Los Mossos investigan si tras el intento de suicidio de una menor de Girona hay un caso de acoso escolar

El caso trascendió el pasado viernes cuando el padrastro de la niña quedó detenido tras golpear al director del instituto Cassà de la Selva

Imagen de archivo de los Mossos d'Esquadra
Imagen de archivo de los Mossos d'EsquadraMOSSOS D'ESQUADRA (Europa Press)

Los Mossos d’Esquadra y la Conselleria de Educación de la Generalitat están investigando si el intento de suicidio de una menor de 15 años el pasado jueves 28 de abril fue provocado tras varios episodios de acoso escolar en el Instituto de Cassà de la Selva (Gironès), donde estudia la menor. El casó salió a la luz el viernes, cuando se supo que el padrastro había acudido al centro educativo y había golpeado al director. Ese mimo día se realizó una concentración en el centro en contra la violencia y a favor del docente. Este lunes,en cambio, medio centenar de padres, alumnos y ex alumnos se concentraron en apoyo a la menor y para denunciar que sufren este tipo de situaciones desde hace años, apuntando directamente al profesorado y a un director “autoritario” a quien acusan de “no hacer nada” para frenar el acoso escolar.

Los mossos han abierto diligencias informativas para averiguar qué hay detrás de este intento de suicidio, si puede haber un caso de bullying. Para ello tienen previsto tomar declaración a la menor, a su familia, a los docentes y al alumnado. Por su parte, el departamento de Educación han confirmado que el caso está en manos de la unidad de apoyo al alumnado en situación de violencia (Usav), que a parte de investigar sobre este caso y comprobar como se ha gestionado, también analiza todos los expedientes por si ha habido denuncias anteriores en el mismo centro sobre casos similares.

La mañana del pasado 28 de abril la menor de 15 años intentó suicidarse y fue llevada al Hospital Santa Caterina de Salt. Según contó la madre de la menor, Jessica Zacarías, su pareja y padrastro de la joven acudió al día siguiente al Instituto a pedir explicaciones sobre lo sucedido al director. Según ella, el docente se río y dijo “que no tenía ganas de hablar”, lo que motivó que su pareja, “en caliente”, le pegara un puñetazo y lo tirara al suelo. Zacarías mantiene que no es la primera ocasión que su hija intenta acabar con su propia vida y siempre como consecuencia de diferentes acosos en el centro educativo.

El profesorado alertó de la agresión a los Mossos d’Esquadra y sobre las once acudieron al centro y detuvieron al agresor, de 38 años y nacionalidad española, como presunto autor de un delito de atentado contra la autoridad a funcionario público. Los docentes del centro educativo se concentraron esa misma mañana en el patio del instituto como muestra de rechazo a la agresión y leyeron un manifiesto contra la violencia con “su condena más absoluta ante una agresión como esta porque la violencia no debería ser el camino para resolver conflictos”. Por su parte, la madre de la menor fue a la comisaría de los mossos a denunciar al centro educativo, a la dirección y la tutora de su hija.

Tras la detención del padrastro, la madre de la menor contó su caso en las redes sociales y este lunes se convocó una concentración en apoyo a la menor y a su familia que también denunció diversos casos de acoso en este centro, no sólo por parte de alumnos, sino sobre todo del profesorado. Medio centenar de padres, alumnos y ex alumnos se concentraron frente al centro con carteles de ‘Stop bullying’ y proclamas como “Queremos soluciones”. Varios fueron los testigos, progenitores de actuales alumnos o ex alumnos del centro que contaron haber sufrido situaciones de “humillación” por parte no sólo de alumnos, también de profesores. Algo que dicen “hace mucho tiempo que pasa”.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS