Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

¿Un ‘president’ invisible?

El 50% de las personas encuestadas en el barómetro del CEO declara desconocer el nombre del ‘president’ de la Generalitat

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en su escaño durante la segunda jornada del pleno del Parlament.
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en su escaño durante la segunda jornada del pleno del Parlament.Marta Pérez (EFE)

El reciente barómetro del CEO, publicado ahora hace pocos días, contiene una serie de datos muy interesantes. Se agradece que se haya explicado tan claramente el método: se ha realizado a lo largo de todo el mes de marzo a través de entrevistas presenciales, una técnica más compleja y cara pero que puede intentar sortear el posible sesgo derivado del creciente hartazgo de la multiplicación de las llamadas con fines comerciales, así como la posible alteración de las muestras derivadas del hecho de que ya casi no hay teléfonos fijos. Desde un punto de vista de las preferencias partidistas, arroja un escenario en el cual no sólo las opciones pactistas de PSC y ERC parecen hegemónicas delante de la intransigencia de los partidarios de Puigdemont, en franco retroceso. Por otra parte, en el ámbito de las preferencias en las relaciones entre Cataluña y España vuelve a confirmar la tendencia bajista de la opción independentista en su conjunto, que, en pregunta binaria, se estanca en el 44%, pero en pregunta multirespuesta, obtiene sólo un 35%, seguido a corta distancia por las opciones autonomistas, con un 28% y las federales, con un 23%.

La parte en torno a la situación económica también es sumamente interesante y deja entrever una consciencia profunda y ponderada por parte de la ciudadanía en torno a la dificultad de la coyuntura que nos ha tocado vivir: hay percepción clara de que estamos significativamente mejor que en los tiempos pandémicos de más intensidad, pero también la hay de que el futuro será complicado.

La parte sobre gobierno e instituciones, entre muchos otros datos (como por ejemplo la sensible mejoría experimentada por el Gobierno central a lo largo de la última legislatura, por mucho que su nota se quede por debajo de la del Gobierno de la Generalitat) desvela una clara atención de la ciudadanía a las cuestiones materiales, que se concreta en que las instituciones de gobierno mejor valoradas son la Unión Europea y los ayuntamientos. Se valora quién ha sabido ofrecer respuestas: los planes de recuperación europeos deben de estar detrás de esta valoración, así como la capacidad de las instituciones municipales de dar respuestas concretas a la ciudadanía en tiempos difíciles.

Finalmente, en un apartado más general de “Otras cuestiones sociopolíticas”, se encuentra quizás el dato aparentemente más sorpresivo de este barómetro: el 50% de las personas encuestadas declara desconocer el nombre del president de la Generalitat. Es chocante teniendo en cuenta la tradición presidencialista de las instituciones catalanas después de la dictadura. Sin embargo, la invisibilidad del president quizás no se deba tanto a la trayectoria de Pere Aragonès (medianamente bien valorado en otros apartados de la encuesta), sino a la debilidad de la institución, deteriorada de manera muy sensible en los últimos años.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS