Alzhéimer: Un año para recordar

La aprobación del fármaco aducanumab es un hito porque actúa sobre las causas de la enfermedad

Una mujer coge la mano de su marido, con Alzhéimer.
Una mujer coge la mano de su marido, con Alzhéimer.EUROPA PRESS (Europa Press)

El 7 de junio de 2021 la FDA, la agencia americana del medicamento, decidió aprobar el fármaco aducanumab para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer en EE UU. Aducanumab (bajo el nombre comercial Aduhelm) es un anticuerpo que actúa eliminado el amiloide cerebral, una de las lesiones claves de la enfermedad. Pese a que la compañía interrumpió los estudios de Fase 3 en marzo de 2019 por falta de eficacia, un análisis posterior mostró que los pacientes que habían recibido la dosis más alta mostraban una reducción muy marcada de amiloide cerebral y una mejoría clínica respecto a los que recibieron placebo. La falta de datos completos por la interrupción prematura de los estudios, así como el uso de una vía acelerada por parte de la FDA han generado una gran controversia sobre su beneficio real, el impacto sobre otros medicamentos todavía en investigación y los costes asociados del tratamiento. La FDA ha requerido a la compañía un nuevo estudio para comprobar su eficacia. En Europa, la Agencia Europea del Medicamento se pronunciará a principios del 2022.

Pese a la controversia, la aprobación de aducanumab en EE UU representa un hito desde que en 1906 el psiquiatra alemán Alois Alzheimer describiera las lesiones típicas de la enfermedad. Es el primer tratamiento aprobado desde el 2003, pero el primero que actúa sobre sus causas, ya que hasta ahora solo disponíamos de medicaciones que actúan sobre los síntomas. La aprobación de un fármaco biológico para el alzhéimer acelerará la inversión en investigación y atraerá nuevos fondos, muy necesarios para tratar una enfermedad que a nivel mundial siempre ha recibido una inversión mucho menor que otras con menor peso sociosanitario.

La existencia de tratamientos inmunológcos para el alzhéimer supone una llamada de alerta para nuestros gestores sanitarios. El coste en EE UU es de 56.000 dólares anuales y requiere administración periódica endovenosa. Aún en el caso de que no se aprobara en Europa hay otros dos anticuerpos contra el amiloide en la fase final de investigación con resultados prometedores. Actualmente hay 126 medicamentos para el alzhéimer en estudio y un 30 de ellos son biológicos, principalmente anticuerpos de administración endovenosa. Nuestro país, al margen del coste del medicamento, no está preparado para poder administrar un tratamiento de este tipo. Disponemos de un tiempo de oro para planificar como se administrarán estos tratamientos.

Es prioritario dotar a los hospitales de los recursos adecuados, como estudios de marcadores de líquido cefalorraquídeo, hospitales de día, equipos de neuroimagen y personal sanitario adecuadamente formado. Aunque supone una inversión elevada, si se demuestra una reducción de la dependencia asociada a la enfermedad en los últimos años podría compensar los costes. No es un reto fácil para un país que, a diferencia de la mayoría de los países europeos, todavía no dispone de un Plan de Alzheimer implementado. Si algo hemos aprendido en estas últimas décadas es que el alzhéimer siempre avanza y no espera. El tiempo corre y los pacientes no se lo pueden permitir.

Albert Lleó es director de la Unidad de Memoria del Servicio de Neurología del Hospital Sant Pau de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción