Salvador Illa: “No hay razón para demorar el encuentro entre Sánchez y Aragonès”

El líder del PSC y de la oposición en Cataluña cree que el ‘president’ “tendría más credibilidad si practicara el diálogo”

Salvador Illa, primer secretario del PSC y líder de la oposición en Cataluña, el jueves en el hotel Vela de Barcelona.
Salvador Illa, primer secretario del PSC y líder de la oposición en Cataluña, el jueves en el hotel Vela de Barcelona.Massimiliano Minocri

Salvador Illa, primer secretario del PSC (56 años, Roca del Vallès, Barcelona), asegura que el Gobierno no se ha saltado el Estado de derecho en el escándalo del espionaje. El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, que calificó la situación de “gravísima”, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se emplazaron el pasado viernes en las jornadas del Círculo de Economía a reunirse en cuanto las agendas lo permitan. Illa reclama esa cita y también impulsar el diálogo entre catalanes.

Pregunta. ¿Cuándo cree que deberían reunirse?

Respuesta. El diálogo es más necesario que nunca entre gobiernos, entre presidentes y entre catalanes.

P. ¿Que sea cuanto antes?

R. No hay razón para demorar el encuentro. Me gustaría que se conociera la fecha de la reunión a la vez que la del inicio del diálogo entre catalanes. Las dos cosas son igual de relevantes.

P. ¿No cree que Pedro Sánchez ha tardado en dar explicaciones?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. El Gobierno no tiene nada que esconder ni ocultar. Y desde el principio ha mostrado su voluntad clara de transparencia, con las limitaciones que imponen las materias reservadas porque comprometen la seguridad del Estado.

P. ¿Teme que ERC rompa la relación con el Gobierno?

R. Lo que me preocupa es que Cataluña avance. Ofrecí a Aragonès hace meses 43 acuerdos. Nuestra actitud es constructiva. No sé qué gana ERC votando contra el decreto de ayudas por la guerra con la bonificación de 20 céntimos por litro de gasolina.

P. Aragonés pidió hace 10 días la dimisión de la ministra de Defensa, Margarita Robles. ¿ERC se contentará con menos?

R. No se trata de contentar, sino de clarificar las cosas. Y cuando lo estén y se llegue a conclusiones, ver si procede pedir responsabilidades. Hacerlo al revés me parece muy equivocado.

“Aragonès tendría más credibilidad si practicara el diálogo en Cataluña con partidos y sindicatos”

P. ¿Cómo se aclaran las cosas si los socialistas rechazan una comisión de investigación?

R. Con las cuatro vías en marcha: la de la investigación interna del CNI; la de la Comisión de Secretos Oficiales; la de la justicia; y la del Defensor del Pueblo.

P. El president dice que le espiaron cuando negociaba la investidura de Sánchez y pide que se desclasifique el permiso judicial.

R. Eso lo tendrá que decidir el Gobierno en razón de los dos intereses contrapuestos: la voluntad de aclarar y la reserva en materia de seguridad. Estuve en esa negociación. No hacía falta tener ningún tipo de información más que el diálogo franco y abierto.

No tengo ninguna duda de que el Gobierno se ha movido dentro de los márgenes del Estado de Derecho

P. ¿Cómo es posible que el móvil del presidente y de la ministra Robles hayan sido intervenidos?

R. Se ha informado a la justicia y hay que aclararlo. El riesgo cero no existe. Ahora se han destinado 1.200 millones a ciberseguridad.

P. ¿No hay una doble vara de medir, como denuncian los independentistas?

R. Los hechos no lo acreditan. Creo que las dos situaciones merecen una aclaración con las limitaciones de la reserva.

P. Cuando Robles dijo en el Congreso: “¿Qué tiene que hacer el Estado si le declaran la independencia?”. ¿Asumía el espionaje?

R. Entendí que el Gobierno y el Estado se han movido dentro de los márgenes del Estado de derecho. No tengo ninguna duda.

No tengo vocación de intermediario. Actúo como primer secretario del PSC. Y como jefe de la oposición quiero una relación de máximos

P. ¿Usted hace de puente entre los dos presidentes?

R. No tengo vocación de intermediario. Actúo como primer secretario del PSC. Y como jefe de la oposición quiero una relación de máximos. Los ciudadanos no merecen un boicot. La situación reafirma la necesidad de un diálogo completo: no solo del Govern o la mitad del Govern con el de España, sino también entre catalanes.

P. Aragonès ha congelado la mesa de diálogo, que no se reunía desde septiembre

R. Y yo, que gané las elecciones, ¿no tengo nada que decir sobre el futuro de las relaciones entre Cataluña y España? Puedo entender que quiera un ritmo más ágil, pero: ¿Por qué no ha puesto en marcha el diálogo entre catalanes? Hay cuestiones que abordar, como hacer una ley electoral; dejar de estar a la cola de España en renovables; o impulsar el catalán, que ha ido en retroceso.

“¿Dimisiones? No se trata de contentar a Esquerra sino de clarificar las cosas”

P. Le preguntamos por la relación entre gobiernos

R. Esa era un parte. Estaba la comisión bilateral y la del diálogo entre partidos. Y ERC lo firmó. Aragonès quiere más diálogo. Y yo también. ¿Y el de aquí? Parece que tengan miedo a oír opiniones distintas. También con los sindicatos de la enseñanza. ¡Un partido de izquierdas que vota contra la reforma laboral! Parece un partido contra los sindicatos. Me parece muy bien que se reivindique el diálogo y mejor que se practique. Aragonès tendría más credibilidad cuando lo reclama si lo practicara con los sindicatos o partidos.

P. ¿No son excusas las elecciones de Castilla y León y Andalucía o la guerra para no convocar la mesa de diálogo?

Aragonès quiere más diálogo. Y yo también. ¿Y el de aquí? Parece que tengan miedo a oír opiniones distintas

R. Puede haber influido. Pero llevamos un año de gobierno y no han encontrado un solo día.

P. Dice que Jaume Collboni será el candidato del PSC a la alcaldía de Barcelona. Si no lo fuera, ¿Miquel Iceta sería un buen candidato?

R. Es un magnífico ministro. Y Collboni será candidato. El PSC ha estabilizado Barcelona. Hay que pensar en la ciudad y no usarla como moneda de cambio por los intereses de ERC en la Generalitat.

P. No habrá entonces un cambio en el último minuto por Maria Eugènia Gay, la actual delegada de Gobierno, por ejemplo.

R. No. El PSC es un partido previsible.

P. Pues usted negó que fuera a ser candidato a la Generalitat horas antes de ser designado.

R. No podía anunciarlo. Ahora la responsabilidad la tengo yo.

P. Elsa Artadi (Junts) deja la política. Dice que no podía más

R. Todo mi respeto. La política es más dura de lo que parece.

P. Ha dado tres prórrogas a Junts para que firme la reforma de la ley del catalán. ¿Cómo cree que va a acabar ese pacto?

R. Junts tiene un papel relevante en la política catalana. Está en un proceso congresual y espero que lo resuelva de la mejor forma posible: a ver si logramos un poquito de seriedad y si firma un documento que no quede en el aire cinco horas después. No tenemos inconveniente en dar tiempo para lograr un acuerdo más amplio. Me gustaría que el PP se sumara. Feijóo habla gallego y no significa romper España. Ya es un avance.

P. Javier Lambán se echó atrás tras firmar la propuesta del COE sobre los Juegos de Invierno 2030. ¿Se enfadó con él?

R. Alejandro Blanco, presidente del COE, está haciendo un magnífico trabajo. Debo ser discreto. El Govern trabaja en la dirección correcta. Los Juegos se harán, pero competimos con ciudades con experiencia. A ver si tenemos un poco de altura de miras.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS