El estreno del exobispo de Solsona como becario en una empresa de semen de cerdo

Xavier Novell, titulado en ingeniería agrícola, trabaja en el laboratorio analizando la calidad del esperma

Xavier Novell i Gomà, exobispo de la Diócesis de Solsona (Lleida)
Xavier Novell i Gomà, exobispo de la Diócesis de Solsona (Lleida)Marcel.li Saenz Martínez

Primero fue la novia, luego un piso de alquiler y, ahora, un trabajo con horario fijo y bajo las directrices de unos jefes de carne y hueso. La vida de Xavier Novell ha entrado de lleno en la dinámica de la rutina secular. Desde el 1 de noviembre es empleado de Semen Cardona, una potente empresa del sector porcino, que lo ha contratado para que desempeñe labores de técnico de laboratorio. Está a prueba y, entre sus funciones, entran las analíticas y la evaluación de calidad del esperma de los cerdos.

Semen Cardona, especializada en la elaboración de dosis para inseminación artificial porcina de alto rendimiento, cuenta con 180 empleados. Ninguno tan mediático como su reciente incorporación. “Nos ha sorprendido mucho todo el barullo que se ha desencadenado, no nos lo esperábamos”, comenta un directivo de la firma. Ha habido medios de comunicación que incluso se han apostado a las puertas del centro de trabajo para tratar de captar imágenes del exreligioso acudiendo a la faena. Incluso la BBC británica y medios de Estados Unidos se han hecho eco de la unión de Novell con una novelista, divorciada y con hijos, que escribe tramas satánicas de tinte erótico. Una diplomatura en ingeniería técnica agrícola fue la carta de presentación que hizo valer Novell cuando se acudió a las dependencias de la compañía, líder en España en su sector, a buscar trabajo.

“No lo conocíamos de nada, no habíamos tratado nunca con él”, afirma un alto responsable del negocio. Novell deberá pasar un período de formación de nueve meses, durante el que deberá demostrar sus capacidades para quedarse con la plaza. “Lo mismo que cualquier otro trabajador”, indica el nuevo jefe del exobispo. “No somos especialmente religiosos, más bien al contrario”, afirma la misma fuente. En sus tiempos de prelado, Novell cultivó una amplia agenda de contactos que, supuestamente, dejó en el cajón al iniciar el proceso de búsqueda de empleo. Mientras el juzgado de paz de Súria, municipio de Sílvia Caballol, la novia, avanza los trámites para la ceremonia de matrimonio civil, Novell se instaló en un piso en Manresa. Desde ahí, rastreó empresas cercanas donde pudiesen valorar su currículum. Semen Cardona, que se presenta como “uno de los referentes mundiales” de la inseminación de cerdos, fue una de las prioridades de Novell. Cardona y Manresa están separadas por apenas una treintena de kilómetros. El exreligioso concentrará sus tareas en el laboratorio, lo que le evitará, de entrada, tener que rasgar el cerrado círculo social en el que vive desde que se fue del palacio de Solsona.

La solicitud de Novell entró en las oficinas en un momento de especial necesidad para Semen Cardona. “En los últimos dos meses hemos contratado a veinte personas”, indica uno de sus ejecutivos. La tarea de Novell consiste en analizar y evaluar las muestras de semen fresco que llegan al laboratorio desde la veintena de centros de recogida que tiene la firma. En el laboratorio se verifica que el esperma sea de suficiente calidad reproductiva y que esté libre de enfermedades e infecciones. En 24 horas las dosis son enviadas a las granjas, listas y homologadas para su aplicación. Desde la compañía reconocen que la incorporación de Novell causó debate entre los responsables de contratación, pero que se puso en valor su formación, y el hecho que su trabajo de fin de estudios versara, precisamente, sobre la reproducción artificial del sector porcino. “Además, es alguien que durante mucho tiempo ha estado al frente de un grupo de personas, se le suponen buenas capacidades”, sintetiza un nuevo compañero de trabajo del exobispo. Han pasado tres meses desde que Novell comunicó al Vaticano que colgaba el hábito. Dejó el confort del palacio episcopal y el poder del báculo, por amor. La renuncia al obispado le implicó la obligación de buscarse un sustento. Lo ha encontrado en una empresa que ha sabido exprimir la nula ambigüedad de su nombre para adueñarse del mercado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS