CANNABIS

Una sentencia tumba el plan de Barcelona sobre clubes cannábicos

El juez advierte de que el Consistorio no es competente para legislar estos espacios

Un consumidor de marihuana encendiendo un porro
Un consumidor de marihuana encendiendo un porroSáshenka Gutiérrez / EFE

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha anulado la regulación del Ayuntamiento de Barcelona sobre las asociaciones cannábicas y el tribunal prohíbe ahora a estos espacios “promover el consumo, la venta y el cultivo” de cannabis por lo que el futuro de estos clubs ha quedado en el aire.

Más información

La primera asociación cannábica que abrió en la capital catalana lo hizo hace 12 años. Desde 2011, han abierto 225. En 2016, dada la proliferación de estas entidades, el Consistorio intentó ponerles freno urbanísticamente y creó una ordenanza que marcaba unas distancias mínimas —entre 100 y 150 metros— entre asociaciones y respecto de parques infantiles o de escuelas. La norma obligaba, además, a las cannábicas a disponer de doble puerta para que no se visualizara lo que pasaba en el interior y a tener extractores y chimeneas directamente en el techo de los edificios.

Precisamente por esta obligación de extracción de humos ha caído toda la normativa municipal y podría hacer insostenible la presencia de las 225 entidades en la ciudad. Una cannábica que por la situación del local no podía evacuar los humos en el tejado —solo podía hacerlo en la fachada y eso iba en contra de la ordenanza— recurrió en 2016 la norma y el TSJC tumbó todo el redactado en 2020. El Ayuntamiento presentó un recurso y el tribunal ha concluido que el Consistorio no es competente para regular estos clubs ya que considera que son “espacios susceptibles de comisión de delitos” y, por tanto, entran dentro de la materia penal y la actuación policial.

Con esta sentencia en la mano y sin posibilidad de recurso, el equipo de gobierno ha preguntado a los servicios jurídicos municipales cuál debe ser la estrategia a seguir y, según un portavoz del Consistorio estos han sido taxativos: “Las asociaciones tienen prohibido promover el consumo, cultivo y venta de cannabis. Ahora enviaremos carta a todos los clubs para informar de la nueva situación y, luego, pondremos en marcha campañas de seguridad e inspección. Veremos qué ocurre en cada caso”.

La Federación de Asociaciones Cannábicas de Cataluña (CATFAC) cree que, pese al cambio de estrategia municipal, los socios pueden seguir consumiendo en sus clubs. El Ayuntamiento no lo tiene tan claro e interpreta que no se puede ni consumir ni comprar cannabis en estos centros. La CATFAC se acoge al argumento de que la prohibición es solo de “promover” y no de “consumir”. Comienza ahora una batalla semántica para aclarar cómo se interpreta este nuevo giro de guipn que, según las posiciones más prohibicionistas, acabaría con las cannábicas de Barcelona.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50