Barcelona prohibirá fumar en cuatro playas este verano

La medida, este año sin multas, pretende velar por el medio ambiente y por la salud de fumadores y no fumadores

Recogida de colillas como protesta en una playa de Barcelona, en 2019.
Recogida de colillas como protesta en una playa de Barcelona, en 2019.Joan Sanchez

Barcelona se suma a las iniciativas de otros puntos del litoral español y a partir del próximo verano pondrá en marcha una prueba piloto para que cuatro playas de la ciudad sean sin humo y se prohíba fumar en ellas. Serán las de Sant Miquel, Somorrostro, Nova Icària y Nova Mar Bella. La iniciativa, que busca velar por el medio ambiente (por la contaminación que causan las colillas) y por la salud de fumadores y no fumadores, replica las que desde hace años se han puesto en marcha en playas de la Costa Brava, como algunas de Sant Feliu de Guíxols y Lloret. En el conjunto de España, la zona donde más playas sin humo hay es Galicia. También en Murcia, Baleares y Canarias hay arenales donde está prohibido fumar.

Este primer verano al ser una prueba piloto, no se sancionará, ha explicado este martes el concejal de Emergencia Climática, Eloi Badia. Y en vistas al futuro, ha explicado que el Ayuntamiento no está habilitado para fijar un régimen sancionador al respecto, “pero sí se puede aprobar un régimen normativo de obligado cumplimiento de manera que la autoridad pueda instar a un ciudadano a no fumar, y si no lo hace, se le puede sancionar por desacato a la autoridad”.

Más información
La ley antitabaco no da más de sí: sube el consumo y cambian los hábitos
Prohibido fumar en la playa en Sant Feliu de Guíxols
¿Se debe prohibir fumar en la playa?

En paralelo, la concejal de Salud, Gemma Tarafa, ha añadido que la Ley Antitabaco, que entró en vigor en 2011, hace una década, tiene “lagunas que las autoridades podrían revisar”. En cualquier caso, han dicho los dos concejales, no es una medida que busque multar sino preservar la salud y el medio ambiente, y dar respuesta a los bañistas que quieren disfrutar de una playa sin humo. Los ediles no han descartado estudiar ampliar, en el futuro, los espacios públicos “donde tiene sentido aplicar una medida de este estilo”.

Badia ha indicado que la prueba se realizará durante la temporada de baño, de mayo a octubre. Y después de que el gobierno municipal apruebe un decreto y con un periodo de exposición pública, con la idea de poder arrancar la prueba en primavera. Badia ha defendido que además de ser un problema de salud, “fumar en la playa es también un problema ambiental: cada año cinco millones de colillas de cigarrillo acaban en el mar y liberan contaminantes tóxicos que pueden alterar el ecosistema marino”.

Tarafa ha defendido que “ser una ciudad saludable también lo es ser una ciudad sin humo del tabaco”. Tarafa ha recordado que “la principal causa de muerte evitable es el tabaco” y que el tabaco está asociado a enfermedades como el cáncer o las respiratorias. “La muerte atribuible al consumo de tabaco en Barcelona es de 2.200 muertes al año, un 13,8%”, ha indicado antes de recordar que el humo también afecta a los fumadores pasivos y en los menores y adolescentes. “Una medida como esta es una pieza más para luchar contra el consumo del tabaco”, ha añadido tras explicar que el consumo ambiental, en el espacio público es un factor de riesgo más para incrementar las ganas de fumar.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS