves que el Ayuntamiento va a reducir los horarios de restaurantes, supermercados y tiendas de alimentación y terrazas en las calles Joaquim Costa, plaza de los Àngels, calle Escudellers y la plaza de George Orwell para reducir el ruido en estas zonas del distrito central de Barcelona. El anuncio llega dos días después de que se limite los horarios en otras zonas castigadas por el ruido como la calle Enric Granados o el Triángulo Lúdico e Poblenou. “No somos ingenuos y sabemos que hay otros lugares donde se supera el ruido, pero solo hemos comenzado y seguiremos midiendo los decibelios en otras zonas del distrito y tomando decisiones”, ha destacado Rabassa. Pese a que todavía no entrará en vigor la reducción de horarios, ya que tienen que superar todos los trámites administrativos -que tardarán varias semanas-, el Gremio de Restauración de Barcelona ya ha puesto el grito en el cielo y ha acusado al equipo de gobierno de Ada Colau de volver a atacar a la hostelería justo después de la crisis del covid y cuando hay abiertas nuevas crisis inflaccionistas, de suministros y energéticas.

Rabassa ha anunciado que la mayoría de negocios nocturnos avanzarán el cierre: Los 53 bares que hay en estas calle bajarán la persiana a las 2.00 en lugar de a las 3.00 y las 13 terrazas tendrán que cerrar a las 23.00 todos los días de la semana (hasta ahora era hasta las 00.00 de domingo a jueves y hasta la 1.00 los viernes y sábados). Además, a las terrazas no se les permitirá unir mesas limitando a cuatro personas por mesa o núcleo familiar consiguiendo así que los grupos grandes se ubiquen en el interior de los locales. Los supermercados y tiendas de alimentación -90 en estas calles- que hasta ahora podían abrir las 24 horas tendrán que cerrar a las 22.00.

Al igual que en otras zonas tensionadas por el ruido, será obligatorio que las mesas y sillas tengan tapones y las cadenas con las que se atan sean plastificadas para evitar ruidos. Rabassa ha advertido de que para cumplir con todas estas normas, la Guardia Urbana controlará los aforos máximos de cada actividad, se reforzará la limpieza y se controlará que los comercios lancen los recipientes de cristal durante el día.

El concejal ha añadido que hay más zonas en las que se intervendrán pero primero se colocarán sonómetros y una vez que se constate –como en las calles ahora intervenidas- que se excede en tres decibelios los límites permitidos durante la noche se intervendrá en las zonas. Los comercios afectados podrán hacer alegaciones antes de aplicarse la reducción de horarios. Rabassa ha advertido que las siguientes zonas donde se intervendrá será en la calle Allada Vermell y en Almirall Churruca.

“Lo que está haciendo el equipo de gobierno con los restauradores es un acoso y derribo sin precedentes. Colau ha decidido, en vez de apuntalar la paz que firmó con las terrazas, abrir un nuevo frente rompiendo con unos horarios acordados que ya eran los más restrictivos de toda Cataluña”, denunciaba este jueves el director del Gremio de Restauración, Roger Pallarols. Hasta ahora los horarios de terrazas eran hasta 00.00 de domingo a jueves y hasta la 1.00 los viernes y sábados. “Colau ha decidido incumplir los horarios pactados reduciéndolos en Enric Granados en varios puntos de Ciutat Vella. Pronto también anunciará la reducción en cuatro plazas de Gràcia. Y lo hace para no afrontar lo que realmente preocupa a los vecinos que se quejan del botellón y el incivismo del que no es responsable la restauración”, denuncia. El Gremio de Restauradores ya ha amenazado con responder política y judicialmente a la reducción de horarios. “Además, si notifican esta reducción horaria a los negocios durante el mes de agosto denunciaremos indefensión porque es precisamente el mes en que es más complicado el acceso al servicio jurídico y técnico por parte de nuestros asociados”, asegura Pallarols.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS