Fèlix Millet dice adiós a sus obras de arte: 254.000 euros por un óleo de Isidre Nonell

La Sala Parés vende el cuadro del pintor modernista embargado y depositado en el MNAC desde 2012 por el ‘caso Palau’

'Figura de Mujer', de Isidre Nonell y 'Retrato de niña Sardà' de Ramon Casas, las dos obras entregadas por Millet en 2012 en el MNAC.
'Figura de Mujer', de Isidre Nonell y 'Retrato de niña Sardà' de Ramon Casas, las dos obras entregadas por Millet en 2012 en el MNAC.

El pintor modernista Isidre Nonell (1872- 1911) vendió muy pocas obras a lo largo de su carrera. Vivía, fundamentalmente, de lo que le pasaba su familia, que regentaba una fábrica de sopas. Pero el destino ha querido que Figura de mujer, una de las pinturas de este autor de cuadros en los que aparecen la mayoría de las veces gitanos, pobres y marginados de la sociedad, sea uno de los primeros bienes embargados a Fèlix Millet que se venden para resarcir a los perjudicados por el expolio del Palau de la Música.

El óleo —de 60 por 51 centímetros y pintado en 1909— ha sido vendido recientemente por la Sala Parés por un precio neto de 254.000 euros, según ha podido saber EL PAÍS. El dinero se ingresará en la sala del tribunal y servirá para cubrir parte de los 23 millones del expolio. Tanto Figura de mujer como Retrato de la niña Sardà —de 92 por 48 centímetros y pintado por Ramon Casas en 1893— están depositados en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) desde abril de 2012, cuando el juez instructor del caso Palau ordenó su embargo.

“El juzgado nos ha encargado que busquemos un comprador para estas ventas, pero la operación está en trámite, todavía no se ha materializado”, explica el director de la galería, Joan Antonio Maragall Garriga. Fuentes del Palau, sin embargo, dan por hecha la venta. Según Maragall, como ha sido imposible exponer la obra en su centenaria galería, han sido ellos los que han buscado entre la amplia cartera de sus clientes a potenciales compradores. El tribunal permitió que los interesados tuvieran acceso a las reservas del museo barcelonés, donde todavía permanecen los dos cuadros.

En el caso de la obra de Casas, que está valorada en unos 350.000 euros, el galerista barcelonés asegura que todavía no hay ningún comprador que haya mostrado interés por la pintura. “Pero espero que algún día se pueda vender. Estamos en ello”.

Cuando las obras se depositaron en el MNAC en abril de 2012, trascendió que los abogados de Millet habían solicitado permiso, dos años antes, para vender el cuadro de Nonell por 220.000 euros. Aseguraron que tenían un comprador y que así podrían pagar los gastos judiciales del proceso. Pero los nuevos responsables del Palau —con el abogado Joan Llinares a la cabeza— bloquearon la venta al considerar que el precio por el que se quería vender era inferior de la obra, que ellos calcularon por unos 300.000 euros.

La casa de Félix Millet en L'Ametlla del Vallès (Barcelona).
La casa de Félix Millet en L'Ametlla del Vallès (Barcelona).JOAN SÁNCHEZ

El juez instructor del caso Palau, Josep Maria Pijoan, acordó en 2012 el embargo de los bienes de Millet; entre ellos, las obras de Casas y Nonell. Cuatro meses más tarde, y ante la sospecha de que el expresidente del Palau podría guardar más obras de arte en su mansión de L’Ametlla del Vallès (Barcelona) ordenó registrarla. La policía se incautó de una treintena de obras de arte y bienes de valor y de 43.000 euros en efectivo. Entre las obras, paisajes, bodegones y retratos, predominan las de pintores catalanes de primera fila como Ramon Casas, Joaquim Mir, Rafael Llimona, Francesc Gimeno, Francesc Miralles, Josep de Togores y Rafael Durancamps, entre otras.

La operación para la venta de los cuadros de Casas y Nonell comenzó a fraguarse hace unos meses, cuando la presidenta del Palau, Mariona Carulla, contactó con el dueño de la Sala Parés —donde Millet había comprado los cuadros— para preguntarle su valor. Maragall le contó que el expresidente del Palau había adquirido otro cuadro en 2005 —L’hort del batlle, un paisaje al óleo sobre tela de Joaquim Mir de 1924— del que no se ha hallado el rastro. Los Mossos tratan ahora de encontrar alguna pista para localizarlo.

La venta de las obras de arte ha sido autorizada por la Sección Décima de la Audiencia de Barcelona con un precio de tasación mínimo. Otros bienes —como los inmuebles propiedad de Millet y de su mano derecha en el Palau, Jordi Montull— serán subastados.

Ejecución difícil

En 2020, el Tribunal Supremo confirmó la sentencia del caso Palau y fijó en 23 millones de euros el expolio. Desde entonces, la Audiencia de Barcelona —que enjuició los hechos y dictó la sentencia inicial— la ejecuta. No está siendo fácil. En parte, por la enorme carga de trabajo que supone: una funcionaria dedica media jornada de trabajo diaria a este asunto, mientras que la letrada de la administración de justicia —que lleva el peso en las ejecuciones de sentencias— “resuelve casi diariamente los escritos que entran”, según fuentes judiciales

Pero la recuperación del dinero robado se ha complicado, sobre todo, por las maniobras de los saqueadores confesos. El tribunal ha acabado instando la apertura de una causa penal contra ellos por ocultar bienes y objetos de valor (Millet) y el cobro de alquileres (Montull). Por ahora se han recuperado, explican fuentes judiciales, nueve millones de euros. Como en el caso del cuadro de Nonell ya vendido, esas cantidades se consignan en la cuenta del juzgado y después revertirán en los perjudicados y muy especialmente en las arcas del Palau de la Música.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS