Barcelona alarga el uso hotelero de los terrenos del hotel Juan Carlos I para evitar su cierre

El Ayuntamiento acuerda extender la concesión hasta el año 2090 y en otoño abrirá un concurso para buscar un nuevo gestor

El Hotel Fairmont Rey Juan Carlos I, en una imagen de archivo.
El Hotel Fairmont Rey Juan Carlos I, en una imagen de archivo.

El hotel Fairmont Rey Juan Carlos I, un fastuoso establecimiento que se erige en la avenida Diagonal como símbolo de las construcciones de la Barcelona olímpica, tiene ya más asegurado su futuro. El Ayuntamiento de Barcelona y Barcelona Project’s, propietario del establecimiento, firmaron el pasado jueves un protocolo que permite garantizar la continuidad de este hotel de lujo, amenazado por sus problemas económicos y por una concesión de uso hotelero en terrenos municipales que terminaba en 2040, lo que le restaba valor como inversión de futuro para eventuales compradores. El consistorio ha decidido tomar cartas en el asunto y sacar a concurso la gestión del hotel el próximo otoño para los siguiente 19 años, a la vez que alargará la concesión del suelo cincuenta años más, hasta 2090.

Más información

El acuerdo, avanzado por La Vanguardia, permitirá salvaguardar cerca de 500 puestos de trabajo. El hotel arrastraba problemas económicos y una elevada deuda, superior a 70 millones de euros. Hacía tiempo que el futuro del Juan Carlos I estaba en la cuerda floja: o entraba en quiebra y cerraba, o se vendía a precio de saldo a uno de los fondos de inversión que estaban al acecho. La crisis del coronavirus fue el mazazo final: tras cerrar provisionalmente en noviembre de 2020, el pasado mes de marzo presentó un preconcurso de acreedores. El hotel estaba en venta por el precio de un euro más la deuda, pero aún así no conseguía comprador.

Uno de los escollos, el estar sobre un suelo municipal cuya concesión para uso hotelero terminaba en un plazo relativamente corto de tiempo, ha sido el que el Ayuntamiento ha querido superar con el acuerdo. El Juan Carlos I fue uno de los hoteles que se levantaron para los Juegos Olímpicos de 1992, en ese momento uno de los pocos establecimientos de lujo de la ciudad. El plan de hoteles del alcalde Pasqual Maragall preveía una concesión del uso durante 50 años, momento a partir del cual el Ayuntamiento recuperaría tanto los terrenos como los edificios.

El acuerdo entre el Ayuntamiento y la propiedad, que pidió que se ampliara la concesión, es doble. Ya que el consistorio no puede, por ley, ampliar la concesión directamente para un operador, en otoño avanzará el concurso para buscar nuevo gestor y al mismo tiempo alarga la concesión 50 años más. Si el concurso lo gana la actual gestora, el grupo francés Accor, este y los propietarios ganarán tiempo para sanear la economía del establecimiento, y si lo gana una empresa diferente, esta tendrá que compensar a los propietarios por los 19 años de concesión que quedaban en un inicio.

El hotel tiene 432 habitaciones, un gran número de suites, y por su ubicación, al lado del Palau de Congressos (también propiedad de Barcelona Project’s) atraía a turistas de gama alta y eminentemente de negocios. Tanto los trabajadores del hotel como la mayoría de los del Palau de Congressos se encuentran en ERTE a la espera de que se reactive el sector.

El presidente del Gremio de Hoteles dimite

El presidente del Gremio de Hoteles de Barcelona, Jordi Mestre, ha comunicado este lunes su decisión de dejar el cargo por motivos “exclusivamente profesionales”. Mestre ha vendido recientemente su grupo hotelero Selenta al fondo canadiense Brookfield por 440 millones de euros. El grupo incluye los hoteles Sofía y Expo de Barcelona, el Don Carlos Resort & Spa de Marbella, y el Mare Nostrum de Tenerife. Mestre solo se quedará como propietario del hotel Expo Valencia, aunque lo seguirá gestionando el grupo Selenta. La dimisión de Mestre como presidente del gremio hotelero está directamente vinculada con esta operación, según fuentes del sector, y es una muestra de la situación que vive el sector hotelero con la crisis del coronavirus, que ha propiciado la entrada en escena de fondos de inversión interesados en comprar grupos hoteleros. Con la marcha de Mestre, el vicepresidente del gremio, Jordi Clos, volverá a asumir las responsabilidades de presidente de forma interina, después de haber ostentado este cargo anteriormente durante 20 años.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50