Aeropuerto

La ampliación del aeropuerto de El Prat fractura la acción del Govern

Junts insiste en que no se va a bloquear el plan de Aena y deslegitima a Esquerra

El aeropuerto de Barcelona.
El aeropuerto de Barcelona.FOMENT DEL TREBALL / Europa Press

El proyecto de ampliación del aeropuerto de Barcelona ha trastocado el plan de vuelo del Govern de la Generalitat. Junts y Esquerra chocan a la hora de interpretar si es conveniente dar apoyo al proyecto que promueve Aena para aumentar la capacidad del Josep Tarradellas. “No seremos nosotros los que bloquearemos esta inversión”, afirmó ayer en el Parlament Jordi Puigneró. El vicepresidente y consejero de Políticas Digitales y Territorio puso de relieve que el desembolso de 1.700 millones de euros para construir una nueva terminal y alejar la amenaza de saturación de la infraestructura es “una obligación del Estado” y no se puede despreciar “en base a la idea de no querer ni un solo turista”.

Más información

La intervención de Puigneró respondía a una interpelación de la diputada del PP Eva Parera y le dio pie al vicepresidente para lanzar un dardo a las voces antiturismo y a aquellos que critican el crecimiento del aeropuerto: “No compartimos esa idea del mundo”, dijo Puigneró.

Las palabras de Puigneró llegaron apenas tres días después de que la consejera de Acción Climática, la republicana Teresa Jordà, escenificara buena sintonía con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Tras un encuentro en el ayuntamiento, ambas mostraron sus recelos al proyecto de alargamiento de la tercera pista. “Cualquier propuesta de ampliación del aeropuerto tiene que garantizar la protección de La Ricarda”, fue la conclusión que revelaron tras una reunión. “Provechoso encuentro con la alcaldesa Ada Colau”, publicó después en redes sociales, la consejera Jordà.

Cuestión ambiental

Los aspectos medioambientales son los puntos que más discordia han generado en las tres reuniones que ha mantenido la mesa técnica creada para analizar el crecimiento del aeropuerto. La mesa agrupa a Generalitat, Estado, Aena y a los ayuntamientos de municipios cercanos a los aeropuertos de El Prat, Reus y Girona. Puigneró afirmó ayer que la decisión final tendrá en cuenta esos requerimientos ambientales.

Aena ha manifestado reiteradamente que sin actuar sobre la protegida laguna de La Ricarda el estiramiento de la pista de mar es inviable y, por consiguiente, se bloquea todo el desarrollo del proyecto de ampliación y se evapora la inversión de 1.700 millones y la creación de hasta 80.000 puestos de trabajo directos. La falta de sintonía entre Junts y Esquerra propicia la incertidumbre.

Fuentes de Aena, compañía cotizada y participada por el Estado, señalaron ayer que el Govern muestra “una falta de concreción y de definición” en lo que acontece al crecimiento del aeropuerto. La empresa destaca que durante años la Generalitat ha trabajado para engendrar un hub internacional (un centro de conexión de vuelos de larga distancia), negociando para atraer a vuelos de largo radio a las terminales del aeropuerto del Prat. Ahora, con la posibilidad de acometer una inversión que consolide el aeropuerto de Barcelona como una base de operaciones donde aglutinar rutas intercontinentales, desde el operador aeroportuario se detecta “un distanciamiento” entre “el trabajo de los técnicos y los posicionamientos públicos”. Ricard Font, mano derecha de Puigneró en tanto que es secretario general de la vicepresidencia, había sido presidente del Comité de Desarrollo de Rutas Aéreas de Barcelona (CDRA), un órgano que fundamentalmente persigue captar conexiones aéreas internacionales en la comunidad.

La patronal Fomento del Trabajo volvió a reclamar unidad de acción para no dejar escapar la oportunidad que representa la reforma del aeropuerto. La patronal, que el mes pasado ya reunió en un acto público en la escuela de negocios Esade a más de 200 entidades económicas y empresariales para hacer un frente común de apoyo al plan de Aena, afirmó ayer que la ampliación es “inaplazable”. Se defiende su importancia económica como fuente de generación de riqueza y, también, su trascendencia presupuestaria en tanto que clave reguladora del sistema aeroportuario.

El Gremio de Hoteles de Barcelona se sumó al llamamiento para abandonar la “política del no”. El presidente de la entidad, Jordi Mestre, manifestó que la ampliación del aeropuerto es una “inversión muy importante” y supondría “miles de puestos de trabajo”. “Supone una ampliación fundamental y estratégica para el desarrollo, durante las próximas décadas, tanto de Barcelona como de todo Cataluña, especialmente mejorando y potenciando en gran medida la conectividad intercontinental de nuestro país y otorgando facilidades a la movilidad de todos los catalanes”, defendió en un comunicado.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50