La supresión de los conciertos divide a los sindicatos educativos en Cataluña

La manifestación del próximo 14 de mayo cuenta solo con el apoyo de la mitad de las organizaciones

Pancarta unitaria de la manifestación de los sindicatos educativos, el 30 de marzo.
Pancarta unitaria de la manifestación de los sindicatos educativos, el 30 de marzo.EUROPA PRESS (Europa Press)

La escuela concertada ha abierto una brecha en el frente sindical educativo, que en los últimos meses había demostrado una unidad poco usual y que desembocó en cinco jornadas de huelga en marzo. Pero esa unidad no se visualizará en la manifestación convocada para el próximo 14 de mayo. La incorporación de la supresión de los conciertos educativos, a petición de las asociaciones de familias, dentro de las reivindicaciones de la manifestación ha hecho que los sindicatos con representación en el sector privado se descuelguen.

Este miércoles se presentarán los detalles de la manifestación que lleva por lema “La comunidad educativa dice ¡BASTA! Por una educación pública de calidad”. La marcha debía visibilizar el enfado del profesorado contra las políticas del consejero de Educación Josep Gonzàlez-Cambray. Pero falta por ver cómo afectará el hecho que la convocatoria no cuente con el soporte de todos los sindicatos del sector. La impulsan las organizaciones sindicales Ustec (la mayoritaria), Intersindical-CSC, CGT, el sindicato de secundaria Aspec, el Sindicato de Estudiantes y la aFFac (la federación de asociaciones de familias).

Precisamente, algunas de las peticiones puestas sobre la mesa de la aFFac son las que han generado la controversia, especialmente la reclamación que se supriman los conciertos educativos, según avanzó La Vanguardia. Esto ha provocado que CC OO, UGT y USOC —con representación en la escuela concertada— decidan no secundar la convocatoria. “No podemos apoyar el despido de 60.000 trabajadores”, argumentan fuentes de estas organizaciones.

Desde el inicio de año, los siete sindicatos educativos han ido a la una, especialmente tras el anuncio por sorpresa del cambio del calendario escolar por parte del consejero Cambray. Esta fue la gota que colmó la paciencia de un profesorado exhausto por dos años de pandemia y unos recortes arrastrados durante una década. Esta energía se canalizó en un frente que convocó cinco días de huelga en marzo —con un seguimiento desigual— y una imagen de fortaleza ante el Departamento de Educación, aunque las negociaciones para revertir parte de los recortes han fracasado.

La aFFac dio apoyo, desde el exterior, a la huelga, ya que al no ser un sindicato no la podía convocar. “Ahora sí somos una entidad convocante de la manifestación porque nos hemos sentido cómodos con lo que se reclama y cómo se reclama”, apuntan fuentes de la entidad.

Con todo, los sindicatos no renuncian a este frente contra Cambray y esta misma semana tienen la intención de anunciar nuevos días de huelga. En principio, según fuentes sindicales, la idea es que sean días sueltos de paro durante lo que queda de curso, que finaliza el 22 de junio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete


Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS